Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 12 abril |
San José Moscati
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué no hubo Papa Juan XX en la historia de la Iglesia?

Czy był papież Jan XX?

fot. Wikipedia

Joanna Operacz - publicado el 20/02/24

En los directorios de papas se busca en vano a Juan XX, aunque en ellos aparecen Juan XIX y Juan XXI. Sin embargo, contrario a la leyenda, no se trata de un recuerdo de la existencia de la papisa Juana, que fue ocultada por la Iglesia

El (mal)recuento de san Juan

Cuando el cardenal Pedro Rebuli-Juliani, conocido como el Español (en realidad era portugués; como se demostró más tarde, éste no fue su último error) fue elegido Papa en 1276, adoptó el nombre de Juan XXI. Pensó que el anterior obispo de Roma llamado Juan tenía el “número” XX. Desgraciadamente, se equivocó.

Hay que reconocer que el asunto era complicado. La razón era la inconsistente numeración de los papas en los directorios, que se remonta a finales del siglo X, cuando Juan Filagatos, usando el nombre de Juan XVI, reclamó ilegalmente ser obispo de Roma (en la historia de la Iglesia, tales usurpadores se llaman antipapas). Los papas Juanes posteriores no fueron contados correctamente por todos, es decir, omitiendo a Filagatos. El error fue finalmente aclarado tiempo después, pero la numeración de los papas fallecidos hace tiempo nunca fue modificada por nadie.

Seis siglos sin Juan

Juan XXI no gobernó mucho tiempo. Poco más de un año después de su elección, murió al derrumbarse sobre él una parte de la bóveda del palacio de Viterbo, donde vivía. Curiosamente, fue probablemente el único Papa que murió como consecuencia de un accidente y no por vejez, enfermedad o asesinato. También fue, hasta la fecha, el único portugués en el trono de Pedro.

La confusión con Juan fue probablemente una de las razones por las que, tras la muerte de Juan XXII -que reinó de 1316 a 1334-, los sucesivos obispos de Roma no utilizaron el nombre durante seis siglos, hasta que en el siglo XX se atrevió a hacerlo Angelo Roncalli, o Juan XXIII

El Papa que no aparece

A veces se dice que el vacío en la numeración de los obispos de Roma recuerda el pontificado de Juana (el nombre latino Ioanna procede del nombre Ioannes), que fue ocultado por la Iglesia. Según una versión de la leyenda, esta mujer supuestamente gobernó la Iglesia durante dos años y medio a partir del año 855, haciéndose pasar por un hombre: Juan VIII. Su artimaña saldría a la luz cuando quedó embarazada de su amante y se puso de parto montando a caballo durante una procesión en Roma.

Se desconoce el origen de la historia, pero adquirió gran popularidad especialmente durante la Reforma. Los protestantes la reprodujeron como prueba de la corrupción y estupidez del clero católico, que se dejaba engañar por una mujer, un ser intrínsecamente inferior y menos inteligente.

La leyenda de Juana fue tan popular que, en 1647, el protestante francés David Blondel publicó en Ámsterdam un tratado erudito en el que demostraba la falsedad del relato. Hoy no hay duda de que no existió tal personaje histórico. Aunque, por supuesto, se han rodado varias novelas y películas -generalmente escandalosas- sobre ella.

Tags:
curiosidadhistorialeyendapontificado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.