Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 20 mayo |
Santa María, Madre de la Iglesia
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo comprender la abnegación en el catolicismo

BREAD AND WATER,

Quisquilia | Shutterstock

Daniel Esparza - publicado el 19/04/24

Lejos de ser un castigo y una tortura, la abnegación y el ascetismo son prácticas liberadoras que permite a los creyentes vivir una vida más plena

Abnegación. El propio término puede evocar imágenes de un ascetismo severo y sombrío. De hecho, la abnegación suele ser uno de los conceptos más incomprendidos en la mayoría de las tradiciones.

En el catolicismo, lejos de tratarse de castigar y sufrir por sufrir, el ascetismo se concibe como una práctica liberadora que permite a los creyentes vivir una vida más plena: una vida con propósito, alejada de frivolidades innecesarias y, en última instancia, más cerca de Dios.

El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”

Los Evangelios están salpicados de referencias a la abnegación. En Mateo 16, 24, Jesús dice: “El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame”. No es una llamada a la miseria; es una llamada a centrarse.

Al igual que un escultor retira el mármol sobrante para revelar una obra maestra, la abnegación nos anima a despojarnos de lo innecesario, permitiendo que florezca nuestro verdadero yo.

No se trata de dañarse a sí mismo

San Agustín se hace eco de este sentimiento. En su Regla, escribe: “En la medida en que tu salud te lo permita, controla tus apetitos corporales mediante el ayuno y la abstinencia de comida y bebida”.

Aquí, la abnegación no consiste en hacernos daño a nosotros mismos: Se trata de lograr un equilibrio: “en la medida en que”, “mantener bajo control”. Se trata de reconocer que la verdadera alegría no proviene de placeres fugaces, sino de una disposición firme del propio carácter.

WEB2-HAPPINESS-LANDSCAPE-SERENITY-shutterstock_779057149.jpg
El ayuno nos da alas para vivir en libertad.

El espacio lo llena Dios

Piénsalo así: Imagina que nuestros corazones tienen una capacidad limitada para el amor. Cuando están abarrotados de apegos a posesiones materiales, deseos mundanos o incluso egocentrismo, hay menos espacio para que el amor de Dios los llene.

La abnegación nos ayuda a limpiar nuestro corazón, a desprendernos de lo que realmente no importa y a dejar espacio para una relación más profunda con nosotros mismos, con Dios y con nuestro prójimo.

Una abnegación sin apegos

Está claro que la abnegación no significa vivir una vida desprovista de alegría. Se trata de vivir una vida más “magra”, en la que la auténtica felicidad no dependa de circunstancias externas. De hecho, la abnegación solo significa negarse a hacer aquello que, en última instancia, disminuirá nuestra capacidad de amar y hacer lo correcto.

En ese sentido, la práctica de la abnegación se convierte en un viaje de liberación. Al soltar los apegos que nos agobian, nos liberamos para centrarnos en lo que de verdad importa: servir a Dios, amar al prójimo y vivir una vida con propósito.

Es una práctica que fortalece nuestra determinación, afina nuestro enfoque y, en última instancia, nos permite experimentar la plenitud de la vida que Dios quiere para nosotros.

Tags:
cristianismoespiritualidadtradición
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.