Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 23 mayo |
Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

“La Samaritana” la joya poco conocida de Edmond Rostand

Affiche pour la piece "La Samaritaine" de Edmond Rostand interpretee par Henriette Rosine Bernard dite Sarah Bernhardt (1844-1923) en 1897 au Theatre de la Renaissance. Dessin d'Alphonse Mucha (1860-1939)

Photo by Photo Josse / Leemage via AFP

Raphaëlle Coquebert - publicado el 19/04/24

La obra sobre la Samaritana de Edmond Rostand es tan luminosa como las páginas del Evangelio que la inspiraron. Conoce esta obra, eclipsada por “Cyrano de Bergerac”, obra de culto y una de las más representadas de la historia

Edmond (1868-1918) odiaba a los curas. Rostand nunca dudó en burlarse de su esposa poetisa, Rosemonde Gérard, acerca de su fe católica: ¿cómo podemos dar crédito a tales supersticiones en un siglo que ha decretado la muerte de Dios? Rostand había leído a Nietzche, ¡por el amor de Dios! ¡Al diablo con la religión cristiana que tanto daño ha causado! Esa es la visión desde el escenario: lo que aparece en la superficie y halaga el anticlericalismo de moda que siempre ha hecho estragos entre la élite intelectual francesa. Entre bastidores, la relación del dramaturgo con la fe es más matizada.

La lectura de su obra, sin embargo, debería ser una pista. ¿Qué promueven las obras del padre de Cyrano sino nobles ideales: el valor, la superación, la humildad, la búsqueda del amor puro, el servicio a la patria? Edmond, angustiado, a menudo melancólico, tiene sed de absoluto y no puede contentarse con abrazar el ateísmo de su época. Se pregunta, espera en una ciudad celestial donde nada se opondría a sus elevadas aspiraciones, tan maltratadas por la realidad y su propia mediocridad. La diatriba final del desdichado Cyrano se desarrolla en un convento, donde lucha contra sus demonios interiores antes de “entrar en la casa de Dios”, con su garbo como único equipaje.

Una obra que sube el listón

Pero fue en una obra escrita unos meses antes de su obra maestra donde Rostand reveló las profundidades de su alma: La Samaritaine, presentada en el bello cartel de Alphonse Mucha como un “evangelio en tres cuadros y en verso” el Miércoles Santo de 1897, con la ilustre Sarah Bernhardt en el papel principal.

Affiche pour la piece "La Samaritaine" de Edmond Rostand interpretee par Henriette Rosine Bernard dite Sarah Bernhardt (1844-1923) en 1897 au Theatre de la Renaissance. Dessin d'Alphonse Mucha (1860-1939)

Esta obra es una transposición bastante fiel al escenario de un episodio del Evangelio de san Juan (Jn 4, 1-30): el famoso encuentro de Cristo en un pozo con una pecadora de Samaria, una devoradora de hombres conocida aquí como Fotina. Atrapada por su sensualidad -o por su desesperada necesidad de ser amada-, se siente abrumada por su conversación con aquel a quien rápidamente reconoce como el Mesías. No tarda en revelarlo a sus compatriotas.

Escritura inspirada

El sobrio texto atestigua la sólida cultura religiosa de Edmond, pero aún más su inclinación por la persona de Cristo. Se dice que la lectura de la célebre Vida de Jesús (1863) del historiador-filósofo Ernest Renan fue el electroshock que le inspiró La Samaritana. Sin embargo, ¡cuánto más divino es su Cristo! Poco tiene que ver con la caricatura imaginada por el intelectual positivista puesto en la lista negra de la Iglesia.

No cabe duda de que el soplo del Espíritu guió a Rostand en su escritura, elevándolo por encima de sí mismo. ¿Era Rostand ateo, como afirmaban la poetisa Anna de Noailles -que fue su amante- o el entonces cura de la Tout-Paris, el abate Mugnier? Philippe Bulinge -uno de los mayores expertos actuales en la obra de Rostand- cree que el dramaturgo, preocupado por las cuestiones existenciales, era agnóstico. Incluso se dice que el protagonista de su última obra, Chantecler (1910), un gallo, es una “figura semejante a Cristo”.

¿Podría un no creyente presentar su obra basada en el Evangelio como un cara a cara entre “la samaritana, criatura de amor y de fe” y “un Cristo de mansedumbre y de perdón”? ¿O confiar a su amigo escritor Jules Renard: “Hay cosas en esta obra, el segundo acto, que prefiero a todo Cyrano”? Sea como fuere, La Samaritana, en su desarmante sencillez evangélica, es una obra profundamente conmovedora. ¡A desenterrar sin demora!

Extracto (Primer cuadro, escena V):

Photine

“¡Tenía tanta sed, tanta sed, y desde hacía tanto tiempo!
Hacia eso corría,
Agua viva – ¡y conozco todas sus falsas fuentes!
A veces pensaba que amaba, y que amando
Todo sería mejor, y entonces no amaba de verdad,
Y me quedaba con el alma aún más seca…
Pero, en cuanto alguien me habló de otra fresca primavera,
La esperanza de nuevas aguas y nuevos caminos
Me ponía de nuevo en camino, ¡con mi urna en las manos! (…)
¡Y ahora voy hacia la frescura!
Pues mi alma ha sentido, desde su sombra sorprendida
¡la prometida fuente de luz!
La fuente del amor brota, y se eleva en un rocío de fe,
Y luego cayendo en gotas de esperanza, canta dentro de mí,
¡Canta! y suspende, en vez de polvo infame,
Un polvo de agua viva en las paredes de mi alma!…”

La Samaritaine (Fuente: Gallica)

Tags:
arteculturateatro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.