Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 28 mayo |
San Germán
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

10 Santos que comprendieron bien a migrantes y desplazados

Emigrantes y desplazados

David Peinado Romero | Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 19/04/24

Los emigrantes se encuentran en toda la Sagrada Escritura, desde Adán y Eva que fueron arrojados del paraíso, hasta san Juan que murió en la isla de Patmos

Los migrantes viven un drama que se encuentra en toda la historia de la humanidad, a veces por causas terribles como el secuestro o el desplazamiento violento y otras por voluntad propia; pero indudablemente, al emigrar entraña dejar casa, amigos y, en ocasiones, hasta la propia familia, sin saber si volverán a verse.

Muchos santos vivieron en carne propia esta realidad. Algunos son considerados padres y madres de los migrantes, a otros se les pide su protección; otros más tuvieron que abandonar sus países porque así se los pidió Dios. Sin embargo, en todos estos casos, estas decisiones, a veces forzadas, estuvieron siempre bajo mirada de la Providencia Divina.

Emigrantes y desplazados

Jesús, José y María también tuvieron que dejar su tierra en varias ocasiones: primero, cuando se llevó a cabo el censo en Belén:

José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada (Gn 2, 4-5)

Luego, cuando tuvieron que huir a Egipto por causa de la persecución de Herodes:

José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto (Mt 2, 14).

Después, regresaron para vivir en Nazaret:

José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel. Pero al saber que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y, advertido en sueños, se retiró a la región de Galilea, donde se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas: “Será llamado Nazareno” (Mt 2, 21-23)

WEB-Holy Family – Flight into Egypt

Los santos que han dejado su nación

De la misma manera, muchos santos se han visto obligados a dejar sus patrias, cambiando incluso de nacionalidad para cumplir mejor sus tareas. Por eso, aunque se trata de una situación difícil de afrontar, estemos seguros de que Dios nunca abandona al que tiene que alejarse de su hogar.

Además, hay que pedir la intercesión de aquellos que, en su paso por esta vida, experimentaron la migración para mejorar las condiciones de sus semejantes, dando ejemplo para los que somos testigos de las injusticias que pueden surgir, para ayudar a los que sufren y mitigar, en la medida de lo posible, todo su dolor.

Los santos que comprenden este fenómeno:

Tags:
desplazadosinmigrantessantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.