Aleteia

Estoy cansado de expertos con lupa

Comparte
Seguramente me equivoco un montón en muchas cosas. Hay personas mucho más formadas, sabias y prudentes que yo, tanto en la red digital como en el mundo físico en el que nos movemos todos los días. Pero estoy cansado.

Estoy cansado de los que sólo leen lo que escribo con el ánimo de descubrir el error. Esos usuarios de lupa graduada que se han autonombrado garantes de la pureza eclesial, de la Verdad en mayúsculas y que esperan, como esperaban los fariseos, el error, el atrevimiento, la coma mal puesta, la palabra mal elegida, para ir a por mí.

Me da igual que sean curas, monjas, laicos o laicas. De todo hay en esta Liga de los Puros e Intachables. Estoy cansado. Cansado de que ellos puedan juzgar, opinar, categorizar, etiquetar y pontificar y que los demás no podamos ofrecer nuestra opinión, nuestra experiencia o nuestra crítica sin tener luego que soportar su derroche de sabiduría.

Estoy cansado. Cansado de expertos en Catecismos, en Encíclicas, en Biblia; que manejan como nadie palabras grandilocuentes, como salidas del Diccionario Eterno del Cielo, y que luego se manejan con dificultad a la hora de aplicar la prudencia, la escucha, la misericordia, el perdón y la corrección fraterna, de hermano a hermano. Cansado de los que hablan permanentemente de los otros y de lo mal que lo hacen y de lo lejos que están de lo que dijo no sé qué Papa hace no sé cuánto tiempo en no sé qué página de no sé qué documento. Cansado estoy de los que miran la vida desde la acera de enfrente y para los que el mundo es un lugar envenenado, peligroso, hostil, lleno de personas sin alma ni corazón, servidores de Satán y entregados al pecado, sin otro entretenimiento que perseguirnos a nosotros, a los creyentes que nos salvaremos por nuestros propios méritos, porque somos mejores que ellos.

Estoy cansado de predicar diálogo y apertura y luego hacer lo mismo que aquello que se critica. Cansado de la mirada que espanta, temerosa y desesperanzada, del discurso agresivo, del inmovilismo y de la charlatanería catequética. Cansado.

No es así como haremos crecer el Reino. Nos es así como seremos auténticos testigos del Cristo del que tanto hablamos. No es así como atraeremos a la gente a la Iglesia. No es así como ayudaremos a los que buscan salidas y soluciones. No es así.

Posiblemente yo no soy ningún ejemplo a seguir y muchos dirán que “mira quién habla”. Por supuesto. Lo entiendo y lo acepto. Lleno de errores, imprudente tantas veces, soberbio y airado y tantas veces torpe y orgulloso… no soy quién para decir “aquí estoy yo”. Por eso tal vez lo correcto es deciros a todos que recéis más, que leáis más el Evangelio, que os pongáis a disposición del prójimo que os necesite, que frecuentéis los sacramentos, que seáis personas de buen corazón y que perdáis menos el tiempo leyéndonos a tantos. En ninguno de nosotros está la Verdad. Sólo Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Los demás intentamos echarle una mano, aunque tantas veces seamos más obstáculo que remedio.

Un abrazo fraterno – @scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Santi Casanova
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más