Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 febrero |
San Ricardo Peregrino
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Amar a mi padre y a mi madre a pesar de que no me dieron afecto?

shutterstock_2236296313.jpg

Shutterstock - Krakenimages.com

Orfa Astorga - publicado el 04/01/23

Diálogos de consultorio. La terapeuta familiar Orfa Astorga expone el caso de una persona que no recibió buen trato emocional por parte de sus progenitores. ¿Qué hacer entonces?, se preguntaba

No se pierda esta Misa internacional para aquellos que necesitan sanación. Llevaremos sus intenciones al altar – sin coste. 

Haga click aquí

—No acabo de entender por qué amar a los padres es un mandamiento de Dios, cuando humanamente puede resultar de lo más difícil, y, en ciertos casos, hasta imposible —se expresaba en consultorio un joven señor con severa expresión de tristeza.

—¿Los frecuenta usted? —pregunté con tacto.

—No, pues no nos manifestamos amor, y eso me duele.

—Sin embargo, la suya no deja de ser la historia de una deuda de justicia, que siempre es posible reparar con amor —le contesté con convicción.  

—¡Vaya! Pues eso me lo tendrá que explicar con bolitas y palitos, sobre todo con lo mal que me siento, ahora que he tomado la decisión de alejarme definitivamente.

—Bien, entonces le pregunto: ¿el amor que tiene a sus hijos es lo que realmente lo convierte en el padre de ellos?

—Claro que no, soy su padre porque, ante todo, los he engendrado, y… porque los he engendrado, es que los amo.

—Bien, está usted diciendo que la generación padre-hijo es lo que establece un vínculo inalterable, que da lugar a un amor igualmente inalterable.  

—Sí, así es.  

—¿Qué pensaría entonces de alguien que abandonara a sus hijos, con el solo argumento de que no siente amor por ellos?

—Que está mal, pues, ante todo, es padre, y tiene por eso el deber de velar por ellos con la actitud de amarlos, que su proceder es antinatural.

—Y ¿qué pensaría de unos hijos, que desconocieran a sus padres, argumentando el mismo motivo?

—Que, en ambos ejemplos, padres e hijos, estarían mal.

—Está usted diciendo, que existe una ley natural en la relación entre padres e hijos, de la que emana un deber de justicia, que indudablemente sus padres cumplieron, sobre todo, en su etapa más vulnerable, es decir, cuando en su infancia, lo vistieron, alimentaron y cuidaron en las enfermedades.

En este cumplimiento se encontraba y se encuentra implícita una forma de amar de sus progenitores, que debe reconocer y, ante todo, agradecer luchando contra sus resentimientos.

—De acuerdo, solo que tales resentimientos se deben a que el alimento afectivo y psicológico, que mucho necesité, no me lo dieron. Y si le estoy entendiendo bien, aun así, debo considerar un deber de justicia para con ellos.

—Así es, un deber de velar por ellos y también de darles el amor que no recibió, sin esperar nada a cambio, pues de lo contrario, las expectativas frustradas volverían a abrir un nuevo ciclo de dolor.

—Lo de velar por ellos, de hecho, lo hago a distancia, pero lo de pagar una deuda de amor a cambio de nada, no logro entenderlo.

El amor familiar rebasa lo que alguien merecería

—Pasa que, en el amor familiar, la caridad siempre rebasa a la simple justicia, pues es una forma de amar en la que no existe medida para dar y acoger, para comprender y para perdonar. Lo puede ver con toda claridad en la vivencia de su propio amor por sus hijos.

—Sí… eso es verdad. 

—Es por eso que Dios nos pide amar a nuestros padres, dejando todos los errores del pasado, tanto de ellos, como de usted, en manos de su misericordia. Igualmente, que pongamos el futuro de nuestra relación padre e hijos, en su Providencia divina.

Solo así abriremos la puerta al perdón y la reconciliación, y solo así cumpliremos con su mandamiento de amarlos.

Mi consultante se retiró con mucha paz, decidido a retomar la relación con sus padres junto con su esposa e hijos.  

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a: consultorio@aleteia.org

Tags:
educaciónfamiliahijospadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.