Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 29 febrero |
San Carlo Gnocchi
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué creó Dios el mundo si hay tanta maldad?

Woman covering face in shame suffering from emotional pain

Bricolage | Shutterstock

Alojzij Cvikl - publicado el 08/02/24

Dios creó el mundo como algo bueno. La existencia del mal en el mundo, por un lado, desconcierta al hombre, pero, por otro, sigue siendo un misterio

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

En los tiempos inciertos en los que vivimos, es natural hacerse preguntas profundas; y como cristianos, esas preguntas, naturalmente, suelen involucrar a Dios y a nuestra fe. Nada de qué escandalizarnos. Al prender las noticias, al platicar con amigos o echar un vistazo a redes sociales encontramos incontables razones para preocuparnos, entristecernos y molestarnos.

Es muy probable que, en algún momento de tu vida que hayas preguntado: Ante tanta maldad y cosas terribles que suceden sin ser la voluntad de Dios, ¿por qué creó Dios el mundo? Mons. Alojzij Cvikl, arzobispo de Maribor, en Eslovenia, tiene una reconfortante respuesta que Aleteia resume en los siguientes puntos:

1
Dios es todopoderoso y eterno

Monseñor comienza por aclarar que, al buscar una respuesta a esta pregunta, debemos ante todo ser conscientes de que cuando pensamos en las decisiones de Dios, «tenemos ante nosotros a un Dios que es todopoderoso y eterno».

Y añade:

«Dios trasciende infinitamente las percepciones y el conocimiento del hombre. El misterio de Dios puede ser aprehendido por el hombre en la fe y la confianza, pero no puede dar la respuesta definitiva en cuanto a Su esencia, ser y conducta. El apóstol Pablo lo expresa bellamente cuando escribe:

‘¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus designios e inescrutables sus caminos! ¿Quién ha conocido la mente del Señor? ¿O quién ha sido su consejero? ¿O quién le ha dado algo antes para que Él se lo devuelva? Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas: a Él sea la gloria por los siglos'»(Rom 11,33-36).

2
detrás de todo hay un creador

Por otra parte, continua el arzobispo, Dios mismo nos dice a través de la Biblia que detrás de todo lo que existe hay un Creador; es decir, «un Dios que es un ser personal y con el que el hombre puede entablar una relación personal».

«Él creó todo lo que existe: el universo, la tierra, los seres vivos… Como corona de la creación, Dios creó al ser humano, que ocupa un lugar especial en la creación porque se le concede la primacía sobre todas las criaturas.

Para que el hombre sea capaz de realizar las tareas que esta primacía le confía, Dios ha dotado especialmente al hombre y lo ha creado semejante a Él.

Si el mundo es obra de Dios, significa que las cosas creadas reflejan a Dios y señalan su grandeza. Por tanto, a partir de la creación, el hombre puede descubrir y conocer al Creador.

Al pensar así, ¿no vemos también la primera respuesta a la pregunta de por qué y para qué el mundo y por qué el hombre en el mundo?»

3
El mundo fue creado como algo bueno

La Biblia lo dice. Dios hizo todo lo creado con amor y bondad; y señala el arzobispo: «Incluso a través de la creación, Dios quiere compartir su vida con nosotros».

«Antes de la creación del mundo nos eligió en Él, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él en el amor» (Ef 1,4).

Sin embargo, tarde o temprano surge para el hombre la cuestión del mal en el mundo. ¿Por qué suceden cosas malas en el mundo, cosas que no son voluntad de Dios, por qué el mal, por qué el sufrimiento?

«Esta es también una pregunta a la que los seres humanos no somos capaces de dar una respuesta completa e inequívoca, y la existencia del mal en el mundo, por un lado, desconcierta al hombre, pero, por otro, sigue siendo un misterio», comenta Mons. Alojzij.

Dentro de la Iglesia es frecuente escuchar que el mal o el sufrimiento son las consecuencias directas del pecado, ya que el hombre, al pecar, abusa del libre albedrío que Dios Padre le regaló y rechaza el plan que Él tiene para su vida, pero Monseñor añade que, de este modo, solo podemos responder parcialmente a la pregunta del origen del mal, no respondemos el ‘por qué’.

«Es cierto que el hombre que se aleja de Dios cae en el sufrimiento. En este sentido, al sufrimiento se le podría dar incluso una connotación positiva, ya que a lo largo del camino a uno se le recuerda de algún modo que ha obrado mal y se le invita a arrepentirse y a mejorar».

Adán y Eva

ADAM-EVE-shutterstock_691740460.jpg

Para explicarlo mejor, el arzobispo recurre al relato bíblico de Adán y Eva y nos dice que nuestros primeros padres cayeron porque querían ser como Dios.

«Este pecado no es solo el de los primeros padres, sino que cada uno de nosotros experimenta sus propios efectos secundarios personales, su propia pecaminosidad, y todos nos enfrentamos al sufrimiento. También existe en nosotros el deseo de mejorar, de ser perdonados y de tener la posibilidad de un nuevo comienzo, de un nuevo camino.

El hombre solo puede elegir libremente, por propia inclinación, el camino que conduce a la realización personal, pero, por supuesto, también puede elegir un camino diferente, alejado de Dios y alejado de sí mismo.

Qué apropiada es en este sentido la petición del Presagio: ‘Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el Cielo'».

Este artículo se realizó con información publicada por primera vez en el semanario «Družina» (Familia), volumen 73, número 4, de Eslovenia.

Tags:
creaciondioshombremal
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.