Aleteia

14 años

Comparte
Hoy hace 14 años y recuerdo perfectamente cómo fue.

Recuerdo que era domingo y que los abuelos y los tíos habían venido a cenar a casa.

Como suele suceder desde el comienzo de nuestra vida en común me fui a dormir antes que papá, pero esa noche «tocaba estar despiertos» para darte la bienvenida.

No tenía ni idea de cómo sería nuestra vida contigo. Lo que tampoco tenía era miedo. No lo tuve en todo el embarazo y tampoco cuando rompí aguas en medio de la noche.

Creo que en esto el mérito es de mi madre, que siempre nos habló con mucho realismo de sus partos, calificándolos en los tres casos, como momentos maravillosos, en los que el dolor había sido dulce. Así lo viví también yo y así se lo explico a mis hijos cuando sale el tema.

Cierto es que ni ella, ni yo, tuvimos ningún susto, ni ningún problema en ese momento tan delicado en la vida de cualquier mujer y de cualquier bebé.

Ahora parece que estamos obligadas a contar lo duro que fue, lo solas que nos sentimos y el desengaño que hemos vivido, pero las que nos hemos sentido plenas, felices y acompañadas a pesar de las dificultades también tenemos derecho a decirlo alto y claro; digo yo.

El tiempo ha pasado volando y a pesar de que nunca fuiste un bebé grande y lustroso como querían las abuelas, te has convertido en un grandullón con mucho encanto. Te ha cambiado la voz, pero sigues teniendo la sonrisa de siempre, la misma que cuando eras niño y que tanta paz me transmite.

En los últimos dos años casi nos arruinas con el famoso estirón y te has convertido en un adolescente desquiciante y maravilloso. Mi adolescente favorito.

Por el camino yo me he convertido en la mujer que soy. Con más paciencia, aunque necesitaría mucha más, con más arrugas, aunque tú -zalamero- siempre me piropeas y con más ganas de ser mejor persona para encontrar el modo ideal para que cada día descubras y muestres todo tu potencial. Los que te conocemos sabemos que todavía tienes mucho con lo que sorprendernos, pero tienes que convencerte tú también.

Los que más te queremos -tus padres, tus abuelos y tus tíos- hemos querido sorprenderte en un día como hoy con una guitarra acústica y unas entradas para un concierto de Pablo López. Esperamos que disfrutes de tus regalos. Tengo la intuición de que la música va a seguir siendo una de tus grandes pasiones y que has encontrado en ella el modo de expresar muchas de las cosas que sientes. Tener pasiones es una suerte. No dejes de cultivarlas.

Aunque cuando te enfadas me echas en cara que no confío en ti, hoy quiero dejar por escrito que te equivocas. Sé que harás grandes cosas, pero eres tú quien tiene que confiar en que va a ser así. En tu 14 cumpleaños quiero invitarte a que te atrevas a confiar. @amparolatre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más