Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Anímate a pedirle a Dios el Espíritu Santo (Un bello testimonio)

PopTika | Shutterstock
Comparte
Dios actúa cada día con misericordia y se hace presente en medio de la humanidad, habita en nosotros sus hijos, solo que a menudo no lo reconocemos, nadie nos lo explica y no lo notamos. Nos inundan las malas noticias de los diarios, los problemas cotidianos y olvidamos nuestra relación de hijos amados por un Padre TODOPODEROSO Y BUENO.

Olvidamos que para Dios nada hay imposible.

Hay que experimentar a Dios.  Entonces te das cuenta que no es lo mismo hablar de Dios que hablar con Dios, SENTIRLO VIVO en nuestro interior.

Pensaba en esto antes de iniciar la misa. Me gusta reflexionar en Dios en el mejor lugar, su casa. Me acordé entonces de aquella dulce ancianita que a veces me llama para compartirme sus experiencias con Dios.

Ella al final de cada misa se queda para agradecer tanta bondad y las gracias qué ha recibido. Quise hacer lo mismo. Muchos salían apurados. Es algo que siempre hago, pero esta vez fue diferente. Imaginé a Dios esperando que alguno regresara para darle las gracias. Conviene ser agradecidos. Suelo reflexionar en aquellos 10 leprosos que Jesús limpió, pasando entre Samaria y Galilea y solo uno volvió para darle las gracias.

Esta vez permanecí en mi banca orando, agradeciendo a Dios. Comprendí que tenía mucho por que agradecer. Un suave alivio me llenaba el alma, una paz sobrenatural, una alegría interior indescriptible.

Te das cuenta que es como si una venda cayera de tus ojos y puedes ver lo que antes no veías. Eso te vuelve agradecido. Comprendes también que esa gracia te la ha concedido el Espíritu Divino, al que pocas veces acudimos.

Luego de agradecer a Dios tanto amor me brotó del alma esta bella oración:

Ven, Espíritu Santo,
Llena los corazones de tus fieles
y enciende en ellos
el fuego de tu amor.
Envía, Señor, tu Espíritu.
Que renueve la faz de la Tierra.

Me he propuesto rezarla más a menudo, tener vida de oración, ser dócil a las inspiraciones del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es como una fuerza que te impulsa a llevar la Palabra de Dios y su amor a los demás. De pronto te atreves a parar a cualquiera en la calle y hablarle de Dios sin temor, con entusiasmo. Te sientes diferente. Sabes que hay como una fuerza en tu interior y que no viene de ti. Y cuando terminas de hablar de Dios vuelves a ser otra vez tú, con temores y debilidades. Es una experiencia maravillosa.

¡Anímate! Pide a Dios su Santo Espíritu. Y Él te lo concederá.

……………….

¿Te gustaría llenar esos vacíos del alma, y tener presencia de Dios en tu vida?  Te presentamos el nuevo libro de nuestro autor Claudio de Castro.  RENOVARÁ TU VIDA. Es como una bocanada de aire fresco, un encuentro maravilloso con el Espíritu Santo. ¡Debes leerlo!

Es muy sencillo de adquirir…

Si vives en los ESTADOS UNIDOS haz “CLIC” aquí,
y se abrirá el enlace al libro.

Si vives en MÉXICO haz “CLIC” aquí.

Si vives en algún país de AMÉRICA LATINA haz  “CLIC” aquí.

Si vives en ESPAÑA, haz “CLIC” aquí.

 

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.