Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 19 abril |
San Expedito
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Misa Crismal: El Papa Francisco anima a los sacerdotes a no “rendirse”

Pope Francis presides the Chrism mass for Maundy Thursday at St Peter's Basilica on March 28, 2024

Antoine Mekary | ALETEIA

I.Media - publicado el 28/03/24

Durante la Misa Crismal el Papa Francisco se dirigió a sus sacerdotes con agradecimiento: "Gracias por vuestros corazones abiertos y dóciles; gracias por vuestros dolores y lágrimas"

El Papa Francisco animó a los sacerdotes a no “rendirse” ante la secularización y a no “encerrarse en la queja” volviéndose “amargados e irritables”, en la Misa Crismal que celebró en la Basílica de San Pedro el jueves 28 de marzo de 2024. Rodeado de mil 500 sacerdotes de Roma, el Papa advirtió también contra la “hipocresía clerical”.

Rodeados por su obispo -el Papa Francisco-, los cientos de sacerdotes de la diócesis de Roma renovaron sus promesas sacerdotales durante la Misa. En este día, que marca la fiesta de los sacerdotes en todo el mundo, el Papa también consagró el Santo Crisma, el aceite que se utilizará durante todo el año para los sacramentos del bautismo, la confirmación y las órdenes sagradas, así como para la dedicación de iglesias y altares en la diócesis.

“Gracias, queridos sacerdotes, gracias por vuestros corazones abiertos y dóciles; gracias por vuestros dolores y lágrimas; gracias porque lleváis la maravilla de la misericordia de Dios a los hermanos y hermanas de nuestro tiempo”, dijo el pontífice en su larga homilía, que leyó íntegra, visiblemente recuperado de su reciente ataque de enfermedad respiratoria.

Quien no llora retrocede

En su homilía, pronunciada con voz clara, el Papa expresó su preocupación por el riesgo de que los sacerdotes se sientan “impotentes”, “decepcionados y preocupados” y, en última instancia, “se rindan” ante una sociedad secularizada. “Ay de los que se quejan”, dijo al salir brevemente de sus apuntes, antes de advertir contra el “malsano placer del alma” de “detenernos en los agravios recibidos para compadecernos de nosotros mismos”.

Destilando numerosos consejos a lo largo de su meditación, Francisco recomendó a los sacerdotes saber “llorar sobre [ellos mismos]”, desarrollando la noción de “compunción”, ese “aguijón en el corazón” que hace “brotar las lágrimas del arrepentimiento”. Se trata, explicó, de “reconocer que siempre estamos en deuda y nunca en crédito”, de “lamentar mi ingratitud y mi inconstancia […] mi doblez y mis mentiras”. Y se mostró especialmente crítico con la “hipocresía clerical”.

El milagro de la tristeza es que conduce a la dulzura

Para el Papa, el “milagro de la tristeza” es que conduce “a la dulzura”. Las lágrimas, continuó, son un antídoto “contra la dureza del corazón”, una actitud que el Papa critica a menudo. Y advirtió en su homilía:

“Sin lágrimas, el corazón se endurece: primero se vuelve rutinario, luego despreocupado de los problemas e indiferente a las personas […] En la vida, el corazón se endurece, y el corazón se ablanda. […] En la vida espiritual, […] quien no llora retrocede, envejece por dentro”.

El sucesor de Pedro también pidió a los sacerdotes que luchen contra “la tendencia natural a ser indulgentes con uno mismo e inflexibles con los demás”, invitándoles a ser “firmes con uno mismo y misericordiosos con los demás”. “El Señor no pide juicios despectivos para los que no creen, sino amor y lágrimas para los que están lejos”, insistió.

Por último, instando a liberarse de “la dureza y la recriminación, el egoísmo y la ambición, la rigidez y la insatisfacción”, deseó que los sacerdotes vuelvan a “la adoración y la oración del corazón”.

Esta tarde, el Papa tiene previsto visitar la cárcel de mujeres de Rebibbia, en Roma. Allí celebrará la Misa de la Cena del Señor. También se reunirá con algunas de las reclusas.

El Papa Francisco con sus sacerdotes durante la Misa Crismal:

Tags:
papa franciscosacerdotesemana santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.