Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 julio |
Santo Tomás Apóstol
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cuando él me propuso ir a vivir juntos y yo le dije que no

pareja en crisis

fizkes - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 22/06/22

Una historia real cedida a consultorio de Aleteia. A veces no es fácil elegir el camino que hace verdadera justicia al amor... porque el matrimonio no es solo un "contrato"

Tras dos años de noviazgo, mi novio salió del país para hacer unos estudios de posgrado con el plan de, al terminarlos, casarnos. Era el amor de mi vida.

Luego en unas cortas vacaciones regresó y me pidió que me fuese al extranjero a vivir con él, sin casarnos; asegurándome que era cuestión de que solo alteráramos el orden de los planes, y que posteriormente, lo haríamos. Que era lo más conveniente, dadas las circunstancias.

Argumentó que, mientras tanto, seriamos una forma dematrimonio, pendiente solo del reconocimiento civil y eclesiástico; que confiara en su «rectitud de intención».

¿Una forma de matrimonio? ¿Rectitud de intención?

El suyo parecía un razonamiento muy lógico, pero el amor no me cegó, pues tenía la certeza moral de que no era lo correcto; así que me abstuve de contestar, y pedí consejería, para al hacerlo, manejarme en la verdad, con los argumentos correctos.

Luego, volvimos a platicar, tratando de superar una crisis de desacuerdo.

Recuerdo muy bien cada palabra de nuestra conversación en la que, superando el desconcierto inicial, fui capaz de responder con un no rotundo a su forma de ver el matrimonio, como si solo de un contrato se tratara, o simplemente un requisito de orden convencional o legal.

Para mi sorpresa y tristeza, mi novio se refería al matrimonio como si este fuese solo una construcción social o religiosa.

Por supuesto que no es así, ya que la verdad es que, el matrimonio está inscrito en nuestra naturaleza, y no es, por tanto, invención de nadie. Tiene su estructura propia y un orden vinculado a la justicia. 

El matrimonio sigue a la persona.

Se trata de una unión en el ser,a través de un compromisoverdaderamente matrimonial; y no consiste en la forma de una ceremonia o un papel firmado, ni mucho menos en el solo vivir bajo un mismo techo, o el unirse para ciertas obras u objetivos de la existencia.

Significa que por el consentimiento de varón y de mujer, el matrimonio une lo que está llamado a unirse; en un proyecto de vida que, por la vocación al amor asegura la continuidad de la sociedad y de la humanidad misma… nada menos.

Por eso la importancia de contraerlo de cara a Dios, según la fe que se profesa y a la sociedad misma.

Es así que yo soñaba a mi novio y a mí, diciendo ¡sí! …al consentir en convertirnos en esposos ante propios y extraños; sin duda, ni temor a contraer un vínculo que nos obligaría en justicia a un amor de por vida…  Un ¡Sí! orgulloso y feliz, unirnos en el ser en un compromiso fiel e indisoluble… Un ¡Sí! a un proyecto de amor matrimonial que habría de prevalecer por encima de toda circunstancia de vida.

Un ¡Sí!  a vivir el uno para el otro

Por todo lo anterior, le explique a mi novio, que, contraer verdadero matrimonio debía ser el culmen de nuestro amor; y no podía pasar a un plano en el que se minusvalorara en aras de una supuesta necesidad práctica. Que, al hacerlo, lo desnaturalizábamos, y lo mismo hacíamos con nuestro ser personal, y, por tanto, con la calidad de nuestro amor.

Y yo no estaba dispuesta. 

No fue el final feliz que esperaba, ya que mi novio no se regresó convencido al extranjero; y después de insistir varias veces en su propósito, al no lograrlo, poco después, dio por terminada la relación.

Fue una triste experiencia por la que entiendo que su amor no era lo suficiente maduro para un consentimiento válido que fundara el matrimonio. Así que seguí soltera y … Dios sabe más.

Yo espero volver a encontrar el amor, y ser feliz, contrayendo verdadero matrimonio, estamos hechos para eso. 

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a consultorio@aleteia.org

Tags:
amor de parejamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.