Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 19 abril |
San Expedito
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Aprender a orar con Benedicto XVI: “Confía con audacia en la misericordia de Dios”

alliance-abraham_0033505_104

Content_DFY / Aurimages

Alliance de Dieu avec Abraham, gravure de Julius Schnorr von Carolsfeld.

Jean-Michel Castaing - publicado el 16/03/24

Benedicto XVI: Orar es hacer retroceder el mal, siguiendo el ejemplo de Abraham, confiando con audacia nuestras intenciones a la misericordia de Dios

En la Audiencia General del 18 de mayo de 2011, Benedicto XVI pronunció una enseñanza esencial sobre la oración: contar incansablemente con la misericordia de Dios. Para apoyar su argumento, el Papa utilizó la historia de la intercesión de Abraham en favor de la ciudad de Sodoma, narrada en el capítulo 18 del libro del Génesis.

En este famoso relato, Dios, que había hecho de Abraham su amigo, le dice que va a destruir Sodoma a causa del mal cometido por sus habitantes. El padre de los creyentes responde a esta confidencia con esta pregunta absolutamente chocante:

“Entonces Abraham se le acercó y le dijo: ‘¿Así que vas a exterminar al justo junto con el culpable? Tal vez haya en la ciudad cincuenta justos. ¿Y tú vas a arrasar ese lugar, en vez de perdonarlo por amor a los cincuenta justos que hay en él?

¡Lejos de ti hacer semejante cosa! ¡Matar al justo juntamente con el culpable, haciendo que los dos corran la misma suerte! ¡Lejos de ti! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no va a hacer justicia?'”.

(Gn 18, 23-25)

La audacia de Abrahán nos muestra que la oración es también una cuestión de familiaridad con el Señor, que nunca se enfada cuando sus hijos claman a Él por causas justas.

Familiarizarse con el Dios misericordioso

La verdadera oración destierra el miedo al confiar enteramente en la misericordia de Dios, que el creyente ya ha experimentado en su propia vida. Así, puede estar seguro de que Dios no le reprenderá cuando pida ayuda para los demás.

Dios es compasivo. Si fuera un amo duro, Abraham nunca habría tenido el valor de dirigirse a Él de la forma en que lo hizo a propósito de Sodoma. Rezar es haber interiorizado la ternura de Dios. Esta lección es más esencial que nunca en una época en la que tantos fanáticos desfiguran el rostro de la divinidad hasta convertirlo en el de un ídolo sanguinario.

Solo el perdón puede romper la espiral del mal”


Benedicto XVI observa que Abraham no se limita a pedir la salvación para los inocentes, sino para toda la ciudad, y lo hace apelando a la justicia de Dios. En efecto, dice al Señor: “¿Y no perdonarás a la ciudad por los cincuenta justos que hay en ella?” (v. 24b).

Con ello, Abrahán, en su oración de intercesión, pone en juego una nueva idea de la justicia: no una que se limita a castigar al culpable, como hacen los hombres, sino una justicia distinta, divina, que busca el bien y lo crea mediante el perdón, que transforma al pecador, lo convierte y, en último término, lo salva. Benedicto XVI afirma que solo el perdón interrumpe la espiral del mal. Con su ejemplo, el patriarca nos enseña a rezar a Dios para pedir la salvación del mundo y no solo para que se aplique una justicia estricta (¡en cuyo caso pocas personas se salvarían!)

Nuestra oración de intercesión en favor de los demás

fiesta de san cayetano

Abraham confiaba tanto en la misericordia de Dios que redujo a diez el número de inocentes necesarios para salvar a Sodoma. ¡Qué ejemplo de confianza en la misericordia de Dios en la oración!

Siglos más tarde, el profeta Jeremías fue aún más lejos, diciendo en nombre de Dios que solo se necesitaría un justo para salvar a Jerusalén: “Recorred las calles de Jerusalén, mirad, preguntad, buscad en sus plazas, si encontráis a un solo hombre, uno que practique la justicia, que busque la verdad, entonces perdonaré a esta ciudad” (Jeremías 5,1).

El ejemplo de Abraham con Sodoma puede trasladarse a nuestras vidas. Cuando oramos a Dios en favor de alguien que vive en el desorden, podemos interceder por él recordándole sus buenas acciones (las personas rara vez son blancas o negras).

Como el padre de los creyentes, pedimos entonces al Señor misericordioso que no le cuente sus pecados por sus actos de bondad, del mismo modo que Abraham intentó salvar a Sodoma por los diez justos que podía contener. En ambos casos, el principio es el mismo: pides la salvación basándote en el bien que tú o tus semejantes están haciendo, el bien contrarrestando el mal.

Sobre todo, esta oración de intercesión se basa en una justicia superior a la de los hombres: ¡la justicia que Dios se debe a sí mismo como Ser supremamente misericordioso!

Injertar nuestra oración en la de Jesús

Por último, Benedicto XVI recuerda que Jesús es el Justo a quien Jeremías invocó para salvar a toda una ciudad. En la cruz, como Abraham, intercederá por nosotros: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 34). De este modo, injertando nuestra oración en la de Jesús, podremos defender eficazmente la causa de nuestros hermanos ante Dios. Los ejemplos de Abraham y de Jesús nos muestran que no hay actividad más importante en la tierra que la oración de intercesión.

Aquí tienes una oración para dar fruto:

Tags:
benedicto xviIntercesiónoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.