Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 29 febrero |
San Carlo Gnocchi
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo viven las monjas el misterio de la Encarnación?

Christmas mass

© Philippe Lissac | GODONG

Matilde Latorre - publicado el 07/12/23

La Navidad es una fiesta especial para todos los cristianos, pero quizás lo sea aún más para las monjas de clausura, que dedican su vida a la oración y la contemplación del misterio de Dios hecho hombre

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

¿Cómo viven estas mujeres consagradas el tiempo de Adviento y la Navidad? ¿Qué tradiciones y costumbres tienen en sus monasterios y conventos? ¿Cómo contemplan el misterio de la Encarnación? Para conocer un poco más sobre la vida en clausura durante estas fechas, Aleteia habló con algunas monjas de diferentes órdenes y comunidades, que nos han compartido sus experiencias y testimonios.

Preparar el corazón y el belén

El Adviento es un tiempo de espera y preparación para la venida del Señor, y las monjas lo viven con intensidad y alegría. «Es un tiempo de gracia, de renovar el deseo de Dios, de purificar el corazón y de hacer espacio para acoger al Niño Dios», nos dice la hermana María, del Monasterio de la Encarnación de Alcalá la Real, de las Hermanas Dominicas.

Una de las actividades que más ilusión les hace a las monjas es preparar el belén, que suele ser muy elaborado y artístico. La hermana Clara, del Convento de las Carboneras de Madrid, de las Monjas Comendadoras del Espíritu Santo, nos cuenta:

«Nos gusta mucho hacer el belén, porque es una forma de expresar nuestra fe y nuestra devoción al misterio de la Encarnación. Cada año lo hacemos diferente, con distintos materiales y escenas. Lo montamos entre todas, con mucha creatividad y cariño».

El belén no solo es una obra de arte, sino también un medio de evangelización y de comunión con la gente. Muchos monasterios y conventos abren sus puertas para que los fieles puedan visitar y admirar sus belenes, y así compartir con ellos la alegría de la Navidad.

«Nos gusta que la gente venga a ver nuestro belén, que es del siglo XVI, barroco, de madera policromada. Es una oportunidad para acercar a las personas a Dios, para que sientan su presencia y su amor. También es una ocasión para que nos conozcan un poco más, para que sepan que estamos aquí, rezando por ellos y por el mundo».

Hermana Clara

Celebrar el nacimiento de Jesús con la liturgia y la fraternidad

Nativity Scene
Original image of Baby Jesus used during the first SDC (M.U.S.E.U.M) Christmas procession founded by Saint George Preca

La noche del 24 de diciembre es la más esperada y emocionante para las monjas de clausura, que celebran el nacimiento de Jesús con la liturgia y la fraternidad. «La Misa del Gallo es el momento culminante de la Navidad, donde nos unimos a toda la Iglesia para adorar al Niño Dios, que se hace presente en la Eucaristía. Es una celebración muy solemne y bella, con cantos y lecturas propias de la fiesta», nos dice la hermana Teresa, del Monasterio de la Concepción de Palma de Mallorca, de las Franciscanas TOR.

Después de la Misa, las monjas suelen tener un rato de convivencia y de alegría compartida.

«Nos reunimos en el refectorio, donde tenemos un pequeño ágape, con dulces típicos y algún regalo. Es un momento de fraternidad, de agradecimiento, de felicitarnos unas a otras. También recordamos a nuestras familias, a nuestros benefactores, a los que sufren, a los que están solos. Los llevamos en nuestro corazón y en nuestra oración»

Hermana Teresa

La Navidad es también un tiempo de gracia y de renovación que ellas aprovechan para profundizar en su vocación y en su entrega a Dios. «La Navidad nos invita a contemplar el misterio de Dios que se hace uno de nosotros, que se hace pobre, pequeño, humilde. Nos invita a imitarlo, a seguirlo, a amarlo. Nos invita a vivir nuestra consagración con más fidelidad, con más generosidad, con más alegría», nos dice la hermana María.

La Navidad en clausura es una experiencia de fe, esperanza y amor que las monjas quieren compartir con todos los que se acercan a ellas.

«Nos gustaría que la gente supiera que la Navidad no es solo una fiesta externa, sino una realidad interior, que cambia la vida. Que la Navidad es Jesús, que nace en nuestro corazón, que nos salva, que nos ama. Que la Navidad es una buena noticia, una buena noticia para todos».

Hermana Clara
Tags:
monasterionavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.