Aleteia

A vueltas con los deberes

© DR
Aula de primaria en una escuela española
Comparte
No sé cómo acabará el debate en torno a los deberes en España, pero la cosa no pinta bien. Ojalá me falle la intuición, pero creo que con este asunto, que en mi opinión podría enderezarse con un poco de sentido común, estamos perdiendo el norte.

¿Y a mí qué me dice el sentido común?

  • Que jamás me opondré a algo que hayan dicho los maestros delante de mis hijos.
  • Que del mismo modo que no me gusta que alguien que no es profesional del Periodismo me diga cómo he de ejercer mi profesión, no voy a hacer yo lo mismo con los profesionales de la Educación.
  • Que ante cualquier problema o dificultad en relación con la educación de mis hijos, iré y hablaré con el profesor, para que sepa mi parecer sobre el tema.
    Aula de primaria en una escuela española
    © DR
    Aula de primaria en una escuela española

Por todo esto, me parece peligrosísimo que asociaciones de padres animen a éstos a enfrentarse a los maestros de sus hijos, negándose a que los niños hagan lo que se pide desde el colegio. Si familia y escuela no reman en la misma dirección, mal vamos. Y los más perjudicados son nuestros hijos.

Y por otra parte, tampoco me parece acertado que algo que depende en gran medida del estilo del profesor y de la metodología del centro quede regulado por ley, como piden otros.

Dicho esto creo que sobre los deberes hace falta un debate serio, porque sí es cierto que a menudo el tema se vive (lo vivo y somos muchos así) con un estrés que no es deseable. Y si tengo que resumir mi experiencia en casa en este sentido sería la siguiente:

  • Es algo positivo y llevadero cuando la cantidad es proporcionada y pueden hacerlos ellos solos: operaciones, lecturas, redacciones, problemas…
  • Se convierten en una pesadilla para los padres cuando en parte los hacemos nosotros: determinadas manualidades; buscar, reelaborar e imprimir información de Internet…

Y si en la carta a los Reyes Magos pudiera formular tres deseos en relación a los deberes, sin duda serían los siguientes:

  • Que no desaparezcan los deberes pero que encontremos una fórmula que nos satisfaga más a todos.
  • No tener que cambiar nunca más un plan familiar en fines de semana o vacaciones por tener que hacer deberes.
  • Que mi hija pequeña no llore nunca más porque sus hermanos no han tenido tiempo para jugar con ella (esto nos ha pasado días en los que a pesar de no tener actividades extra escolares, hemos pasado la tarde haciendo tareas del colegio).

Sinceramente creo que tanto los padres en casa, como los maestros podemos replantearnos cómo hacer las cosas mejor, pero lo que no tiene ningún sentido es que cada uno tensemos la cuerda en una dirección. @amparolatre

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más