Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 24 febrero |
San Ethelberto de Kent
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El trabajo no es castigo, sino santificación

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
2144548711

AlessandroBiascioli-Shutterstock

Mónica Muñoz - publicado el 10/01/24

Tener trabajo, sobre todo en tiempo de crisis, es una bendición porque con él se puede ganar el sustento diario y, más importante aún, puede hacer santa a la persona

Cuando Adán y Eva cometieron el pecado original, Dios dijo al hombre: «Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la tierra, de donde fuiste sacado» (Gen 3, 19).

Por ello, pudiera parecer que el trabajo fue un castigo debido a la desobediencia de nuestros primeros padres, sin embargo, el mismo Génesis narra que Dios puso al hombre en el jardín del Edén para que lo cuidara y lo cultivara, así es que, desde que fue creado el ser humano, el plan divino lo contemplaba siendo útil a través del trabajo.

Resulta ser lo contrario: una bendición que dignifica a quien lo realiza y, si lo hace bien, puede ser un medio de santificación.

Realización personal del trabajador

A este respecto, san Juan Pablo II escribió lo siguiente:

«Como persona, el hombre es pues sujeto del trabajo. Como persona él trabaja, realiza varias acciones pertenecientes al proceso del trabajo… han de servir todas ellas a la realización de su humanidad, al perfeccionamiento de esa vocación de persona»  (Laborem Exercens 6).

Nos damos cuenta de que laborar es parte fundamental del hombre y la mujer, a quienes Dios les dio el dominio de la Tierra. Por eso, deben utilizar todas sus capacidades y talentos, para ser siervos buenos y fieles y poder entrar en el gozo del Señor (Mt 25, 21).

limpieza-limpieza-y-concepto-de-limpieza-shutterstock_1445367533.jpg

Santificarse en el trabajo

Los santos nos han dado ejemplo de servicio en muchos campos del quehacer humano, desde la tarea más humilde, como barrer o abrir la puerta, hasta hacer aportes a la ciencia. Dios nos ha dado la posibilidad de ser útiles y santificarnos a través de nuestras labores cotidianas.

El mismo san Pablo fue riguroso en este aspecto, pues continuamente exhortaba a los cristianos de las comunidades que había evangelizado a no ser perezosos y a comer del fruto de su trabajo, a ejemplo suyo:

«Porque ustedes ya saben cómo deben seguir nuestro ejemplo. Cuando estábamos entre ustedes, no vivíamos como holgazanes, y nadie nos regalaba el pan que comíamos. Al contrario, trabajábamos duramente, día y noche, hasta cansarnos, con tal de no ser una carga para ninguno de ustedes. Aunque teníamos el derecho de proceder de otra manera, queríamos darles un ejemplo para imitar. En aquella ocasión les impusimos esta regla: el que no quiera trabajar, que no coma».

2 Tes 3, 7-10

No caer en el exceso

Después del trabajo, el hombre tiene derecho a descansar. El mismo Creador consagró y bendijo el séptimo día, al concluir su obra. No debemos vivir solo para el trabajo, dejando de lado familia, relaciones sociales, actividades de esparcimiento, pero, sobre todo, el tiempo que debemos dedicar a Dios.

Porque el que solo vive para generar bienes olvida que también debe trabajar para ganar su salvación, dedicando su tiempo y su vida al Dueño de todo lo creado. Equilibremos nuestras actividades y seamos felices.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
santificacióntrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.