Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 abril |
Santa Lidia de Schiedam
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El sueño de Don Bosco sobre el infierno y cómo escapar de él

Wizja piekła księdza Jana Bosko

Renata Sedmakova | Shutterstock

Wizja drogi do piekła, którą otrzymał w jednym ze snów św. ks. Jan Bosko (fragment obrazu z Sanktuarium Maryi Wspomożycielki Wiernych w Turynie)

Thérèse Puppinck - publicado el 28/02/24

La Biblia y las historias de muchos conversos atestiguan cómo Dios puede hablar en el sueño. San Juan Bosco tuvo muchos, algunos de ellos proféticos

Los sueños fueron muy útiles a Don Bosco para explicar las verdades de la fe a los muchachos a su cargo, a los que trataba de guiar por el camino del bien. Tal es el famoso sueño sobre el infierno que contó a los muchachos del Oratorio el 3 de mayo de 1868.

Una noche, apenas Don Bosco se había dormido, se le apareció un ángel que lo condujo por un camino ancho y cómodo, rodeado de magníficos setos verdes cubiertos de rosas. Delante de él, Don Bosco vio a los jóvenes del Oratorio, todos reconocibles e identificables.

Corriendo hacia el santo sacerdote, algunos de ellos parecieron tropezar y caer de repente. Fueron arrastrados por una fuerza misteriosa pendiente abajo hasta la boca de un terrible horno.

El sueño y las trampas terribles

Asustado por este espectáculo, Don Bosco descubrió lazos en el suelo, peligrosas trampas que capturaban firmemente a sus presas. A la orden del ángel, siguió una de las cuerdas hasta la abertura del abismo. Tirando de ella con todas sus fuerzas, sacó del horno un monstruo repugnante, un demonio. La criatura del infierno agarró todos los lazos con sus uñas, y tiró frenéticamente en cuanto un niño quedó atrapado, para arrastrarlo al infierno.

Mirando atentamente los lazos, Don Bosco descubrió que cada uno tenía un nombre: el lazo del orgullo, el lazo de la desobediencia, de la envidia, de la impureza, del robo, de la gula, de la ira y de la pereza.

Observó que los lazos más peligrosos, los que más rápidamente conducían a los niños al infierno, eran los lazos de la deshonestidad, de la desobediencia y, sobre todo, del orgullo. Había también un lazo particularmente formidable, una trampa terrible en la que casi todos los jóvenes caen alguna vez. Su nombre: respeto humano, es decir, la falta de voluntad para hacer lo que es correcto por miedo a lo que los demás pensarán de ti, en otras palabras, querer el respeto de los demás antes que nada.

Los medios de escape

Afortunadamente, tirados en el suelo junto a estos lazos había cuchillos y espadas. Algunos niños los cogieron y cortaron firmemente los lazos del pecado. Estos instrumentos de salvación tenían nombres: “Comunión frecuente”, “meditación”, “devoción a la Virgen” y, sobre todo, la maravillosamente eficaz “confesión”. Gracias a estas ayudas, varios muchachos lograron liberarse definitivamente de sus ataduras. Desgraciadamente, muchos otros siguieron atrapados.

Fue un espectáculo estremecedor para el santo sacerdote, que reconocía a cada uno de los muchachos que desaparecían con aullidos de espanto. En cada ocasión, quiso precipitarse e intentar sacar de nuevo a los desafortunados muchachos, pero el demonio le contuvo, explicándole que estos chicos habían recibido todas las advertencias necesarias.

DON-BOSCO-IT456362B.jpg
Por su sueño, don Bosco ayudó a los niños a salvarse de infierno.

Una advertencia

Este sueño puede parecer duro, incluso violento. Pero, por el contrario, era un signo de la gran bondad de Dios. Estaba explicando y advirtiendo mientras aún había tiempo. Ninguno de los niños que Don Bosco vio caer al infierno estaba realmente allí, ya que todos estaban todavía muy vivos. Al revelar qué chicos corrían el riesgo de sufrir una grave caída, Dios permitió al santo sacerdote ayudarles.

Esta visión ayudó a Don Bosco a explicar las “últimas cosas” a sus protegidos. Les ayudó a comprender la importancia de la confesión, del arrepentimiento sincero y de la devoción a la Virgen María, que siempre está presente para apoyar los esfuerzos sinceros de quienes buscan liberarse de las cadenas del pecado.

Tags:
Don Boscoinfiernosantossueño
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.