Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
San José de Cupertino

Me dices que te cuesta rezar

Santi Casanova - publicado el 17/05/16

Me dices que te cuesta rezar. Yo te respondo que tranquila. No tienes por qué darme explicaciones, aunque sepas que yo soy una persona religiosa que, no sólo reza, sino que acompaña a los más pequeños a hacer lo propio.

No eres la única persona a la que le cuesta rezar. A veces, a mí también me pasa. Y a los niños. Y a los ancianos. Y a los curas. Y a alguno de mis hermanos de comunidad. Y a alguna religiosa. No sé qué nos imaginamos qué debería ser la oración pero el caso es que, tal como lo entiendo yo, oración y relación van de la mano. Mi relación con Dios, la tuya, no es muy distinta a la relación que podemos tener con nuestro padre, con nuestra madre, con un amigo.

Las relaciones necesitan de constancia. Yo tengo muchos amigos con los que, si hoy coincidiera en algún sitio, no sé si sería capaz de entablar una conversación. ¡Hace tanto que nos vemos! ¡Nuestras vidas son tan desconocidas para el otro! ¡Es tan grande la distancia entre ambos…! Sin constancia, es difícil que nos brote nada. En las relaciones, los milagros existen lo justo. Si la relación con Dios se ha enfriado, hay distancia, es muy difícil que la oración sea tarea fácil. ¿Qué hablar con alguien que es, casi, un desconocido para mí?

Las relaciones también se sustentan en una necesidad mutua. La necesidad, no entendida como dependencia, pero sí como algo que me ayuda a crecer, a ser feliz, a ser yo, a vivir más liviano, a sonreír más, a cargar con menos preocupaciones, a descansar… No se tú pero a mí me pasa con mi esposa, con mis hijos, con mis padres, con mis mejores amigos y amigas… ¡Necesito hablar con ellos! Sólo escucharles me descansa, me serena, me devuelve a mi centro. Compartir con ellos hasta el más absurdo de los detalles se convierte en alimento imprescindible para mi día a día. ¿Y con Dios? ¿Existe esa necesidad? Si puedo prescindir de Él, si no me aporta nada, si no tengo necesidad de Él… ¿Cómo buscarle? ¿Cómo hablarle? ¿Cómo contarle?

Las relaciones más íntimas, más profundas y más verdaderas de nuestra vida también se sustentan en la capacidad de vivir juntos la vida con humor, con alegría, con felicidad. Nadie se junta con quién le pone la cabeza como un bombo, con quién le carga de agobios, con quién todo es una queja, con quién no es capaz de admirar la belleza de la vida, de captar la fragancia de la risa compartida.

Y, por último, hablar de las heridas y de la imprescindible capacidad que deben tener las personas que entran en relación de curarlas, de encajar los golpes, de perdonarse, de querer seguir y recomenzar. ¿O es que los amigos no nos hacemos daño? ¿O es que un hijo no se siente, en algún momento, defraudado de su padre? ¿O es que ningún padre se ha sentido traicionado por una hija? Nos hacemos daño. Con Dios también. ¿Estoy dispuesto a curar, a perdonar, a seguir?

¿Qué pasa si tu relación con Dios no ha sido constante, no sientes su necesidad, es como una losa pesada y, además, está llena de heridas que te parecen incurables e imperdonables? Pues que es difícil rezar en esas condiciones. El camino debe de ser otro. Hay pasos a dar. Sin prisa pero sin pausa. Si quieres, claro… Y digo quieres porque, si hay algo claro en todo esto, es que Dios quiere. Eso es una certeza. Él quiere porque te quiere. Te lo digo yo que os conozco a ambos… Por otro lado, ¿y si te dijera que a veces rezas sin ser consciente? Rezas cuando planchas las camisas de tu marido, con amor; rezas cuando preparas la cena de tus hijos, con amor; rezas cuando te esfuerzas en tu trabajo, diariamente, con amor; rezas cuando escuchando esa música que te emociona, te abandonas y saboreas lo más hermoso del momento, con amor; rezas cuando estás disponible para ayudar al que lo necesite, con amor; rezas haciendo que la vida sea preciosa para los que se mueven cerca tuya… ¿Ves? Hay camino hecho. Se trata de seguir.

El Espíritu sopla. Sólo hay que dejarse llevar, estar atentos y no tener miedo. Y verás cómo las distancias se acortan, las heridas se curan, las risas llegan… Amén.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más