Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

¿Regalos de Navidad? No siempre eran como ahora

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
regalos navideños

Jose y yo Estudio | Shutterstock

Lucia Graziano - publicado el 17/12/22

Fue el Siglo de las Luces el que difundió la moda de intercambiar regalos de Navidad entre familiares y amigos. Hasta entonces, los regalos de Navidad existían, pero iban dirigidos a quienes realmente los necesitaban

Increíble pero cierto: hubo un tiempo, no hace mucho, en el que recibir un regalo de Navidad de un compañero podría haber sido una ofensa grave. Cuesta creerlo, pero es cierto. La moda de intercambiar regalos entre amigos es relativamente reciente: comienza a extenderse en el siglo XVIII.

Antes de esa fecha, ciertamente existía la costumbre de hacer regalos de Navidad (o en todo caso de hacer regalos en el período de diciembre. En muchas partes de Europa, era San Nicolás quien traía los regalos a principios de mes).

Pero la el intercambio de regalos asumió matices decididamente diferentes a los que conocemos hoy. En la gran mayoría de los casos, las personas con igual poder económico no intercambiaban regalos entre sí. Los regalos de diciembre pretendían ser un acto de generosidad desinteresada, para ser entregados a aquellas personas que tenían menos poder económico.

Originalmente, los regalos de Navidad estaban destinados a aquellos que no tenían suficiente dinero para comprar los suyos.

Naturalmente, los niños tienen cero poder económico, por lo que la costumbre de enviarles pequeños pensamientos el día de San Nicolás (no en vano, el santo patrón de la infancia) está atestiguada desde la Edad Media. En una época en la que los niños nacidos en las familias pobres tenían muy pocas oportunidades de ser mimados por sus padres, les gustaba la idea de dar a los pequeños una atención especial en el día de su fiesta.

Cestas de Navidad

Era bastante raro que San Nicolás llevara juguetes a los niños; significativamente, el regalo más popular era la comida. Cítricos y frutos secos, en las familias más modestas, o galletas de fiesta para los niños más afortunados.


En muchos hogares, la situación se mantuvo así hasta alrededor del siglo XIX. Recién en esa época se empezó a generalizar realmente el deseo de mimar a los hijos con juguetitos (siempre que pudieran permitírselo, claro).

Pero, en realidad, las familias no eran los lugares donde se intercambiaban los regalos de Navidad más importantes. Los verdaderos regalos de Navidad eran los que tenían lugar en el lugar de trabajo. Los empleadores recompensaban a los empleados con «cestas de empresa» muy generosas. De hecho, a menudo eran suficientes para alimentar a toda una familia durante semanas, reemplazando así a nuestra moderna paga extra de Navidad.

Los comerciantes nunca perdieron la oportunidad de agradecer a sus clientes más confiables con generosos obsequios de fin de año. Pero eran sobre todo los mendigos los que se beneficiaban de ese clima de contagiosa generosidad que (¡ya entonces!) se respiraba en Navidad.

Las homilías de los sacerdotes tocaron el corazón, recordando que incluso María y José habían visto cómo les cerraban la puerta en las narices individuos tan crueles que no querían ayudarlos en momentos de necesidad. Y, horrorizados ante la sola idea de poder repitiendo aquel antiguo pecado, los feligreses consideraban deber de ellos dar limosna según las posibilidades, en los días anteriores a la Navidad.

De hecho, sucedió que en ese período los mendigos iban de casa en casa para pedir caridad, llamando a la puerta como lo habían hecho María y José. Casi nunca se iban con las manos vacías, retribuyéndose con algún regalo inmaterial. Una promesa de oraciones, sobre todo; y luego, el canto de alguna canción navideña para despedir con una sonrisa a sus benefactores.

¿Regalos de Navidad modernos? Un producto de la Ilustración

En resumen: con el debido respeto a quienes los imaginan como un producto del consumismo del siglo XX, los regalos de Navidad sí existieron en el pasado (de hecho, en algunos casos fueron mucho más cuantiosos que los que recibimos hoy).

