Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 01 octubre |
Santa Teresa de Lisieux
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

5 historias increíbles de perros que han salvado vidas y almas a lo largo de la historia

WEB3-DOGS-RELIGIOUS-Wiki-Shutterstock.png

Nikanos | CC SA 1.0, via Wikimedia Commons | Shutterstock

Cerith Gardiner - publicado el 07/08/22

Existe incluso un perro "santo" (aunque la Iglesia nunca lo ha canonizado). Descubre historias y leyendas católicas sobre perros

Hay una muy buena razón por la que los perros son llamados «el mejor amigo del hombre». No solo brindan comodidad, entretenimiento y una excelente razón para hacer ejercicio, sino que también son increíblemente fieles.

Entonces, en honor a nuestros amigos de cuatro patas, queríamos compartir algunas hermosas historias de cómo los perros realmente se han ganado su apodo de «mejor amigo del hombre» a lo largo de la historia.

Los Domini canes

Si observas la iconografía de Santo Domingo, a menudo lo verás acompañado de un perro. De hecho, cuando su madre, la beata Juana de Aza, estaba embarazada, tuvo un sueño en el que un perro tenía una antorcha en la boca y corría por el mundo prendiéndole fuego.

Acudió a un predicador para hablar sobre el significado de este sueño inusual y él le dijo que significaba que daría a luz a un gran predicador «que incendiaría el mundo con el fuego de su palabra», según la CNA.

De hecho, el nombre de la Orden Dominica en sí mismo hace un juego de palabras sobre la importancia de este sueño, con Domini canes en latín para «perros del Señor».

Curiosamente, a veces se cree que el perro que apareció en el sueño de la beata Jane es un galgo, un perro rebosante de energía que puede correr esparciendo la Palabra de Dios a gran velocidad. Esto coincidiría con el trabajo de Santo Domingo, de quien se dice que convirtió a más de 100.000 personas a lo largo de sus misiones.

El perro que salvó a san Roque

El San Roque del siglo XIV es en realidad el santo patrón de los perros. Cuando el francés contrajo la peste, se fue a un bosque a morir. Sin embargo, fue salvado por un perro que no solo lamió sus heridas para ayudarlo a sanar, sino que también le llevó comida de la mesa de su amo, el conde Gotardo Palastreslli.

Un día, el noble siguió a su perro al bosque y descubrió al débil San Roque. Lo llevó de regreso a su casa y lo ayudó a recuperar fuerzas. Lamentablemente, no mucho después de que san Roque regresara a su Montpelier natal, fue arrestado acusado de ser espía y encarcelado, y murió cinco años después de mucho sufrimiento.

Los perros compasivos de Lázaro

Sin duda recordarás la parábola del hombre rico y Lázaro. Jesús habla del desdichado Lázaro, que yace en las calles mientras los perros le lamen las llagas. Este acto está abierto a la interpretación. Algunas personas piensan que la situación de Lázaro era tan terrible que el comportamiento de los perros puede verse como un insulto final para él.

Sin embargo, otras personas interpretan la historia en el sentido de que los perros se apiadaron de Lázaro y trataron de curar sus heridas lamiéndolas. La compasión de los perros fue aún mayor que la del prójimo de Lázaro, enfatizando el significado detrás de la parábola.

El socorrista de la montaña, San Bernardo

Sin duda habrás visto fotos del enorme y peludo perro San Bernardo que lleva un mini barril de alcohol alrededor del cuello. Bueno, es posible que no sepas que fue gracias a los monjes de los Alpes que esta raza de perro se convirtió en un salvador de la montaña.

Hay un paso cubierto de nieve entre Italia y Suiza que era tan peligroso que un archidiácono, San Bernardo, construyó allí una canonjía y un hospicio en 1050 para recibir a los que buscaban refugio. En 1660, los monjes que vivían allí, aislados del mundo durante largos períodos de tiempo, trajeron algunos perros para que hicieran de acompañantes y guardianes.

Estos inteligentes perros tipo mastín pudieron detectar si una avalancha estaba a punto de ocurrir. Guiaban a los monjes cada vez que salían de viaje. Un siglo después también acompañaron a los viajeros, principalmente peregrinos en su camino a Roma, a través del paso. Rápidamente se percibió que estos perros tenían un fuerte sentido del olfato que podía localizar a las personas enterradas bajo la nieve.

Se enviaban grupos de perros para encontrar personas. Una vez localizada alguna, el perro volvía a la canonjía y alertaba a los monjes, mientras que los otros desenterraban a la persona y luego se acurrucaban con ella para ofrecerle el calor que tanto necesitaba.

En 1880, a estos perros se les dio un nombre de raza oficial, el San Bernardo, en honor al monje original que ofreció valientemente cuidado a los viajeros hace tantos siglos. A lo largo de los años, se cree que los perros han rescatado a más de 2.000 personas.

El paso también lleva el nombre del monje, el Paso del Gran San Bernardo, y uno más pequeño se conoce como el Paso del Pequeño San Bernardo.

Un perro «santo» llamado Guinefort

Es increíble pensar que en realidad hay un perro que es un santo popular. Cuenta la tradición que un galgo francés se quedó al cuidado del hijo de un caballero mientras cazaba. Cuando el caballero regresó, no pudo encontrar a su hijo, la guardería estaba hecha un desastre y Guinefort, el perro, estaba cubierto de sangre. El caballero asumió lo peor y mató al perro de inmediato.

Sin embargo, pronto escuchó los llantos de su hijo y vio una víbora muerta cubierta de mordeduras de perro tirada cerca de él. El caballero recogió a su fiel perro y lo puso en un pozo, cubriéndolo con piedras en señal de arrepentimiento. Los lugareños llegaron a venerar al perro mártir, con la esperanza de que curara sus males.

Aunque Guinefort nunca fue reconocido oficialmente como santo en la Iglesia Católica, por supuesto, su historia es encantadora y atrae a los amantes de los perros, cristianos o no.

Tags:
animaleshistorialeyenda
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.