Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 febrero |
Virgen de la Candelaria
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Mascotas y animales de compañía en nuestra vida: ¿es amor o egoísmo?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
dogS

Pixel-Shot | Shutterstock

Perro con abundantes comodidades.

Miriam Esteban Benito - publicado el 26/05/22

Voy a abrir un melón a sabiendas de que me meto en terreno pedregoso: el papel de las mascotas y animales de compañía en la sociedad actual.

Vaya dicho por delante que desde pequeña he convivido con animales de todo tipo, los cuales han sido cuidados dignamente y han alegrado mi infancia. Sin duda puedo decir que con ellos he aprendido. Sin embargo, últimamente, me preocupa que se hable en ciertos términos como “familia multiespecie” en la que los animales de compañía cuentan como si fueran un hijo. Desgraciadamente, esta corriente va en aumento.

Sacan al animal fuera de su realidad para llevarlo a un estatus que no le corresponde: el de ser humano.

Hace tiempo, oí repetir a Mons. José Ignacio Munilla una máxima de Chesterton: «Quitad lo sobrenatural, y no encontraréis lo natural, sino lo antinatural”. Antinatural es el cuidado excesivo a los animales, con fiestas de cumpleaños caninas, vacaciones en hoteles caninos, paseos en carritos de bebés y otra serie de acciones que sacan al animal fuera de su realidad para llevarlo a un estatus que no le corresponde: el de ser humano.

Muchas personas hacen un insistente agradecimiento a la importancia del afecto por parte de los animales de compañía, así como a toda una serie de beneficios para la sociedad.

Reconozco que vivimos en un entorno social marcado por la soledad. Son muchos los animales de compañía que juegan un papel meramente afectivo o terapéutico en la vida de sus dueños, al margen de la función práctica (defensa, cría…). Tan es así que puede volverse una relación de dependencia emocional, sobre todo en casos de extrema soledad, ansiedad o depresión por parte de su dueño.

COUPLE
Algunas parejas deciden frenar la llegada de los hijos y los sustituyen por una mascota.

Un animal de compañía siempre está ahí, no te regaña, te acepta, no te juzga, puede escuchar los grandes secretos… Todo esto hace que el animal de compañía pase a ser un miembro de la familia al que se le reconoce como ser individual. Y digo yo, ¿en qué momento nos olvidamos de lo que es el hombre?

El Catecismo de la Iglesia Católica en el punto 2417 y 2418 nos ilumina sobre este tema:

“Dios confió los animales a la administración del que fue creado por él a su imagen (cf Gn 2, 19-20; 9, 1-4).” “Es contrario a la dignidad humana hacer sufrir inútilmente a los animales y sacrificar sin necesidad sus vidas. Es también indigno invertir en ellos sumas que deberían remediar más bien la miseria de los hombres. Se puede amar a los animales; pero no se puede desviar hacia ellos el afecto debido únicamente a los seres humanos.”

PET
Un mascota mitiga la soledad, pero no dejemos de buscar alternativas más acordes a la condición humana.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2019en España había 6.265.153 personas menores de 14 años mientras que según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC) la cifra de perros subía a 6.733.097 (contando solo los que está registrados). Unas cifras realmente preocupantes, si pensamos que la tasa de natalidad de España en 2019 (1.23 nacimientos por mujer antes de la pandemia) fue la segunda más baja de Europa tras la de Malta.

Amar es un riesgo, pero ¡qué bendito riesgo! Sin embargo, las estadísticas dicen que muchas parejas jóvenes prefieren tener un animal de compañía que sólo necesita algo de cariño para de esta manera hacerse una idea de cómo sería su vida con un hijo y no lanzarse a asumir el papel de la paternidad. Además, se señala que a la larga un animal de compañía es más barato que un hijo. Ante estas reflexiones recogidas en estudios de la agencia GFK queda claro que el hombre no sabe amar por sí mismo y el mundo necesita el amor de Cristo. Esta necesidad se palpa en cada anhelo que el hombre intenta colmar con sucedáneos terrenales.

El reconocimiento errático por parte de la sociedad de la pluralidad de relaciones humanas ha abierto también la peligrosa vía de los vínculos afectivos con otras especies poniéndolos a la misma altura del hombre.

El reconocimiento errático por parte de la sociedad de la pluralidad de relaciones humanas ha abierto también la peligrosa vía de los vínculos afectivos con otras especies poniéndolos a la misma altura del hombre. ¿Qué subyace debajo de esta rara relación humano-animal?

Muchos santos han sido muy amigos de los animales como San Antonio, San Felipe Neri, San Juan Bosco, San Francisco de Asís.

Los animales son criaturas de Dios, que los rodea de su solicitud providencial (2416, Catecismo de la Iglesia Católica). Numerosos son los santos muy amigos de los animales como San Antonio, San Felipe Neri, San Juan Bosco, San Francisco de Asís.

“Quien se muestra benigno con los animales es de esperar que no lo sea en menor grado con los hombres”.

San Francisco de Sales

Pero, aun así, todos estos santos saben que el amor a los animales no cambia el mundo. El amor incondicional que cambia el mundo nos es dado por Otro que creó a los animales para nuestro disfrute y beneficio.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
animalesegoismomascotassoledad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.