Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Elegido obispo en Siria un sacerdote que fue prisionero del ISIS

Archbishop Jacques Mourad of Homs

MARIO OSORIO | NOTIMEX via AFP

John Burger - publicado el 09/01/23

El arzobispo Jacques Mourad trabajó para fomentar el diálogo entre cristianos y musulmanes antes de la llegada del Estado Islámico

Un sacerdote sirio que pasó cinco meses en cautiverio por parte del grupo yihadista Estado Islámico ha sido elegido arzobispo de una archidiócesis sirocatólica. Según se supo el sábado 7 de enero, el Sínodo de Obispos de la Iglesia Católica Siria eligió al P. Jacques Mourad como arzobispo de Homs, Siria. El Papa Francisco ha dado su consentimiento a la elección.

La Iglesia sirocatólica es una de las 23 Iglesias católicas orientales en comunión con Roma, y cuenta con unos 175.000 fieles en Oriente Medio y en la diáspora.

El recién elegido prelado saltó a la escena internacional tras ser secuestrado, torturado y finalmente liberado por el Estado Islámico. Entrevistado por Aleteia en 2015, el hoy arzobispo Mourad dijo que «sintió la presencia de Jesús» durante su cautiverio de meses.

Mourad, de 54 años, nació en Aleppo, Siria, y asistió al seminario en Charfet, Líbano. Se graduó de la Universidad del Espíritu Santo de Kaslik. Hizo votos religiosos el 20 de julio de 1993 en la comunidad monástica católica siríaca de Deir Mar Mousa Al-Abashi, a unas 50 millas al norte de Damasco. Fue cofundador del monasterio con el jesuita Paolo Dall’Oglio, un sacerdote italiano que fue secuestrado en 2013 y del que no se han vuelto a tener noticias.

Diálogo con los musulmanes

Mourad fue ordenado sacerdote el 28 de agosto de 1993 y de 2000 a 2015 dirigió el monasterio ecuménico de Mar Elian, cerca de la ciudad de Qaryatayn, a unas 62 millas de Palmira. Su misión principal entonces era trabajar por el diálogo con los musulmanes.

Según la Assyrian International News Agency, Mar Elian fue fundada en el siglo V como un monasterio ortodoxo siríaco. En el siglo XVII se convirtió en católica. En tiempos modernos, fue renovado por el P. Dall’Oglio.

Nadia Braendle, una mujer suiza que trabaja con The Friends of Mar Moussa y conoce al arzobispo Mourad desde hace años, en 2015 lo definió como un «gran hombre» que «se negó a convertirse en obispo porque quiere trabajar con el pueblo de Siria. musulmanes y cristianos». Según ella, él es el tipo de persona que necesita Siria.

Guerra civil

Durante la guerra civil siria, la ciudad de Qaryatayn fue conquistada repetidamente por las milicias anti-Assad y bombardeada por el ejército sirio. Mourad, junto con un abogado sunita, actuó como mediador para garantizar que el centro urbano de 35.000 habitantes se librara durante largos períodos de enfrentamientos armados.

Su monasterio acogió a cientos de refugiados, incluidos más de 100 niños menores de 10 años. Mourad y sus amigos cubrieron las necesidades básicas para su supervivencia buscando la ayuda incluso de donantes musulmanes.

El 21 de mayo de 2015, Mourad fue secuestrado en Quaryatayn por hombres armados desconocidos cuando ISIS invadió Palmira. El grupo yihadista destruyó el monasterio de Mar Elian.

Mourad luego describió su vida en cautiverio y dijo que los militantes de ISIS lo retuvieron durante cuatro días encerrado en un automóvil en las montañas antes de trasladarlo.

En una entrevista con el periódico libanés L’Orient-Le jour, describió cómo lo amenazaron con decapitarlo varias veces si no se convertía al Islam. Fue azotado y sometido a un simulacro de ejecución.

«La primera semana fue la más dura: después de estar retenido durante varios días en un automóvil, me llevaron, el domingo de Pentecostés, a Raqqa [la «capital» siria del Estado Islámico]. Viví esos primeros días en cautiverio dividido entre el miedo, la ira y la vergüenza», dijo.

«Considéralo un retiro espiritual»

Al octavo día, una persona vestida de negro ingresó a su celda. Mientras el sacerdote creía que su final estaba cerca, el hombre entabló una conversación. Mourad preguntó por qué lo habían secuestrado. «Considéralo un retiro espiritual», respondió su carcelero.

«Desde entonces, mi oración, mis días tomaron un sentido», dijo. «Sentí que a través de él, era el Señor quien me enviaba estas palabras. Ese momento fue un gran consuelo para mí. A través de la oración, pude recuperar mi paz. Era mayo, el mes de María. Empezamos a rezar el Rosario, que antes no rezaba mucho. Mi relación con la Virgen fue renovada por ello».