Lo que no existía (o al menos, decididamente no era rutinario) era el intercambio de regalos entre iguales. Los padres no les daban regalos a sus hijos ahora adultos, y recibir un regalo de un amigo hubiera sido extraño, rayano en ofensivo. (Potencialmente portador de una implicación del tipo «te doy una limosna porque eres visiblemente más pobre que yo»).

Las cosas empezaron a cambiar en el siglo de la igualdad y la fraternidad.

Al parecer, los primeros en efectuar un cambio de rumbo fueron los comerciantes, quienes en casi todas partes, a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, consideraron superfluos aquellos regalos de fin de año que tradicionalmente premiaban a los clientes más fieles. Y comenzaron a exhibir carteles en los que advertían con antelación que ese año no se repartirían regalos de Navidad.


Entre los empleadores, lentamente comenzó a extenderse la conciencia de que los empleados estarían dispuestos a renunciar a su «cesta de regalos» a favor de un aumento de la nómina, decididamente más práctico. Y los subordinados de pronto empezaron a sentir humillante el servilismo con que, hasta ese momento, habían esperado los regalos de fin de año de la empresa. Como si fueran niños pequeños esperando recibir un juguete de su padre.

Regalos a los amigos

Los nacientes sindicatos comenzaban a luchar por contratos con mayores garantías, capaces de proteger a los trabajadores durante todo el año (y no solo en época de vacaciones). Y la creciente difusión de instituciones de caridad dedicadas a apoyar a los más necesitados hizo que incluso se adquiriera la costumbre de ser particularmente generoso con los mendigos en Navidad.

Así, con la desaparición de la costumbre de dar regalos basada en las jerarquías sociales, nació la costumbre moderna de dar objetos a familiares, amigos, colegas, vecinos.

A juzgar por lo que sugieren los anuncios, que ya comenzaban a aparecer en las últimas décadas del siglo XVIII, estaba muy de moda en Holanda regalar a tus amigos sanctjes, cuadritos ricamente decorados con imágenes de San Nicolás u otras figuras sagradas. En Francia, los libros eran el regalo más popular para la creciente porción de la población alfabetizada. En cuanto a Inglaterra, las pequeñas joyas y los alimentos de cierto valor eran los regalos favoritos de las familias adineradas.

Consumismo navideño

Naturalmente, los moralistas de la época no dejaron de criticar esta nueva tendencia. Se podría decir que no estaban del todo equivocados. Las dádivas del pasado habían sido sustituidas por regalos superfluos, intercambiados por convención social.

Precisamente, desde principios del siglo XIX, a intervalos regulares, se levantan críticas al excesivo consumismo de la Navidad. A finales de ese siglo, en 1897, George Bernard Shaw pudo decir con desilusión que «¡la Navidad se ha convertido en nada más que una fiesta comercial!». ¡Parece una de esas frases que podríamos pronunciar hoy!

Y es difícil no advertir un fondo de verdad detrás de estas palabras, sobre todo si se conocen los supuestos de partida. Es decir, si se reflexiona sobre esa antigua costumbre de dar regalos sobre todo a quienes los necesitan, a imitación de la generosidad con la que pastores de Belén donaron parte de lo poco que tenían a una familia en dificultad.


En una época en la que está de moda redescubrir tradiciones ancestrales, quizás podría ser el caso volver a poner de moda ésta también. Por supuesto, no hay nada de malo en celebrar la Navidad intercambiando regalos con los seres queridos. Pero ¿hemos pensado alguna vez en dar un regalo a alguien que realmente lo necesita, aunque sea un extraño?

Si la respuesta es «no», todavía tenemos unos días para pensarlo. No perdamos la oportunidad de revivir la Navidad de antes.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
navidadregalotradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.