Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

La paz no se alcanza conquistando, nunca es violenta ni armada

papa Francisco ángelus

AP/Associated Press/East News

Papa Francisco durante el rezo del Angelus

Vatican News - publicado el 01/11/22

A la hora del Ángelus de la fiesta de Todos los Santos, el Papa Francisco habló de las Bienaventuranzas descritas en el Evangelio de Mateo, definiéndolas el carné de identidad de los santos.

Papa Francisco explicó que los constructores de la paz son los que se esfuerzan con dedicación y paciencia por la concordia y la armonía. La paz nunca es violenta ni armada, dijo, no se la consigue conquistando o venciendo a nadie, sino que germina en el corazón a través de las obras de justicia y misericordia.

Los santos no son personas que en su vida fueron perfectas, siempre lineales, precisas o «almidonadas», tal como nos lo revela el Evangelio, dijo el Papa a la hora del Ángelus del Día de Todos los Santos. Y explicó que las páginas que Mateo dedica a las Bienaventuranzas – que pueden considerarse el carné de identidad de los santos – «¡hablan de una vida a contracorriente y revolucionaria!».

El Papa dijo que Jesús «no llama bienaventurados a aquellos que están en paz, sino a aquellos que hacen la paz, los constructores, los que trabajan por la paz». Y añadió que «de hecho, la paz hay que construirla y como toda construcción, requiere compromiso, colaboración, paciencia». Es un concepto de paz diferente al que solemos pensar: querer «estar en paz, que te dejen en paz, no tener problemas sino tranquilidad».

“A nosotros nos gustaría que la paz lloviera de lo alto, y en cambio, la Biblia habla de la ‘semilla de paz’ (Zc 8,12), porque germina del terreno de la vida, de la semilla de nuestro corazón; crece en silencio, día tras días, a través de obras de justicia y de misericordia. Como nos muestran los testimonios luminosos que festejamos hoy»

Desarmar el corazón para hacer crecer la semilla de la paz

Y si «se nos hace creer que la paz viene por la fuerza y el poder – prosiguió el Papa – para Jesús es lo contrario», de hecho «su vida y la de los santos» nos muestran «que la semilla de la paz, para crecer y dar fruto, debe morir primero».

«La paz no se alcanza conquistando o derrotando a alguien, nunca es violenta, nunca es armada»

En su diálogo ideal con los presentes en la Plaza de San Pedro el Obispo de Roma preguntó:

«¿Cómo convertirse, entonces, en alguien que trabaja por la paz?»

Hacer espacio para Jesús

«Ante todo – dijo – es necesario desarmar el corazón. Sí, porque estamos todos equipados con pensamientos agresivos y palabras cortantes y pensamos en defendernos con el alambre de espino de la queja y con los muros de cemento de la indiferencia. La semilla de la paz pide que se desmilitarice el campo del corazón».

«¿Cómo? Abriéndose a Jesús, que es ‘nuestra paz’ (Ef 2, 14); estando frente a su Cruz, que es la cátedra de la paz; recibiendo de Él, en la Confesión, ‘el perdón y la paz’. De aquí se empieza, porque ser operadores de paz, ser santos, no es una capacidad nuestra, es un don suyo, es una gracia»

¿Somos constructores de paz?

«Hermanos y hermanas – añadió el Papa – mirémonos dentro y preguntémonos: ¿Somos constructores de paz? ¿Allí donde vivimos, estudiamos y trabajamos, llevamos tensión, palabras que hieren, chácharas que envenenan, polémicas? O ¿abrimos la vía de la paz: perdonamos a quien nos ha ofendido, nos ocupamos de los que se encuentran en los márgenes, reparamos alguna injusticia ayudando a quien menos tiene?»

«Esto es construir la paz. Perdonar, cuidar a los más pequeños, curar las injusticias»

Jesús nos da la respuesta

Puede surgir una última pregunta dijo el Papa Francisco a los fieles y peregrinos: «¿Conviene vivir así? ¿No es perdedor?».

«Es Jesús quien nos da la respuesta: los que trabajan por la paz ‘serán llamados hijos de Dios’ (Mt 5,9): en el mundo parecen fuera de lugar, porque no ceden a la lógica del poder y del predominio, en el Cielo serán los más cercanos a Dios, los más parecidos a Él»

«Pero, en realidad – concluyó – también aquí, el que prevarica se queda con las manos vacías, mientras el que ama a todos y no hiere a nadie gana: como dice el Salmo, ‘el pacífico tendrá porvenir’ (cf. Sal 37, 37)».

Con la ayuda a la Reina de todos los santos

Antes de rezar a la Madre de Dios el Pontífice formuló votos para que «la Virgen María, Reina de todos los santos, nos ayude a ser constructores de paz en la vida de cada día».

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.