Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 06 julio |
Santa María Goretti
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

¿Cuánto dinero gastó el Papa en iniciativas para los pobres en 2021? 

web2-amjun0120-pope-francis-ambulance-poor-covid-19-vatican-media-foto_3.jpg

© Vatican Media

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 17/06/22

Publicado el balance de las donaciones del Óbolo de San Pedro 2021. El dinero donado por los fieles del mundo para apoyar la misión del Papa, las actividades de la Santas Sede y para los pobres.

Las tres ambulancias que envió el papa Francisco a Ucrania recientemente (esto se contará en el balance 2022), los ventiladores donados a hospitales con pocos recursos durante la pandemia a causa de Covid-19, la lucha contra la trata de seres humanos y la ayuda a los refugiados en el Mediterráneo, entre otras varias iniciativas de caridad hacen parte de los “gastos” del Papa a favor de los pobres y necesitados.

El Vaticano ha publicado hoy los números detrás del balance 2021 del Óbolo de San Pedro y la palabra clave es “transparencia”. El Papa recibió menos dinero que en años pasados. Igualmente el Óbolo fue a “patrimonio” para que no faltara el dinero para los más necesitados. 

En 2021 los ingresos del Obolo ascendieron a 46,9 millones de euros, mientras que los gastos sostenidos ascendieron a 65,3 millones de euros. 

Así se informó a los fieles de todo el mundo sobre cómo se utilizan los dineros recolectados al servicio de la misión universal del Sucesor de Pedro y de las actividades de la Santa Sede. En 2021, el Óbolo de San Pedro arrojó un déficit de 18,4 millones de euros

En cuanto a los ingresos, 2021 marca una ligera recuperación tras un año de bajas donaciones en 2020 debido a la pandemia (44,1 millones de euros), pero sigue estando lejos de los 69,7 millones de euros que recaudó en 2015

¿Para qué sirve el Óbolo?

El Óbolo de Pedro sirve para “apoyar dos áreas principales de la Misión Universal del Papa: financiar las actividades de servicio realizadas por la Curia Romana (por ejemplo, la formación del clero, la comunicación, la promoción del desarrollo humano, la educación, la justicia, etc.), y contribuir a numerosas obras de caridad que ayudan directamente a los más necesitados”, informa la Santa Sede en un comunicado (16.06.2022).

Ya son tres años consecutivos que la Santa Sede informa sobre los datos del Óbolo y para seguir la línea de la trasparencia se ha publicado el balance 2021 y un breve análisis de cómo se utilizan las donaciones y de qué países provienen. 

13 millones provienen de Estados Unidos, le siguen Italia…

La Santa Sede afirma que el 65,3% de los donativos proceden directamente de las diócesis, seguido del 22% de las fundaciones y el 9% directamente de los fieles (4 millones de euros). Por último, las donaciones de las órdenes religiosas representan el 3,7% de todas las donaciones. 

También sabemos más sobre el origen de las donaciones de las diócesis: provienen principalmente de los Estados Unidos de América (29,3% de todas las donaciones, es decir, 13 millones de euros). A las diócesis americanas les siguen las de Italia (11,3%, 5 millones de euros) y Alemania (5%, 2,3 millones de euros).

El siguiente país que más aporta es Corea del Sur (1,4 millones de euros, 3,2%), seguido de Francia (1,2 millones de euros, 2,7%). España y Brasil representan cada uno el 2% de las donaciones. Le siguen Irlanda, la República Checa y Canadá, con donaciones inferiores a un millón de euros. Sólo estos 10 países representan el 59,7% de los ingresos del Óbolo. 

La caridad del Papa llega a las periferias

Para hacer frente a los gastos -65,3 millones de euros en 2021- se tomaron 18,4 millones de euros del patrimonio existente del Óbolo de San Pedro. 55,5 millones de euros se destinaron a «ayudar a la misión apostólica» y 9,8 millones a proyectos de asistencia directa. 

