Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 02 marzo |
Santa Ángela de la Cruz
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo la Eucaristía es un sacrificio necesario para nuestra vida

Baranek z chorągwią - symbol zmartwychwstałego Chrystusa

Fr. Lawrence OP | Flickr | CC BY-NC-ND 2.0

#image_title

Peter Cameron, OP - publicado el 31/01/24

"Tu sacrificio en la cruz puso fin a toda la vergüenza paralizante que me ha mantenido encerrado en mí mismo, deprimido y en oscuridad. Tu muerte me ha liberado"

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

La compulsión humana de ofrecer sacrificios a Dios se remonta al principio de los tiempos. Abel «trajo uno de los mejores primogénitos de su rebaño» (Gn 4, 4) y lo ofreció a Dios en sacrificio. Una vez que las aguas del diluvio se retiraron y el arca descansó en tierra firme, Noé «construyó un altar al Señor y ofreció holocaustos en el altar» (Gn 8, 20).

Abraham era tan devoto de Dios que estaba dispuesto a sacrificar incluso a su propio hijo amado en obediencia a Dios (Gn 23, 9-14). Cuando el arca de la alianza regresó a Jerusalén y «fue colocada en su lugar, David ofreció holocaustos y ofrendas de paz ante el Señor» (2 Samuel 6, 17).

El valor de la suprema ofrenda

Lo que mueve a todas estas personas santas a ofrecer sacrificios, es su conciencia de las grandes obras de Dios realizadas en su favor. Pero Dios nos ha dado algo que no se puede comparar con lo que dio a Abel, Noé, Abraham y David. Dios nos ha amado tanto que nos envió a su Hijo único. Y ese Hijo, Jesús, murió en una cruz por nosotros. ¿Cómo podemos honrar eso? ¿Qué podría ser suficiente?

Misa
Misa

La única respuesta adecuada a la suprema generosidad de Dios con nosotros es hacerle un don de lo que nos ha dado. La Eucaristía es un sacrificio: la «respuesta humana al acto creador de misericordia de Dios» (P. Colman O’Neill, O.P.).

La ofrenda litúrgica de la Eucaristía es nuestro acto sacrificial de agradecimiento. Por nuestra unión con Cristo en la Misa, nuestro sacrificio de agradecimiento se une al sacrificio que Jesús hizo de sí mismo al Padre.

Un sublime sacrificio

La maravilla del amor que irradia la Eucaristía nos mueve a exclamar: gracias, Jesús, por morir por mí. Tu sacrificio en la cruz puso fin a toda la vergüenza paralizante que me ha mantenido encerrado en mí mismo, deprimido y en la oscuridad.

Tu muerte me ha liberado, me ha levantado, me ha llenado de alegría, me ha bendecido con esperanza, me ha dado energía, me ha animado, me ha dado una pasión por la vida que no podría encontrar de otra manera. Te amo, Jesús. Te doy las gracias, Jesús. Tu sacrificio me hace querer hacer de mi vida un sacrificio sin fin para ti.

Tags:
eucaristialiturgiasacrificio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.