Aleteia

Abandonado en un bosque japonés

Comparte
Yamato Tanooka está sano y salvo. Y sus padres tres cuartos de lo mismo, pero imagino que con un susto en el cuerpo que les acompañará de por vida.

Para los que no hayáis seguido esta historia os la resumo. Yamato Tanooka, de siete años, llevaba perdido en un bosque japonés desde hacía seis días tras ser abandonado por sus padres como castigo. Le obligaron a bajarse del coche en el que viajaba la familia por su mal comportamiento y le dejaron en la carretera a los pies del monte Komagatake. Al arrancar, el pequeño corrió detrás del vehículo hasta que lo perdieron de vista, pero al volver unos minutos más tarde al mismo lugar, vieron que ya no estaba.

Su desaparición ha tenido en vilo al país nipón todo este tiempo, pero afortunadamente todo ha quedado en un susto, que ha sometido a los padres a un juicio público y ha vuelto a poner sobre la mesa la procedencia o no de los castigos en la educación de los niños.

bosque japonés

Durante todo este tiempo no me he quitado de la cabeza al pequeño, pero tampoco a esos padres, que sin duda se equivocaron y cuyo error podría haber resultado fatal. Afortunadamente el niño ha aparecido y está bien.

Sabemos también que el padre Takayuki Tanooka la primera cosa que hizo al reencontrarse con su hijo fue pedirle perdón.

Contados los detalles, para mí la historia contiene una moraleja que tiene que ver con la importancia de la proporción y el equilibrio en todo lo que tiene que ver con la educación.

Los hijos nos ponen contra las cuerdas a diario. Nuestra paciencia nunca es suficiente y a menudo se nos agota. Sin embargo, las consecuencias de perderla nunca son positivas.

Suelo ser bastante comprensiva con los padres, porque nadie tiene que explicarme qué es estar al limite y porque los padres hacemos las cosas lo mejor que podemos.

Pero también sé que siempre se puede mejorar, cada uno sabe cuáles son sus limitaciones.

No se trata tanto de hacer juicios públicos como de promover una actitud lo más autocrítica posible en la que cada cual sepa cómo buscar soluciones en los conflictos que se van planteando en casa, siendo lo más comprensivos y respetuosos posibles.

Una cosa tengo bastante clara en todo este asunto. Probablemente Yamako Tanooka cuando sea mayor no recuerde el hambre o la sed que pasó los días que estuvo perdido, pero lo que no olvidará es que su padre supo pedirle perdón por el error que había cometido. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más