Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
San José Moscati
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

El Vaticano desempolva una bella “Máquina de las Cuarenta Horas”

"Machina czterdziestogodzinna" odnaleziona w Watykanie

"Machina czterdziestogodzinna" po renowacji. Fot. Muzea Watykańskie

Camille Dalmas - publicado el 27/03/24

En vísperas de la Pascua, los Museos Vaticanos han restaurado un rarísimo objeto litúrgico: una "máquina de las Cuarenta Horas". Este impresionante ornamento de altar, que tuvo un gran éxito en su época, pretendía evocar la esperanza pascual, horizonte luminoso del tiempo de Cuaresma

“Un gran número de velas”: este fue el detalle que impresionó al escritor Charles Dickens cuando intentaba asistir a las ceremonias pontificias del Jueves Santo en el Vaticano en 1845. Atrapado en medio de una multitud densa y en penumbra, el anglicano solo pudo vislumbrar una escena insólita: la iluminación de la Capilla Paulina, en el corazón del Palacio Vaticano, antes de que le cerraran la puerta en las narices.

Lo que acaba de ver es, de hecho, una “Máquina de las Cuarenta Horas”, un mueble litúrgico hoy olvidado. En el siglo XVI, en respuesta a los movimientos protestantes que rechazaban radicalmente el dogma de la transubstanciación y, por tanto, la presencia real de Cristo en la hostia, la “Contrarreforma” católica trabajó activamente para promover la Eucaristía. En este contexto floreció la ceremonia de las Cuarenta Horas.

Las cuarenta horas de la muerte de Cristo

Originaria de Toscana e importada a Roma por san Felipe Neri, esta devoción centrada en la adoración del Santísimo Sacramento convenció al Papa Gregorio XV para establecerla oficialmente en 1592 con la bula Graves et diuturnae. Existe una tradición jesuita de este ritual de las Cuarenta Horas, más flamígera que la tradición capuchina, más austera y penitencial.

Esta liturgia se basa en la tradición de que el intervalo entre la muerte y la resurrección de Cristo fue de cuarenta horas, desde las 15:00 del Viernes Santo hasta las 7.00 del día de Pascua. Tras una Misa de apertura, se invita a los fieles a adorar por turnos durante cuarenta horas la Presencia Real de Dios presentada en la custodia, concluyendo con otra Misa.

Efímeras y magníficas

Para realzar estas ceremonias particularmente poderosas, a menudo celebradas al principio o al final de la Cuaresma, se desarrollaron instalaciones efímeras conocidas como “máquinas de cuarenta horas”. Estos conjuntos ricamente ornamentados y dorados, en los que podían colocarse numerosas velas, estaban concebidos para atraer todas las miradas hacia el Santísimo Sacramento, situado en el centro de la composición.

"Machina czterdziestogodzinna" w Watykanie
Servicio de cuarenta horas en la Capilla Paulina

Estas construcciones se utilizaban a veces para las procesiones. De formas y tamaños variados, a veces suspendidas a gran altura sobre el suelo, a menudo había que vigilarlas muy de cerca para evitar que se incendiaran. Más tarde se desarrollaron otros tipos de “máquinas barrocas”, como la de la iglesia del Gesù de Roma, que utiliza mecanismos.

La mayoría de las máquinas de las Cuarenta Horas “han desaparecido con el tiempo”, explica Alessandro Rodolfo, jefe del departamento de arte de los siglos XVII y XVIII de los Museos Vaticanos. La última máquina aún instalada en una iglesia romana -en la basílica de Santa Maria dell’Orto- fue desmantelada en 2022.

Un modelo único

"Machina czterdziestogodzinna" w Watykanie
C.Rainaldi, 1650, Museos Vaticanos

Por casualidad, en los almacenes de los Museos Vaticanos se encontró un modelo particularmente notable de este ornamento. Realizado por varios artistas, entre ellos Bernini, habría sido utilizado en la Capilla Paulina -la misma capilla en la que Charles Dickens solo pudo echar un vistazo- antes de ser retirado.

Cuatro candelabros representan las cuarenta horas, y la estructura está decorada con estatuas de profetas, ángeles, faroles, encajes y plumas de pavo real. El decorado se instaló sobre el altar de una iglesia a oscuras, acompañado de música e incienso para “involucrar todos los sentidos”, dice Alessandro Rodolfo.

En el centro de este reluciente decorado estaba la hostia consagrada, que concentraba las luces para evocar la luz divina de la Pascua. “Es una máquina dorada, hecha para brillar, diseñada para emanar la luz de la resurrección final”, afirma la directora de los Museos Vaticanos, que ha anunciado su deseo de incluir esta obra en la colección permanente.

Tags:
culturaeucaristiavaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.