Aleteia

Santos

Comparte
Muchos días me levanto con el firme propósito de ser mejor esposa, madre, periodista o amiga. 

Es muy mío esto de empezar la jornada con ganas para sacar mi mejor versión. Tengo buen despertar. Pero he de decir que lo de ser santa, hasta ahora, no estaba entre mis aspiraciones cotidianas.

Por eso el último documento del Papa Francisco -«Gaudete et exultate«- me ha dejado tan tocada que no he sido capaz de escribir nada en los últimos días. Tenía la cabeza absolutamente ocupada en este texto que dice muy clarito que todos estamos llamados a la santidad.

Ni es algo que concierne solo a sacerdotes y religiosos, ni tiene que ver exclusivamente con un estilo de vida concreto.

«Dios nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada». Así que como decían mis queridos «Little Einstein», «tenemos una misión».

Y en esta tarea el Papa Francisco nos da pistas muy concretas.

Respecto a la actitud, la palabra clave es «humildad», para dejarse hacer por la Gracia y el Evangelio. Y junto a ello, actitud positiva y agradecida.

Si buscamos algo así como una hoja de ruta, las Bienaventuranzas son el mejor itinerario, según podemos leer en la exhortación apostólica.

En el camino hacia la santidad podemos avanzar con gestos sencillos; no serían necesarias grandes gestas y hay tantos caminos de santidad como personas. Imprescindible es tener en cuenta que la fe es algo práctico y dedicar tiempo a revisar cómo ha sido nuestro día y cómo hemos resuelto las situaciones más complejas.

Así que entiendo que también hay uno para mí, para mi marido o para mis hijos y no tenemos tiempo que perder.

Le agradezco al Papa que haya aterrizado un tema al que muchas veces, por evitarnos complicaciones, no hemos querido enfrentarnos.

Pero qué queréis que os diga, a estas alturas de la vida, con dos adolescentes en casa, las dificultades no me asustan.

Especialmente atinados me parecen algunos comentarios del texto sobre aquello que nos aleja del propósito que tenemos entre manos. A saber:

«El consumismo que termina convirtiéndonos en pobres insatisfechos que quieren tenerlo todo y probarlo todo»

«También el consumo de información superficial y las formas de comunicación rápida y virtual pueden ser un factor de atontamiento que se lleva todo nuestro tiempo y nos aleja de la carne sufriente de los hermanos»

«La violencia verbal a través de Internet y de los diversos foros. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena»

«Los jóvenes, expuestos a un zapping constante, que navegan en dos o tres pantallas simultáneamente e interactúan al mismo tiempo en diferentes escenarios virtuales. Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento»

En fin, que tenemos mucho trabajito por hacer y cada acción cuenta. Este texto llega en Pascua, un momento perfecto para aceptar el reto que este gran Papa nos propone a todos. Después de dedicar los últimos días a leer sobre este documento, ahora estoy deseando saber qué opinan mis hijos de esta invitación. Seguro que no les deja indiferentes. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más