Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Sotero y san Cayo

LLamadas de atención

CC0 Public Domain / FAQ

Amparo Latre Gorbe - publicado el 21/09/16

Los niños actúan muchas veces con el objetivo de llamar la atención de los padres, de los profesores o de otros niños, pero no son máquinas de llamar la atención. Tengo una enorme resistencia a zanjar cuestiones inexplicables, situaciones incómodas o interrogantes que los adultos no logramos despejar, con el típico «es que quiere llamar la atención».

A lo largo de la vida de mis hijos he comprobado cómo las «supuestas» llamadas de atención encerraban problemas reales en el colegio, taquicardias provocadas por una medicación mal tolerada o una alergia alimentaria.

niños viendo unas mariquitas
CC0 Public Domain / FAQ

En los últimos meses varias veces he tenido que escuchar «esta niña te torea». Pues va a ser que no. Lo que va a ser es que cuando Sara decía que le dolía la tripa y aún quedaba comida en el plato, era que le dolía de verdad.

Hace unos días una amiga me contaba sus peripecias hasta que por fin supo lo que le sucedía a su hijo, que padece una «enfermedad rara» del aparato digestivo. Llegaron a mandar al niño al psiquiatra (lo que me sorprende es que no terminara pidiendo cita ella misma). Lo peor no es lo que a una le toca escuchar, sino toda esa información que recibes a través de las miradas y los gestos y que te dejan hundida en la miseria porque aunque tengas una tremenda intuición de que algo no va bien, eres economista o periodista, pero no médico. Y dudas. Dudas de lo que ves, de lo que haces o dejas de hacer y te sientes una madre horrible.

Por eso, con este tema sale la «rebelde sin causa» que llevo dentro y me enfado como no lo hago con otras cosas.

Por otra parte, ¿y qué si la pataleta solo responde a una llamada de atención? Lo que tendremos que saber los adultos es por qué ese niño quiere que le atendamos más o mejor.

El post de hoy es simplemente un desahogo. No me refiero a esos momentos en los que la pataleta se debe al cansancio o en los que un niño frunce el ceño tozudamente porque toca hacer lo que no quiere, sino a las veces en las que algo sucede en la vida de nuestros hijos y en las que para llegar a la verdad hay que hacer un esfuerzo extra; algo más que optar por el camino fácil. @amparolatre

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más