Aleteia

El miedo en casa

FRANCE ATTACK
Comparte
Sin duda es más complicado que ayudarles a razonar un problema o a entender por qué para comprender el presente es tan importante conocer el pasado. Las preguntas a las que nos enfrentamos los padres después de un atentado son para nota. Y más nos vale estar preparados y echar el resto en las contestaciones que les demos porque sus encerronas en estas situaciones son de las que nos dejan huella a todos.

Si sucede lo que esta semana, en la que casi da miedo encender la radio por las mañanas, la cosa se complica hasta el extremo.

FRANCE ATTACK
AFP
EDITORS NOTE: Graphic content / Police officers stand near a van, with its windscreen riddled with bullets, that ploughed into a crowd leaving a fireworks display in the French Riviera town of Nice on July 14, 2016.

En estas tragedias está claro quiénes se llevan la peor parte, pero nuestros hijos que ven interrumpida su rutina o sus vacaciones con este noticias tan violentas, también son víctimas. Víctimas de una sociedad cada vez más tolerante al horror, con historias que ellos terminan conociendo y que no siempre saben encajar desde su lógica y su psicología.

Dicen los expertos que lo más importante es que el miedo (emoción necesaria para manejar nuestra exposición al peligro) no se convierta en pánico y que los padres transmitamos confianza. Aunque a ratos agradecería por parte de «los expertos» un poquito más de concreción sobre cómo llevar esto a la práctica, en el fondo sé que cada padre debe encontrar su modo particular de llegar al corazón de su hijo, que como toda persona encierra una parte de misterio.

Por si a alguien le son de utilidad resumo aquí algunas de las orientaciones que los psicólogos dan a la hora de hablar de este tema con nuestros hijos:

  • Si tenemos en cuenta las edades, está desaconsejado que los menores de 7 años accedan a imágenes de los atentados. Otra opción es explicar la situación como si fuera un cuento,en clave de buenos y malos, ya que a esta edad todo es blanco o negro.
  • A partir de los diez años deberemos buscar explicaciones un poco más complejas ya que a esta edad la mente aún es infantil pero requiere más datos. Podemos, por ejemplo, ser más explícitos en la manera de combatir el terrorismo.
  • En el caso de los adolescentes, además de evitar el pánico y las obsesiones conviene evitar la ira, tan propia de esta edad.

Mi experiencia como madre me dice que es tremendamente complicado transmitir confianza, o fe en que todo irá bien a un niño asustado por un atentado. Las razones son un parche temporal, porque hablamos de emociones y esto no solo se trabaja poniendo un puñado de buenos argumentos sobre la mesa. Enseñarle las cámaras de seguridad de la urbanización en la que vivimos o  hablar con un policía amigo para que nos cuente cómo trabajan solo sacia su curiosidad, pero no calma su corazón. ¿Acaso nos tranquiliza a nosotros? Lo que sucede es que lamentablemente hemos hecho callo y tenemos el corazón endurecido. Afortunadamente ellos no, por eso en estos casos, lo mejor es, sin dejar las explicaciones a un lado, darnos un abrazo fuerte. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más