Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 07 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Cursos de meditación y autoconocimiento: el señuelo de las sectas gnósticas

meditación

Dean Drobot - Shutterstock

Luis Santamaría - publicado el 05/09/22

Con el inicio del curso escolar, los grupos gnósticos organizan conferencias y cursos para atraer a nuevos adeptos

En todo el mundo hispanohablante es habitual encontrar publicidad de cursos gratuitos de meditación y autoconocimiento. El procedimiento es sencillo: dos o tres conferencias públicas tras las que se ofrece a los interesados continuar con clases semanales. 

Pero hay épocas de especial intensidad en esta convocatoria, como sucede en estos primeros días de septiembre en España, cuando el ambiente general es de vuelta a las actividades cotidianas tras las vacaciones estivales y, por tanto, de regreso al curso escolar: la «vuelta al cole».

En varias ciudades españolas se han podido ver, desde los últimos días de agosto, carteles que invitan a estos cursos de meditación y autoconocimiento. La entidad convocante es el Instituto Gnóstico de Antropología Samael y Litelantes (IGA o IGASL).

Así se presentan

El IGA está legalizado como asociación en España y en otros muchos países, y se presenta como «una institución formada por hombres y mujeres cuyo interés común es el estudio y práctica del conocimiento superior o Gnosis». Efectivamente, la palabra griega «gnosis» significa conocimiento.

«La Gnosis busca el despertar integral de la conciencia de todo hombre o mujer que anhele alcanzar su liberación interior, su propia auto-realización», explican en su publicidad. Y añaden que «Una conciencia despierta es un maravilloso instrumento que, más allá de la razón y el intelecto, nos permite el auto-conocimiento y el ingreso al ignorado universo interior de sí mismos».

Por ello, «este instituto gnóstico difunde la enseñanza impartiendo cursos y conferencias en los diferentes centros de estudios del territorio español». En concreto, tienen 57 sedes, de manera que cubren gran parte del territorio nacional.

Con este fin se inscribieron en el año 2001 en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior, y hasta cuentan con su propia marca comercial y logotipo, debidamente registrados en la Oficina Española de Patentes y Marcas. También tienen su propia editorial: Ediciones Gnósticas, con domicilio en Barcelona.

Lo que hay detrás

Se trata de uno de los muchos grupos que nacieron del movimiento iniciado por el colombiano Víctor Manuel Gómez Rodríguez (1917-1977), que se hacía llamar Samael Aun Weor, y se convirtió en uno de los principales personajes del esoterismo contemporáneo. Sus seguidores lo llaman «Venerable Maestro», «avatara de la Era de Acuario» y hasta «Nuestro Señor el Cristo».

Lo que hizo fue, básicamente, una mezcla de las más diversas religiones, doctrinas y filosofías sobre la base del pensamiento teosófico. Sus adeptos piensan que los muchos libros y conferencias de Samael constituyen «el Quinto Evangelio» para la humanidad. 

Y los grupos gnósticos actuales, herederos de su doctrina, están organizados en varios niveles, como sectas iniciáticas que son: desde lo más exterior – lo que llaman «antecámara», y que son las conferencias y cursos dirigidos al público –; hasta sucesivas «cámaras» que constituyen lo más esotérico y «selecto», sólo para los que se vayan interesando y comprometiendo más.

El Instituto Gnóstico de Antropología

Cuando Samael Aun Weor murió en 1977, el movimiento que había creado se fragmentó en diversas corrientes, ya que diversos familiares y discípulos aseguraban ser los designados para sucederlo en el «patriarcado» de la gnosis. Una de las escisiones más importantes fue encabezada por su viuda, Arnolda Garro (la «venerable maestra Litelantes»): el Instituto Gnóstico de Antropología.

Al morir la viuda del fundador en 1998, asumió el cargo directivo su hijo, Osiris Gómez Garro, y tras morir éste, lo sucedió su viuda, María Inmaculada Ugartemendía. Con el tiempo, el grupo pasó a denominarse Instituto Gnóstico de Antropología Samael y Litelantes, erigiéndose así en los genuinos herederos espirituales del fundador y su esposa.

Se trata, por lo tanto, de una línea familiar, frente a otras que han capitaneado discípulos de Samael, como el Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, el Centro de Estudios del Autoconocimiento o la Asociación Gnóstica de Estudios de Antropología y Ciencias A.C. Samael Aun Weor; y muchos otros que llenan la geografía española e iberoamericana.

Historias de miedo y manipulación

Los ex adeptos de los grupos gnósticos han revelado un escenario de manipulación y abuso psicológico en pequeños grupos; que hacen creer a sus integrantes que son los elegidos, los únicos que conocen los secretos del universo y del ser humano; y que sólo dentro de la secta podrán salvarse del cataclismo que se acerca.

Habitualmente, las historias de estas víctimas directas de las sectas gnósticas permanecen en el silencio; bien porque no quieren –ni pueden– dar su testimonio, tras el durísimo trauma que ha supuesto la pertenencia al grupo y su salida; o bien porque no encuentran espacio en una información mediática que busca lo morboso y espectacular.

El asesinato de un bebé

Sin embargo, sí hubo una vez en la que el IGA protagonizó las noticias de sucesos en España. En 2015, en el marco de su XXII Congreso Gnóstico Internacional, que se celebró en Santiago de Compostela y que reunió a 600 personas de 26 países, murió un bebé de 6 meses, hija de un matrimonio perteneciente a la secta.

El 31 de agosto, el padre encontró a su hija muerta sobre la cama de la habitación del hotel donde se celebraba el evento, cubierta con una toalla blanca y con dos piedras encima y, según sus propias declaraciones, practicó «un ritual que hizo Jesús, […] y le pedí a Dios, le pedí a Cristo, que trajera a la niña de vuelta».

Las investigaciones posteriores mostraron que la causa de la muerte fue una «asfixia mecánica de etiología médico-legal homicida»; y las sospechas se dirigieron a la madre. El abogado argentino Héctor Walter Navarro, perito en varios casos relacionados con el fenómeno sectario, se dirigió al Juzgado señalando que no había sido un acto individual y demencial, sino «la ejecución de prácticas enseñadas por la secta».

Riesgos… y complicidades

En 2016 se juzgó a la madre, que admitió el crimen, mostró su arrepentimiento y afirmó haber oído voces que le «hablaban de forma telepática»; llegando así a la convicción de que «tenía que matar a mi hija para salvar el universo». Porque tras su muerte «vendría una nave espacial para llevársela a Sirius, que es el planeta donde viven los cristos, que son seres que dieron su vida para salvar al mundo».

Fue el efecto letal en una persona concreta de un grupo que daña a sus seguidores y los adoctrina en creencias esotéricas irracionales. No es el único caso de perturbaciones causadas o potenciadas por las sectas gnósticas herederas de Samael Aun Weor, que se han repetido en España y en otros países, dando lugar a agresiones, violaciones y asesinatos. 

Por eso no se entiende que, a pesar de su carácter legal como asociaciones, haya administraciones públicas – como pasa estos días con el Ayuntamiento de Benidorm (Alicante) – que apoyen expresamente sus actividades de captación. Una inaceptable complicidad institucional que da un aura de legitimidad a las sectas y deja desprotegidos a los ciudadanos.

Para más información

– Roberto A. Federigo, “¿Qué es la gnosis? ¿Puede haber cristianos gnósticos?”, Aleteia, 17/06/13.

– Luis Santamaría, “¿Quién es el Príncipe Gurdjieff que anuncia el fin del mundo inminente?”, Aleteia, 21/06/17.

Tags:
españagnosissectas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.