Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 abril |
Santa Bernardita Soubirois
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Jesús dice hoy: velen y oren para que no caigan en tentación

Huerto de los Oilvos

Renata Sedmakova | Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 25/03/24

El Señor Jesús advirtió sobre la tentación a sus apóstoles cuando iba a ser arrestado para iniciar su camino a la cruz, pero hoy también lo dice por nosotros

Leemos en el Evangelio de san Marcos una advertencia del Señor Jesús respecto a la tentación:

“Velen y oren, para que no caigan en la tentación. El espíritu está pronto, pero la carne es débil” (Mc 14, 37, 38).

Nuestro Señor Jesucristo iba a ser entregado por Judas, por eso, después de la Última Cena, salió con Pedro, Santiago y Juan hacia el Huerto de los Olivos para hacer oración, preparándose a vivir su Pasión, que por fin, había llegado.

La narración dice que los apóstoles se durmieron, en vez de velar con Él y orar, por ello el Señor le reprocha a Pedro: ¿No has podido velar ni una hora? (Mc 14, 37)

Sacerdote para confesar

Una advertencia para este tiempo

Actualmente, estamos rodeados de situaciones que pueden hacer tambalear nuestra fe, y, a veces, sin darnos cuenta, quizá estemos a punto de caer en la tentación. En esos momentos, escuchemos la voz de Jesús que nos dice: ¡Velen y oren! la carne es débil.

Sobre todo, porque el que no se cuida, se puede perder. Por eso es importante amarse de tal manera que se tenga temor de alejarse de Dios.

Un breve examen de conciencia

Cada quien debería hacer su propio examen de conciencia y detectar cómo es que le llega la tentación: a algunos por la vista: cuidemos lo que vemos, pues más nos valdrá entrar tuertos en el cielo (Mc 9, 47).

A otros, por el el oído: un chisme, una maledicencia, un insulto, una canción obscena…

Muchos, por el gusto, cayendo en la gula por la comida o la bebida, los alimentos muy elaborados o exageradamente caros, bebidas alcohólicas que nublan el entendimiento y hacen cometer injusticias o hasta delitos.

El tacto: tocar a otros o tocarse sin necesidad para satisfacer pasiones insanas, consintiendo sensaciones que alejan de Dios o causan daño a otros.

El olfato: ¿cómo se puede pecar de este modo? usando aromas que enciendan deseos impuros.

Y, por supuesto, ceder a cualquier situación que nos aleje del amor a Dios y a nuestro prójimo.

Velar es permanecer atentos

Velar significa estar atentos porque no sabemos cómo seremos atacados por el enemigo.

El Señor nos ha alertado, ¡escuchemos y seamos obedientes!

Esas palabras pueden parecer necias en esta época, en la que tal parece que todo está permitido, pero más vale que hagamos caso y permanezcamos en vela, podríamos perder nuestra salvación.

Tags:
evangelioJesústentación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.