Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 22 febrero |
La Cátedra de San Pedro
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

COP28: cómo Francisco se convirtió en un Papa verde

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Pope Francis during his weekly general audience in Saint Peter's square at the Vatican

Antoine Mekary | ALETEIA

I.Media - publicado el 23/11/23

La presencia del Papa Francisco en la próxima COP28 de Dubái, del 1 al 3 de diciembre de 2023 acentúa la resonancia de su voz en materia de ecología

En la escena internacional, el Papa Francisco es una de las voces más resonantes en materia de ecología. Su presencia en la próxima COP28 de Dubai, del 1 al 3 de diciembre de 2023, se considera una señal fuerte que puede ayudar a promover la causa del planeta azul. El Pontífice argentino, que cumple 87 años el 17 de diciembre, ha dedicado dos grandes documentos a este tema, pero antes él mismo tuvo que evolucionar sobre un tema que no comprendía.

Hablando en el Vaticano en 2020, ante una quincena de personalidades francesas comprometidas con la ecología, el Papa Francisco confesó que él mismo había tenido que sufrir una «conversión ecológica».

Por ejemplo, en 2007, en la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Aparecida (Brasil), Jorge Mario Bergoglio, entonces arzobispo de Buenos Aires, desconocía las cuestiones ecológicas: «Yo decía: ‘¡Pero estos brasileños, nos están cansando con esto de la Amazonia! ¿Qué tiene que ver la Amazonia con la evangelización?» (…) Luego, en 2015, salió Laudato si’. Hice un camino de conversión, de comprensión del problema ecológico. Antes de eso, no entendía nada».

Este camino de conversión le llevó, en 2013, la noche de su elección como 266º Papa, a elegir el nombre de Francisco, inspirado en el santo medieval Francisco de Asís, paladín de la naturaleza. Desde su misa inaugural, en la que habló de la responsabilidad humana de ser «administradores de la creación», el jefe de la Iglesia católica ha dado a su pontificado un tono decididamente verde.

En el plano internacional, ya en 2014 se apeló al poder blando del jefe de la Iglesia católica, cuando la ministra francesa para la Transición Ecológica, Ségolène Royal, le sugirió que anticipara la publicación de Laudato si’ para influir en la Conferencia Mundial sobre el Clima de París (COP 21). Es una anécdota que el argentino ha contado a menudo, y que el político ha confirmado en una reciente entrevista con I.MEDIA.

La encíclica Laudato si’ tuvo un impacto mundial, llegando a millones de personas alejadas del catolicismo pero preocupadas por la urgencia del calentamiento global. Decenas de jefes de Estado, entre ellos Barack Obama, entonces Presidente de Estados Unidos, han expresado su admiración por la decisión del Papa «de hacer un llamamiento a la acción sobre el cambio climático de manera clara y firme, y con toda la autoridad moral que su cargo le confiere».

Primer Papa que habla de ecología integral

Para algunos, el Pontífice argentino se ha convertido en un «héroe ecológico», como señala el dominico Thomas Michelet en su libro Los papas y la ecología (Artège, 2016). Si bien Laudato si’ no fue la primera encíclica en «preocuparse por el problema», sí fue la primera «en tomar la ecología como único tema», y Francisco es el primer Papa que ha hablado de ecología integral, afirma el padre Michelet.

El pontífice argentino ha instado constantemente a los dirigentes, especialmente a los de los países más poderosos, a emprender acciones concertadas basadas en la solidaridad. También ha acogido varias iniciativas en el Vaticano, como el llamamiento de una cuarentena de líderes religiosos y científicos para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados en octubre de 2021, o las reuniones con los responsables de los mayores grupos energéticos del mundo (2018 y 2019), a los que ha instado a realizar una transición energética «radical».

Junto al patriarca ortodoxo Bartolomé de Constantinopla, uno de los principales inspiradores de la encíclica Laudato si’, el Papa Francisco también ha instaurado la Jornada Mundial de Oración por la Integridad de la Creación, que se celebra cada año el 1 de septiembre.

Solo recientemente, en el verano de 2023, en vísperas de la COP28 y en un momento en que muchas regiones del mundo estaban experimentando fenómenos climáticos extremos, Francisco quiso hacer sonar la alarma de nuevo, anunciando una «secuela» sorpresa de Laudato si’. El 4 de octubre se publicó la carta apostólicaLaudate Deum, en la que critica duramente los fracasos del multilateralismo y dedica un capítulo entero a las cuestiones en juego en la COP28 de Dubai.

Siguiendo la estela de sus predecesores

Pero el compromiso de la Santa Sede con el medio ambiente no es nuevo: Laudato si’ desarrolla «el magisterio expuesto a lo largo de varias décadas por Juan Pablo II y Benedicto XVI», explica el padre Michelet, para quien esta encíclica no es «el capricho reciente de un Papa recién salido de la pampa, que quiere subirse a la ola verde simplemente por marketing».

«Francisco es el Papa de Laudato si’, pero cuando llegó al Vaticano en 2013, sus predecesores ya habían trabajado sobre el tema», señala la vaticanista Franca Giansoldati en una entrevista a I.MEDIA. A finales de los años sesenta, Pablo VI fue el primero en pronunciar un discurso articulado sobre el medio ambiente. Después, Juan Pablo II, sensibilizado por sus viajes a los cuatro puntos cardinales del planeta, donde observó las alteraciones de los ecosistemas, dedicó numerosos discursos a la ecología.

Benedicto XVI pronunció dos importantes discursos en Brasil y África. También fue bajo su pontificado cuando el Estado más pequeño del mundo plantó un bosque climático de 7 mil hectáreas en Hungría para compensar las emisiones de carbono de los viajes papales, y cuando se instalaron dos mil 400 paneles solares en el tejado del Aula Pablo VI del Vaticano.

Al final, fue la enseñanza de la Iglesia sobre ecología lo que Francisco supo revivir con un nuevo estilo. Con él, el estribillo «todo está relacionado» se ha convertido en un eslogan. El término «ecología integral», un programa. Más allá del activismo ecológico, el Pontífice llama en primer lugar a una conversión personal, poniendo como modelo «la sabiduría de los pueblos indígenas», la «vida buena» que no es la dolce vita, sino la vida «en armonía con la creación».

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
ecologiapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...



Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.