Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia

¿Por qué la disciplina es lo que más nos cuesta con nuestros hijos?

Santi Casanova - publicado el 27/02/17

Hace poco hice una encuesta en twitter cuyos resultados me llamaron poderosamente la atención. Preguntaba en abierto, dirigido a padres y madres, qué aspecto era el que les resultaba más difícil de educar en sus hijos. Había cuatro opciones: sexualidad, interioridad, disciplina y solidaridad. Los resultados fueron arrolladores: para más del 50% de los padres y madres que contestaron la encuesta, es la disciplina el aspecto más complicado con sus hijos. Luego venía la interioridad con un 20% y los otros dos aspectos superaban el 10% por poquito. Curioso.

Es cierto. La disciplina genera en casa muchas discusiones familiares. El que nuestros hijos colaboren en las tareas, hagan lo que les dices, obedezcan, se pongan a estudiar, tengan ordenada la parte del hogar que les toca… no es tarea sencilla y, además, es muy desagradable. Yo a veces siento que, no siendo lo más importante, es lo que nos come en casa más energías. Pero este valor tan alto y el bajo valor de las otras opciones me ha dado que pensar.

¿No será, tal vez, que es la disciplina el que nos resulta más incómodo porque es el más evidente, al que dedicamos más tiempo, en el que invertimos más fuerzas, el que pensamos que tiene unos resultados más apreciables, el que afecta más a la vida común? ¿No será, tal vez, que sentimos que los otros no son tan complicados porque, en buena medida, “no son”? ¿No será que la sexualidad, la interioridad, la solidaridad y otros aspectos como estos, nos cuestan menos porque, al afectar menos a la vida cotidiana, no reciben tanta atención por nuestra parte? ¿No será, tal vez, que vivimos en un mundo en el que tenemos grabado a fuego el tema de la organización, el esfuerzo, el orden, el trabajo, el estudio… y mucho menos el espíritu, el don, el otro, lo mejor de mí?

Bajo esta lectura, los resultados me parecen preocupantes. ¿Enseñamos a nuestros hijos el amor? ¿Cómo padres, en nuestra relación, somos ejemplo de cuidado, de caricia, de atención, de sexualidad bien vivida? ¿Hablo con mis hijos de sexo? ¿Les ayudo a que su autoestima esté en unos niveles de salud personal suficientes? ¿Les ayudo a desconectar de las redes e internet? ¿Me ven alguna vez haciendo silencio? ¿Dejo que se aburran? ¿Les transmito el placer de la lectura, de la música, de las artes? ¿Le explico que más allá de él, sus apetencias, sus necesidades, sus planes… hay otros, con otros planes, otras necesidades, otras apetencias? ¿Le enseño a mirar las necesidades ajenas? ¿Nos ve en casa compartir con el que lo necesita? ¿Nos involucramos y comprometemos en instituciones o asociaciones de ayuda? Son preguntas interesantes, ¿no creéis?

Ordenar la habitación es importante, pero difícil si dentro de uno no hay cierto orden. Sacar el lavavajillas es importante, pero difícil si no se han dado cuenta de la necesidad de la ayuda mutua y de hacer felices a otros. Ponerse a estudiar es importante, pero difícil si no ven el estudio como algo que les hace mejores.

Démosle una vuelta. El asunto, sin duda, lo merece.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más