Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 agosto |
San Maximiliano Kolbe
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿Salvó Pio XII un millón de vidas judías? Los historiadores están divididos

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
PIUS XII

Public domain

Pío XII

Russell Shaw - publicado el 19/07/22

Investigaciones recientes sobre el liderazgo del Papa Pío XII durante el Holocausto judío han llegado a conclusiones opuestas

Dos nuevos estudios históricos sustanciales de la respuesta del Papa Pío XII al Holocausto judío llegan a conclusiones totalmente opuestas. No es sorprendente que sea la crítica negativa hacía Pio XII en lugar de la defensa documentada lo que está llamando la atención, incluidas en fanfarronas entrevistas del New York Times y Associated Press.

El historiador de la Universidad Brown, David Kertzer, en The Pope at War (Random House) sostiene que la preocupación por la Iglesia en los territorios ocupados por los alemanes llevó al Papa a seguir lo que AP llama “un curso de cautela paralizante” sobre Hitler.

La evaluación negativa de Kertzer sobre Pío no sorprenderá a los lectores de su volumen ganador del Premio Pulitzer de 2014 El Papa y Mussolini, con su abierto disgusto por el cardenal Pacelli, secretario de Estado y sucesor de Pío XI, Pío XII.

Cauteloso, sin duda, el Papa fue, pero difícilmente inactivo. El historiador alemán Michael Hesemann en The Pope and the Holocaust (Ignatius Press) concluye que, si bien Pío XII no pudo haber evitado el Holocausto, sin sus esfuerzos, el número de judíos asesinados habría sido mucho mayor, un juicio evidentemente compartido por muchos prominentes judíos.

Ayudar a complots para derrocar a Hitler

Que el Papa Pío era demasiado tímido para correr riesgos se desmiente por el hecho de que a principios de la guerra sirvió como canal de comunicación entre los oficiales militares alemanes que conspiraban para derrocar a Hitler y el gobierno británico. Y el fracaso del complot no fue en modo alguno culpa del Papa. Hesemann cuenta esta historia con detalles fascinantes.

Es cierto, por supuesto que, a excepción de un pasaje en su mensaje de Navidad de 1942 (que de hecho enfureció a Hitler), Pío XII no protestó públicamente por las políticas raciales asesinas de Hitler. Sin embargo, había una buena razón para ello.

Protestas en Holanda

En julio de 1942, con la deportación de los judíos holandeses a Auschwitz en marcha, el jefe nazi en los Países Bajos acordó perdonar a los judíos conversos al cristianismo si los obispos católicos y los líderes de la Iglesia reformada guardaban silencio sobre una protesta conjunta que le habían enviado.

Los líderes reformados estuvieron de acuerdo, pero el arzobispo de Utrecht hizo leer la protesta en misas en toda su diócesis. Cinco días después, el jefe nazi ordenó arrestar y enviar a Auschwitz a todos los católicos de origen judío. Eso incluyó a la hermana carmelita Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), quien fue canonizada en 1998.

Pío XII se tomó muy en serio la lección del pueblo holandés. Más importante que las palabras, por las que otros habrían sufrido, puso a los diplomáticos del Vaticano a trabajar para proteger a los judíos en toda Europa.

En algunos casos consiguiendo visados para que escaparan a países seguros, y en otros logrando el aplazamiento o la cancelación de órdenes para su incautación y deportación. Estos esfuerzos también están cubiertos en detalle por Hesemann.

Ocupación alemana de Roma

Ambos historiadores se centran en los acontecimientos de octubre de 1943, cuando los ocupantes alemanes de Roma comenzaron a acorralar a los judíos locales con el mismo propósito letal.

Kertzer le da mucha importancia al hecho de que el Vaticano se concentró en asegurar la liberación de los cristianos conversos entre los 1.259 capturados en la primera redada. ¿Pero por qué no? Esos eran los que los alemanes habían expresado su voluntad de liberar.

Mientras tanto, por orden del Papa, los conventos de Roma, las casas religiosas y el mismo Vaticano, junto con la residencia papal en Castel Gandolfo, albergaron a cientos de judíos. Hesemann sitúa el número salvado de esta manera en más de 6.000.

Pero aun así, ¿por qué el Papa no habló públicamente contra Hitler? Kertzer le echa la culpa al miedo. Hesemann dice que Pío XII creía que “hablar es plata, pero ayudar es oro, y que el axioma más importante siempre debe ser salvar vidas humanas”.

Seis millones de judíos murieron en el Holocausto. Hesemann calcula que sin los esfuerzos de Pío XII, habrían sido más: Siete millones.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
historiaholocaustojudaismopio xii
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.