«La oración de Santa Teresa de Ávila: ‘Nada te turbe, nada te espante…’ también me sostuvo. Una noche le inventé una melodía, que empecé a tararear. La oración de Charles de Foucauld me ayudó a abandonarme en las manos del Señor, consciente de que no tenía elección. Porque tenía todas las indicaciones de que, o me convertía al Islam, o sería decapitado».

«Casi todos los días alguien entraba en mi celda y me preguntaba sobre mi fe», continuó. «Viví cada día como si fuera el último. Pero no cedí. Dios me dio dos cosas: silencio y amistad. Sabía que algunas respuestas podían provocarlos, que una sola palabra podía condenarte. Así, me cuestionaron sobre la presencia de vino en el convento. El hombre me interrumpió cuando comencé a responder. Encontró mis palabras insoportables. Yo era un ‘infiel'».

Torturas

«A través de la oración, los Salmos, encontré una sensación de paz que nunca me abandonó. También recordé las palabras de Cristo en el Evangelio de San Mateo: ‘Bendigan a los que los maldicen, oren por los que los persiguen’. Estaba feliz de poder vivir estas palabras. No es poca cosa poder vivir el evangelio, especialmente esos versículos difíciles, que antes eran sólo teóricos. Empecé a sentir compasión por mis captores».

De repente, el día 23, sus captores reaparecieron y lo flagelaron durante 30 minutos. El látigo estaba hecho de un trozo de manguera de jardín y cuerdas.

«Tenía dolor físico, pero en el fondo estaba en paz», dijo. «Tuve un gran consuelo al saber que estaba compartiendo algo del sufrimiento de Cristo. … Perdoné a mi torturador incluso cuando me estaba azotando. … Más tarde recordé el versículo donde el Señor dice que es en nuestra debilidad que se manifiesta su fuerza».

A pesar de lo malo que fue, dijo que experimentó su mayor temor poco tiempo después, cuando un hombre armado con un cuchillo entró en la celda.

«Sentí la hoja del cuchillo en mi cuello y tuve la sensación de que había comenzado mi ejecución», recordó Mourad. «En mi miedo, me encomendé a la misericordia de Dios. Pero solo fue un horrible simulacro».

Pagando la jizya

El 4 de agosto, el Estado Islámico se apoderó de Qaryatayn y secuestró a unos 230 civiles de la ciudad, incluidos 60 cristianos. Unos días después, un jeque saudí entró en la celda del sacerdote: «¿Eres Baba Jacques?» preguntó. «¡Ven! ¡Algunos cristianos de Qaryatayn nos han estado molestando por ti!»

«Pensé que me iban a llevar para ejecutarme. Sentados en una furgoneta, viajamos durante cuatro horas seguidas. Más allá de Palmira tomamos un camino de montaña que conducía a un edificio protegido por una gran puerta de hierro. Cuando se abrió, ¿qué vi? Toda la población de Qaryatayn, asombrada de verme. Fue un momento de sufrimiento indecible para mí; para ellos, un extraordinario momento de alegría».

«Veinte días después, el 1 de septiembre, nos llevaron de regreso a Qaryatayn, libres, pero se nos prohibió salir del pueblo. Se firmó un contrato religioso colectivo: ahora estábamos bajo su protección mediante el pago de una tarifa especial (jizya), que los no musulmanes deben pagar. Incluso podríamos practicar nuestros ritos, siempre que no ofendieran a ningún musulmán».

Fuga milagrosa

Después de casi cinco meses de cautiverio, el padre Mourad logró escapar el 10 de octubre de 2015.

«Me vestí de islamista y huí en una moto con la ayuda de un amigo musulmán» a la localidad de Zeydal, cerca de Homs. Junto con un sacerdote ortodoxo y algunos amigos beduinos y musulmanes, trabajó para lograr la liberación de 200 cristianos que aún estaban en cautiverio.

Dijo que a pesar de varias llamadas cercanas a la muerte, sintió una paz interior.

«Casi todos los días, alguien entraba a mi celda y me preguntaba: ‘¿Quién eres?'», dijo. «Yo le respondía: ‘Soy nazareno, es decir, cristiano’. Pero nunca firmé nada renunciando al cristianismo».

Después de su liberación, Mourad permaneció en monasterios en Italia y en Irak durante algún tiempo. Al regresar a Siria en 2020, ejerció como vicesuperior de la comunidad y ecónomo, así como miembro del Colegio de Consultores de la Arquidiócesis de Homs, la archidiócesis que ahora presidirá.

Después de su liberación, comentó: «Todavía siento por mis captores el mismo sentimiento que tuve por ellos cuando yo era su prisionero: compasión. Este sentimiento viene de mi contemplación de la mirada de Dios sobre ellos, a pesar de su violencia, que es la misma que tiene para cada hombre: una mirada de pura Misericordia, sin ningún deseo de venganza».

Tags:
cristianos perseguidosestado islámicosiria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.