Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 09 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Estas franciscanas responden en la web a mujeres que buscan a Dios

joven y vocación

fizkes - Shutterstock

Matilde Latorre - publicado el 20/10/22

Las hermanas de la tercera orden regular de Mallorca crean un foro en Internet para ayudar a jóvenes que se plantean consagrar su vida.

Muchas mujeres, especialmente jóvenes, buscan en Google el camino para consagrar su vida a Dios. La comunidad de las hermanas franciscanas de la tercera orden regular (TOR) de Mallorca lo sabe muy bien y está haciendo de Internet un lugar de acogida y respuesta a las inquietudes de mujeres en búsqueda de Dios.

monasterio-3.jpg

Foro vocacional

De este modo, estas religiosas del Monasterio de la Purísima Concepción de Palma han creado un «Foro vocacional» para responder a preguntas de todo tipo.

Mónica Rodríguez, que firma como Moni, por ejemplo, escribe en el foro: «Queridas hermanas, ¡mi deseo más grande es ser franciscana! Ser una fiel hermana franciscana, seguir a nuestro amadísimo Jesús: ¿cuáles son los requisitos en vuestro monasterio para conseguirlo?».

El foro de las franciscanas responde que entrar en un monasterio no es algo que se decide «del día a la mañana, conlleva todo un camino de discernimiento, de cultivar la semilla que Dios ha plantado en el corazón, que al principio apenas es percibida y que necesita poco a poco ir descubriéndose, clarificándose a través de múltiples medios, pero sobre todo por la escucha de la Palabra de Dios, la oración, el silencio y la frecuencia de los sacramentos».

Una vez que la persona da el paso y entra en el monasterio, aclaran las franciscanas en el foro, «inicia un camino con unas etapas de formación: postulantado, noviciado, profesión temporal. Todo ello encaminado a la consagración total a Dios».

monasterio-4.jpg

La primera necesidad: nuevas vocaciones

En conversación telefónica con Aleteia.org, la abadesa de este monasterio de franciscanas, la madre María Paulina González González, nos explica que la primera necesidad y preocupación de la comunidad es la promoción de nuevas vocaciones.

La comunidad se conforma hoy por una novicia y nueve religiosas franciscanas.

En este contexto, su primer objetivo, nos confiesa la superiora, consiste en compartir con otras mujeres lo más importante para su corazón: «no se entiende que nuestra vida tenga más razón de ser y existir que no sea el amor y la fascinación de Alguien  que ha arrebatado nuestro corazón, que ha eclipsado nuestros ojos más que todo lo bello que pueda ofrecer el mundo».

Premisas para entrar en un monasterio

Por este motivo, en la misma web, las franciscanas aclaran cuáles son las premisas para entrar en un monasterio. Las presentamos aquí entre comillas tal y como ellas las describen:

  • Primero debes haber sentido la llamada del Señor.
  • Haberte encontrado con la persona de Jesús, haber conocido a Jesús, mejor haberte enamorado de Él, de un Jesús vivo.
  • Debes frecuentar la Iglesia y vivir como cristiana, es decir, escuchando la Palabra de Dios, dedicando un tiempo diario a la oración, frecuentando los sacramentos de la eucaristía y la penitencia.
  • Ahí podrás encontrar la luz para orientar tu vida hacia los valores que jamás caducan y descubrir en ellos la paz y la felicidad que el mundo no te puede dar y así clarificar tu vocación.
  • Sentir que Dios te pide algo más o te impulsa algo más, a entregarle toda la vida como ofrenda a Él.
  • O sentir que Dios te ama y te quiere para Él.
  • Tener las aptitudes necesarias para ser monja, es decir, para poder llevar una vida de fraternidad, en común con las demás hermanas. En nuestro caso, al ser una comunidad de vida contemplativa franciscana, que puedas vivir nuestro estilo de vida en soledad, silencio, alegría fraterna, oración, entrega, pobreza y alabanza a Dios.

Una casa de oración

monasterio-2.jpg

La madre María Paulina explica que su «monasterio es casa de oración donde se transmite el mensaje evangélico a través de la propia experiencia de Dios. Además, desde nuestro carisma de obras de misericordia, fomentamos el espíritu de fraternidad, hospitalidad y acogida a todas las personas que se acerquen a nuestro monasterio para comunicarles la alegría, la paz y el amor».

Quien esté interesado en entrar en contacto con estas franciscanas, puede hacerlo a través de este enlace:

http://www.franciscanastormallorca.org/contactar.html

O llamar al celular: +34 617 244 040

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con laFundación DeClausura, a comunicar la vida y espiritualidad de los monasterios y conventos contemplativos.
Tags:
clausuraDeClausuraespañareligiosasvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.