Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Padre Pío entre las almas del Purgatorio y el Paraíso

Estatua de bronce de Padre Pío en Sicilia

Shutterstock/Massimo Rivenci

Maria Paola Daud - publicado el 18/01/23

Varios testimonios aseguran que el santo solía estar en contacto con las almas del Purgatorio

El Padre Pío es uno de los santos que más ha manifestado el don de producir milagros. Su misma persona era ya un milagro de santidad, como tantos escritos lo testimonian. Y entre sus dones, también se encontraba el de tener un estrecho contacto con el «Más Allá».

El santo podía saber cuándo una persona iba a morir, y hasta podía obtener una prórroga de la muerte si era necesario.

Escritos atestiguan que había visitado el purgatorio y que estaba en contacto con las almas que se encontraban allí.

Padre Pío podía saber cuánto tiempo permanecería esa alma en el purgatorio, rezaba constantemente por ellas y tomaba sobre sí sus sufrimientos.

Estos son algunos testimonios que atestiguan estos dones del santo:

Después de la Misa y la acción de gracias, el Padre Pío llamó aparte a un hombre y le dijo: «Amigo mío, en una semana dejarás este mundo. ¡No tengas miedo! Prepárate humildemente. Siempre estaré cerca de ti y yo mismo te acompañaré al cielo». El hombre murió después de exactamente una semana, y había alegría a su alrededor ‘porque ciertamente se habrá hecho realidad que fue al Cielo’.

(Pierino Galeone, 80)

Rey Jorge VI de Inglaterra

En la tarde del 20 de enero de 1936 en la habitación del Padre Pío estaban el Dr. Sanguinetti y el Padre Aurelio de Sant’Elia a Pianisi quienes declararon el hecho. Mientras los tres conversaban, en cierto momento el Padre Pío interrumpió la conversación, se arrodilló y dijo: ‘Oremos por el Rey de Inglaterra que pronto comparecerá ante el tribunal de Dios’. Los tres comenzaron a orar en silencio.

La explicación la tuvieron a la mañana siguiente cuando supieron por la radio y por los periódicos que Jorge VI, Rey de Inglaterra había muerto.

(Parente, Padre 267-8) (Gallagher, Padre Pio, 138-9) (Carty, Padre Pio , 7-8) (Ruffin, Padre Pio, 241) (Gaudiose, Prophet, 118)

Padre Pío podía posponer la muerte de una persona

Don Pierino: ‘Padre, una señora de Martina Franca, enferma de cáncer, tiene los días contados y le pide que ore por ella’.

El Padre Pío mira hacia arriba y luego dice: ‘¡Está bien! El Señor te concede una prórroga’.

Nueve años después

‘Padre, esa señora está enferma otra vez’. Padre Pío: ‘Di una extensión, no una curación definitiva’. La señora murió después de menos de un mes.

(Don Pierino Galeone, 81)

Purgatorio, Infierno y Paraíso

Padre Alessio: ‘Parecía que todos estaban convencidos de que el Padre Pío tenía conexiones con el otro mundo o que podía tener noticias directas del más allá’.

(Parente, Padre, 28)

Don Pierino: ‘Padre, un amigo murió de un infarto: ¿se salvó? ¿Dónde está?’

Padre Pío: ‘Se salvó pero tiene que pasar por un largo Purgatorio. Oremos, oremos mucho’.

(Don Pierino Galeone, 79-80)

El Padre Alberto D’Apolito relató que Mons. Alberto Costa, Obispo de Melfi, en 1922 mientras conversaba con el Padre Pío le preguntó si alguna vez había visto un alma del Purgatorio. Padre Pío respondió: ‘He visto tantas que ya no me asustan’.

(Parente, Padre, 129)

La Signora Birulli de Cerignola preguntó: ‘Padre, ¿no me puede dar una idea del Purgatorio?’ Padre Pío: ‘Hija mía, las almas del Purgatorio quisieran arrojarse a una fuente de fuego terrenal, porque para ellas sería como una fuente de agua dulce’.

«Vaciemos el Purgatorio»  

(Cleonice Morcaldi, Mi vida, 285)

Sobre el infierno: ‘Yo bajé allí entre esos miserables y (Dios) me hizo sentir las penas que sufren los condenados’.

(Cleonice Morcaldi, Mi vida, 285)

El Padre Pío tenía el don de saber si una persona ya estaba en el Cielo, y de poder acompañar a las almas al Cielo.

Don Pierino fue al Padre Pío con el magistrado del pueblo. La hermana del magistrado había muerto el año anterior y el Padre Pío había dicho que estaba en el purgatorio. Esta vez el Padre Pío dijo: ‘ya está en el cielo’.

(Pierino Galeone, 79)

Anna Tremigliozzi completó su carrera de enfermería en Nápoles y permaneció allí para ejercer su profesión durante dos años.

El Padre Pío la llamó a San Giovanni Rotondo para trabajar en el nuevo hospital Casa Sollievo. Ella tenía 22 años. Después de un par de años contrajo la epidemia ‘asiática’ y murió.

Todos en la familia estaban angustiados y pensaron que aún podría estar viva si no se hubiera ido de Nápoles.

El Padre Pío dijo a sor Vincenza, la hermana de Anna: ‘¿Dónde crees que está tu hermana? ¡La enviamos al Cielo!’

Sor Vincenza comenzó a repetirse a sí misma: ‘Quién sabe lo que hubiera sido de mi pobre hermana si se hubiera quedado en Nápoles’.

(Iasenzaniro, Testimonios, segunda parte, 341-2).

Todos estos testimonios y muchos más han sido recogidos por la familia de un amigo de Padre Pío, el doctor Giuseppe Caccioppoli.

Tags:
Padre Píopurgatoriosantostestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.