Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 06 julio |
Santa María Goretti
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Los 9 modos de orar con el cuerpo, según santo Domingo

Imagen de santo Domingo de Guzmán

Public Domain

Santo Domingo de Guzmán por el Beato Angélico

Matilde Latorre - publicado el 23/06/22

¿Te distraes en la oración? El fundador de los dominicos encontró el secreto para ti: rezar involucrando todo el ser, cuerpo y alma

¿Te distraes con frecuencia en la oración? No eres el único. Uno de los grandes maestros de oración de la historia del cristianismo, santo Domingo de Guzmán (1170-1221), encontró la solución para sumergirse en la contemplación de Dios.

Para el fundador de la Orden de los Predicadores (los dominicos), la oración no era un ejercicio mental: era un diálogo con Dios en el que participaba toda su persona: su cuerpo y su alma.

Quienes le conocieron, compartieron su fuerte impresión al verle rezar, hasta el punto de que un autor desconocido, posiblemente un dominico, escribió un pequeño libro, auténtico manual, para describir “Los modos de orar de Santo Domingo” (c. 1260-1288).

El manuscrito, embellecido por maravillosas ilustraciones en color, que se conserva en la Biblioteca Vaticana (Codex Rossianus, 3), sigue siendo hoy una auténtica guía para la oración de cualquier persona. 

En él se ofrecen, precisamente, los nueve modos de oración de santo Domingo que aquí presentamos:

1La inclinación

Pray01.jpg
Ilustración del «Modo primero» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

En su primer modo de oración, santo Domingo se inclinaba ante la imagen de Cristo o el altar, como si Cristo, en él representado, estuviera allí real y personalmente, y no solo de manera simbólica (Cf. “Los modos de orar de Santo Domingo – Modo primero”).

Propuesta: haz una profunda reverencia ante un crucifijo, una cruz o un tu rincón de oración, haciendo la Señal de la Cruz

2La postración

Pray02.jpg
Ilustración del «Modo segundo» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

En su segundo modo de oración, Domingo se postraba totalmente por tierra, apoyado sobre la cara, se compungía en su corazón y repetía en voz alta las palabras del Evangelio: “Dios, sé propicio a mí, pecador” (Lucas 18, 13)  (Cf. ”Los modos de orar de Sato Domingo – Modo segundo”).

Propuesta: póstrate (ponte boca abajo) ante el crucifijo, diciendo «Señor, ten piedad; Cristo, ten piedad», mientras te inclinas. Permanece así, en silencio, durante un momento de recogimiento.

3La disciplina

Pray03.jpg
Ilustración del «Modo tercero» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

A continuación, santo Domingo se levantaba del suelo y se infligía penitencia mientras decía: “Tu disciplina me corrigió hasta el fin” (Sal 18, 36).  (Cf.”Los modos de orar de Santo Domingo – Modo tercero”).

Propuesta: Golpea tu pecho a la altura de tu corazón. Con el puño derecho tócate el corazón diciendo «Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa», o recita todo el “Yo confieso”.

4La genuflexión

Pray04.jpg
Ilustración del «Modo cuarto» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Después, con la mirada fija ante el crucifijo, santo Domingo lo miraba con suma atención, doblando las rodillas una y otra vez y hasta cien veces (Cf. “Los modos de orar de Santo Domingo – Modo cuarto”). 

Propuesta: Arrodíllate durante unos segundos y permanece un rato con los ojos fijos ante la imagen de Cristo. Repite la operación varias veces.

5De pie

Pray05.jpg
Ilustración del «Modo quinto» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Domingo se colocaba de pie ante el altar, con todo el cuerpo erguido sobre sus pies, sin apoyarse o arrimarse a nada, y en ocasiones con las manos extendidas ante el pecho, como si fuera un libro abierto. Se mantenía así derecho con toda reverencia y devoción, cual si estuviera leyendo delante de Dios (Cf.”Los modos de orar de Santo Domingo – Modo quinto”). 

Propuesta: junta las manos con la cabeza ligeramente reclinada, reconociendo la presencia de Dios, y luego abre los brazos para recibir el Espíritu de Dios. Finalmente, extiende tus manos con las palmas hacia arriba para recibir sus dones. Cada movimiento debe durar unos segundos.

6En cruz

Pray06.jpg
Ilustración del «Modo sexto» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Con las manos y los brazos abiertos y extendidos, a semejanza de cruz, Domingo se mantenía en pie (Cf.”Los modos de orar de Santo Domingo – Modo sexto”. 

Propuesta: Extiende tus brazos para formar una cruz, con las manos abiertas, pidiendo al Señor lo que deseas para ti y para los demás.

7Manos elevadas

Pray07.jpg
Ilustración del «Modo séptimo» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Con frecuencia, a Domingo se le encontraba orando literalmente flechado al cielo, cual saeta lanzada por un arco tenso en línea recta a lo alto, con las manos levantadas con fuerza por encima de la cabeza, enlazadas o un poco abiertas como para recibir algo de arriba “Los modos de orar de Santo Domingo – Modo séptimo”).

Propuesta: eleva los brazos hacia el crucifijo o al Cielo, como si quisieras tocarlo o elevarte para implorar ayuda.

8El beso

Pray08.jpg
Ilustración del «Modo octavo» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Cuando leía la Palabra de Dios, reverenciaba el libro, se inclinaba hacia él y a veces lo besaba, sobre todo si era un códice evangélico o si leía las palabras que Cristo pronunció de su misma boca (Cf. “Los modos de orar de Santo Domingo – Modo octavo”). 

Propuesta: Lee un pasaje de la Biblia o el libro de los Evangelios, tócalo con la frente antes de leer un pasaje y bésalo tras haberlo leído. 

9Caminar

Pray09.jpg
Ilustración del «Modo noveno» del libro de «Los modos de orar de Santo Domingo»

Este modo Domingo lo practicaba cuando viajaba de una parte a otra, de manera especial si se encontraba en un lugar solitario. Disfrutaba con sus meditaciones en su contemplación (Cf. “Los modos de orar de Santo Domingo – Modo noveno”).

Propuesta: Haz una peregrinación a una imagen sagrada situada en otro lugar de la casa, en el balcón o en el jardín. Venera (por ejemplo, tocándola con las manos o la frente, besándola, etc.) la imagen y haz la Señal de la Cruz.

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con la Fundación DeClausura, a comunicar la vida, espiritualidad  y productos de los monasterios contemplativos. 
Tags:
DeClausuraoraciónreligiosossantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.