La Santa Sede además indicó que “las actividades promovidas” pueden dividirse en tres áreas: a) proyectos sociales; b) apoyo a la presencia evangelizadora de las iglesias necesitadas; c) expansión y preservación de la presencia evangelizadora con nuevas iglesias”.

Un monasterio en Ecuador, dormitorios en Sudán del Sur…

Con 9,8 millones de euros, el 40% de los proyectos financiados eran africanos, el 22% americanos, el 24% asiáticos y el 12% europeos. 

Casi la mitad de los proyectos eran sociales -por ejemplo, la construcción de infraestructuras educativas o una iniciativa contra la explotación sexual-; un tercio se dedicaba a financiar la presencia de «iglesias necesitadas» -por ejemplo, la construcción de dormitorios en Indonesia y Sudán del Sur-; y una quinta parte a la preservación y ampliación de la presencia eclesiástica -la renovación de un monasterio en Ecuador o la construcción de una catedral en Portugal-. 

Los 55,5 millones de euros contribuyen al 23% del gasto total de la Santa Sede en 2021 (237 millones de euros). La suma se reparte a partes iguales entre sus distintas misiones: apoyo a las Iglesias locales, financiación de la comunicación y el culto, mantenimiento de las nunciaturas y del patrimonio histórico, etc. Por ejemplo, reestructurar un templo. 

Los escándalos financieros 

Los cardenales del cónclave de 2013 exigieron al 266º Sucesor de Pedro poner en orden la “bolsa” común de la Iglesia para atender la necesidad de los pobres y garantizar “transparencia” en cada dinero en entrada y salida. 

Todo ello, para acabar con la funesta sombra de escándalo sobre las finanzas del Vaticano tras los famosos casos de Vatileaks 1 y 2 con infiltración a la prensa de documentos reservados del escritorio del Papa, y el último escándalo el juicio, el primero en siglos, que tiene como protagonista a un cardenal de la Iglesia, ex mano derecha de Francisco. 

Es el caso del cardenal sin derechos – por decisión del Papa – Angelo Becciu, 73 años, que enfrenta un juicio, junto a otras nueve personas, acusado de varios delitos relacionado con el escándalo inmobiliario por la compraventa de una edificio de lujo en el centro de Londres.

La Secretaría de Estado invirtió más de 350 millones de euros en el inmueble, sin que se conozca al monto total de las pérdidas. 

En este contexto, la publicación del balance del Óbolo hace parte de una operación de transparencia empujada por el Papa, mientras el asunto del edificio de Londres está siendo examinado por la justicia vaticana.

Sin embargo, los actuales responsables financieros de la Santa Sede han asegurado recientemente que las pérdidas atribuidas a este asunto han sido compensadas para que las donaciones sirvan a la misión del pontífice.

El dinero de la caridad del Papa pasa por el control del canal “financiero” del Vaticano 

El asunto del edificio de Londres parece haber tenido el mérito de revelar la gran opacidad que rodeaba la gestión del Óbolo, que fue transferido por el Papa Francisco a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) en diciembre de 2020. 

El Papa publicó el 19 de marzo de 2022, la nueva Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, en la cual la Secretaría para la Economía tiene ahora un derecho de control sobre el Óbolo de San Pedro, cuya gestión financiera ha sido confiada al Instituto para las Obras de Religión, ahora el único banco del Vaticano.

De esta forma, el control de las donaciones pasará por los canales de control financiero – aplicados en la reforma – de las entidades económicas del Vaticano, evitando que hayan fondos negros y a discreción de cardenales o funcionarios vaticanos y garantizando un mayor control y distribución de las donaciones.

Y así dar cuenta a los fieles de todo lo relativo al Óbolo, comenzando por los ingresos y los gastos, como prometió el Prefecto de la Secretaría para la Economía, el jesuita Juan Antonio Guerrero Alves, pues “la gente tiene derecho a saber cómo gastamos el dinero”. 

Tags:
caridadconsejo de economiadineropapa franciscovaticano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.