Aleteia

La «intensidad» de Juan Pablo II

Comparte
Ayer en los medios apareció una noticia curiosa sobre la vida de S. Juan Pablo II Papa. La noticia, difundida por la BBC, y luego matizada por otras entidades involucradas, hablaba de una correspondencia entre Juan Pablo II y una muy buena amiga suya, casada. Esto, que en nada parece tener entidad de noticia, se aderezó con la palabra entrecomillada “intensa” y ya la tenemos montada.

Por mí parte, lo primero que tengo que decir es que no esperaba menos de un Papa: que tuviera amigos, que tuviera amigas, que se carteara con ellos y ellas y que su relación fuera vivida con gran intensidad. ¿Puede la amistad ser vivida en menor medida? Por otro lado, teniendo en cuenta el ministerio que le tocó ejercer a Karol Wojtila, entiendo que sus amistades debieron significar un sostén importante durante su largo pontificado.

No me quiero entretener en dimes y diretes acerca del propósito de la BBC y de muchos medios con esta noticia. ¿Sembrar dudas sobre la figura de Juan Pablo II? A estas alturas no deberíamos rasgarnos las vestiduras ante tales prácticas periodísticas así que, mejor, no perdemos el tiempo. Lo que sí me gustaría es dedicar un rato a pensar qué se pensaría de mí si dentro de 50, 60 o más años, salieran a la luz todos los escritos, whatsapp, mensajes, etc. que yo me intercambio con mis amigos y amigas, solteras y casadas.

Estoy casi seguro que mis relaciones también serían calificadas como “intensas”.  No sé vivir de otra manera: intensamente.  Intensas, porque en la amistad que tengo con mis amigos y amigas, me desnudo; me nuestros sin tapujos, tal cual, y cuando uno apuesta por mostrarse así, es mucho lo que se pone en juego. Intensas, porque necesito de la energía positiva, de la bondad y la esperanza que generan estas relaciones para sobrellevar con alegría mi día a día. No es cuestión de chispas sino de auténticas centrales térmicas… Intensas, porque cuestiono y soy cuestionado, porque corrijo y soy corregido, porque hago daño y me hacen daño, porque hablo y escucho… no son relaciones neutras, limpias, suaves, discretas… son relaciones verdaderas y la verdad siempre es intensa. Intensas… porque son sanas, porque nos decimos que nos queremos, porque nos buscamos, porque nos apoyamos, porque nos miramos y miramos juntos al frente, porque nos cuidamos…

El matrimonio, entiendo que como otros sacramentos, ni sustituye ni anula las buenas amistades; no debería. Al revés, un matrimonio, y el sacerdocio, necesita de buenos amigos que ayuden intensamente a que el proyecto de vida funcione, dé fruto y sea una auténtica fiesta.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más