Aleteia

Friki de Adviento

Comparte
El Adviento llega cada año con un montón de invitaciones para vivir en familia. La simbología es tan rica y tan llamativa para los niños que siempre comiezo este momento de espera y esperanza sintiendo cierto estrés.

Se me ocurren tantas cosas bonitas para hacer con mi marido y mis hijos, que quiero que me dé tiempo a todo. Podríamos decir que soy una “friki del Adviento” en toda regla.

Ayer viendo jugar a mi hija Sara con el nacimiento de trapo que aparece en la foto recordaba cómo fueron sus primeros meses de vida. Sus hermanos mayores tenían 6 y 8 años; ya eran completamente autónomos a la hora de vestirse, comer, ducharse y precisamente por eso, en determinados momentos de prisas en casa funcionábamos a golpe de “¡venga!”, “¡vamos!” o dando órdenes hablando fuerte de una habitación a otra. Tener de nuevo a una bebé entre nosotros, nos obligó a cada uno a redescubrir la delicadeza y la dulzura en la manera de hablarnos y relacionarnos. Sin duda, fue la gran aportación de Sara nada más nacer. Con el tiempo han sido muchas más, por su puesto.

nacimiento

Creo que es ese, uno de los propósitos del Adviento que más conecta con mi manera de ser. La invitación de poner la mirada en lo pequeño y vulnerable, cada año me resulta nueva y fresca, en una sociedad que pone el foco en otras cosas.

En esta época del año, nada como los nacimientos para profundizar en nuestras raíces y suscitar la reflexión, adaptándonos a la edad de cada uno. Anoche sin ir más lejos, cuando fui a acostar a Irene, de 9 años, le dije al oído: «Vienen días de muchas luces, ojalá reflejen la Luz que cada uno de nosotros lleva dentro». A Irene le gusta que le diga frases que le hagan pensar. Y ésta en concreto le encantó.

Hoy tengo una pregunta preparada para Ángel, de 12 años, también a propósito del nacimiento. Le diré que piense en qué cosas son las que le harían inclinarse como los Reyes Magos.

Para los próximos días me guardo otras cuestiones cruciales como la búsqueda de la verdad, o las señales, que igual que los Magos de Oriente, todos podemos encontrar en nuestro camino si estamos atentos.

Ayer Sara, cogió el portal de trapo y vino a que le explicara que por qué Jesús había nacido «en una granja» y no en un hospital. Sara, que es la ternura en persona, casi se echa a llorar cuando le digo que nadie quería dejar entrar en su casa a María y a José.

Un año más ha llegado el Adviento, ofreciéndonos a todos la posibilidad de preparar nuestro corazón, algo que pasa por acciones muy concretas. Aprovechemos y disfrutemos en familia de estas semanas. ¡Feliz Adviento a todos! @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más