Aleteia

Hablamos de libros

Comparte
No hay cosa que me dé más rabia que tenerle que poner límites al tiempo de lectura cuando un libro me atrapa. Ahora además no es uno, sino varios los títulos que no puedo dejar.

Para más «inri» hoy ha llegado la circular con las indicaciones de los disfraces para la obra de Navidad del colegio. ¿De dónde saco tiempo? Solo puede ser de la lectura, que es lo último que hago en el día.

Pero no, necesito esos minutitos para alimentar el alma, para viajar, para encontrar las palabras con las que expresar emociones. Así que ya he dicho vía whatsapp que aunque parezca un poco aguafiestas y poco enrollada, no voy a buscar ninguna idea en Internet. Directamente iré a comprar el disfraz, porque necesito simplificar mis tardes al máximo.

viaje-navidad-navidad

Dicho esto y por si por estas fechas hay algún padre al que le sobren minutos (hoy estoy con la ironía subida) os recomiendo muchísimo «Amar con los brazos abiertos», de Carmela Baeza. A primera vista parece un libro sobre lactancia materna, pero no. Publicado por la Editorial Encuentro es un trabajo en el que la lactancia es solo una disculpa maravillosa para hablar del amor y de la vida.

Y junto a él, en mi mesilla de noche tengo un librito minúsculo, pero que es una joya. Lo edita San Pablo y se llama «Elogio de la vida imperfecta». Me está encantando y me está aportando mucho. En definitiva habla de la importancia de aceptar, los límites, las heridas y las zonas de sombra, tanto a nivel personal como en nuestras relacionesMuy, muy sugerente.

Pero sin duda, donde me cuesta poner freno es en la literatura infantil. Lo dije en mi último post, el Adviento me resulta irresistible. Este año he seleccionado para mis hijos varios libros de PPC. Pensando en los mayores, «Las fiestas cristianas» y «Los héroes de la Biblia», donde puedes encontrar las historias de la Biblia a través de algunos de los personajes más importantes del Antiguo y del Nuevo Testamento. Pensando en nuestra benjamina he escogido «El viaje de la Navidad», un libro-juego que se despliega convirtiéndose en un tablero en el que los pequeños pueden aprender a la vez que juegan. Y por último «El niño de Belén», un cuento que pone rostro y color a las emociones de los personajes que rodearon el nacimiento de Jesús, con unas ilustraciones preciosas de Montse Tobella.

Hoy va de libros la cosa. De libros y de tiempo. A ratos me pongo pesimista y me acuerdo de «Momo» y los horribles ladrones de tiempo. A ratos pienso que por pedir que no quede y me asaltan las ganas de escribir mi carta a SS.MM.RR. y esperar que el 2017 venga con algo más de tiempo de lectura. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más