Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 22 febrero |
La Cátedra de San Pedro
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Hace 65 años, Juan XXIII anunciaba el Concilio Vaticano II

MP00005

Leemage | AFP

Camille Dalmas - publicado el 24/01/24

El 25 de enero de 1959, recién elegido, Juan XXIII sorprendió a la Curia romana y al mundo entero anunciando su proyecto de aggiornamento de la Iglesia mediante un concilio ecuménico, el Vaticano II. He aquí una retrospectiva de aquel día que marcó un giro histórico para la Iglesia católica

«Venerables hermanos y amados hijos Os presentamos, ciertamente temblando un poco de emoción, pero al mismo tiempo con humilde resolución, el nombre y la propuesta de la doble celebración: de un Sínodo Diocesano para la ciudad, y de un Concilio Ecuménico para la Iglesia universal». Con estas palabras, acogidas por el silencio atónito de los 17 cardenales presentes en la sala capitular de la abadía de San Pablo Extramuros, el Papa Juan XXIII anunció su proyecto de abrir el Concilio Vaticano II el 25 de enero de 1959. La conmoción fue grande: ni un solo cardenal aplaudió.

En la fiesta de la Conversión de San Pablo, el Pontífice se encontraba en la Basílica de San Pablo Extramuros para asistir a la conclusión del octavario de oración por la unidad de los cristianos. A continuación asistió a la Misa, celebrada por el abad de la abadía benedictina contigua a la basílica, antes de dirigirse a la sala capitular con los cardenales presentes.

Tras escuchar una exposición sobre la situación de la diócesis de Roma a cargo del cardenal vicario Clemente Micara, el Pontífice, que había sido elegido apenas tres meses antes, pronunció su discurso ante los jefes de las congregaciones de la Curia romana. Afirmando que sentía «la doble responsabilidad de Obispo de Roma y pastor de la Iglesia universal», expresó el deseo de que el nuevo pontificado «corresponda con claridad y precisión a las necesidades espirituales del tiempo presente».

El abuso y el compromiso del hombre

El Obispo de Roma describió a continuación los efectos de la urbanización en la capital italiana, convertida en una «verdadera colmena humana de la que emerge un zumbido ininterrumpido de voces confusas», signo de los cambios que estaban transformando la sociedad y el mundo en la posguerra. Aunque reconoció que hay lugares «donde la gracia de Cristo sigue multiplicando sus frutos», expresó su tristeza por «el abuso y el compromiso del hombre». En estos años en los que Italia y Occidente viven un boom económico y el nacimiento de la sociedad de consumo, el Pontífice lamenta ver al hombre moderno volcado «enteramente hacia la búsqueda de los bienes terrenales», exaltados estos últimos por «el progreso de la tecnología moderna».

Estos desarrollos, sostiene el sucesor de Pedro, están causando un «grave daño» a lo que ha constituido «la fuerza de resistencia de la Iglesia y de sus hijos» frente a los riesgos de «divisiones fatales y desastrosas», «decadencia espiritual y moral» y «ruina de las naciones».

En esta perspectiva, invita a «recordar algunas antiguas formas de afirmación doctrinal y sabios órdenes de disciplina eclesiástica» que han dado fruto en la historia de la Iglesia. En este punto, el Sumo Pontífice anunció la apertura de un Concilio Ecuménico para la Iglesia universal y de un sínodo para la diócesis de Roma. Hizo especial hincapié en la dimensión ecuménica, fruto de la creciente necesidad de unidad entre las confesiones cristianas.

Un Papa sorprendente

Estos dos acontecimientos, inspirados por «el Espíritu del Señor», deberían conducir también a una «tan esperada y deseada actualización del Código de Derecho Canónico de 1917». En el mismo espíritu, Juan XXIII anunció incluso la «próxima promulgación» del Código de Derecho Canónico Oriental. Estos dos proyectos no vieron la luz hasta mucho más tarde, años después del Concilio Vaticano II (1962-1965): hubo que esperar hasta 1983 para que se promulgara el Código de Derecho Canónico, y hasta 1990 para que se promulgara el Código de Derecho Canónico Oriental.

Finalmente, el pontífice pidió a los cardenales su apoyo y confianza, al tiempo que les instaba a la discreción. Finalmente, unas horas más tarde, la Santa Sede publicó un comunicado de prensa de veinte líneas. La información fue recogida por todos los periódicos, aunque el significado del gesto no siempre fue comprendido por los periodistas de la época.

«Juan XXIII no ha dejado ciertamente de sorprendernos», comentaba el jesuita Robert Rouquette en el número de marzo de 1959 de la revista Études, ironizando sobre quienes auguraban «un papa de transición, capaz de dar un descanso a la Iglesia durante algunos años». Tras un largo periodo de preparación, el Concilio Vaticano II se inauguró dos años y medio después, el 11 de octubre de 1962.

Tags:
concilio vaticano iijuan xxiii
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...



Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.