Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El secreto para criar hijos que se mantengan católicos

church

Rawpixel.com | Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 23/05/22

¿Existe una fórmula mágica de educación para asegurar que tus hijos practiquen la fe católica como adultos? Esto es lo que he aprendido

Decir que sí a algo, entregarse a ello, es un pacto peligroso. Y sin embargo, todos nosotros, cada uno de nosotros, hacemos acuerdos. Entregamos pequeños pedazos de nosotros mismos al matrimonio, la paternidad, las amistades, las pasiones y los sueños.

Es peligroso, pero necesario. El don de uno mismo es lo que significa amar. Sin darnos a nosotros mismos, no somos nada.

Uno de los esfuerzos más imprudentes que he emprendido personalmente fue convertirme en padre.

En el instante en que nació el primer niño de cara blanda, me tenía envuelto alrededor de su dedo. Estaba perdido.

Asumir el desafío de amar a mis hijos ha sacado a un hombre completamente nuevo de mí.

El valor de la experiencia: ¿qué dicen los padres veteranos?

Mis hijos aún son pequeños. Todos viven en casa, cada uno a su manera ocupado estirando las piernas y sacudiendo la humedad de sus alas.

Todavía están muy bajo la influencia de la vida doméstica que su madre y yo hemos creado para ellos.

Pero una vez que llegue el momento de que el primero salte del nido, sospecho que seré un desastre.

Cuando era un padre joven, hacía preguntas a padres más experimentados. Quería sus secretos de crianza.

Ahora que yo mismo tengo más experiencia, los padres más jóvenes me hacen las mismas preguntas que yo hice una vez.

La pregunta clave

No soy un experto de ninguna manera, pero me siento cómodo al menos identificando los errores que he cometido y explicando lo que no se debe hacer.

En ese sentido, me siento más seguro que hace 15 años. Sin embargo, todavía hay una pregunta que hago regularmente a los padres mayores, aquellos que tienen hijos adultos: ¿Cómo criaron a niños que todavía son católicos fieles y practicantes?

Esta, para mí, es la pregunta más importante. Me interesan menos las cuestiones de la técnica de crianza, las opciones educativas, la preparación para una carrera, los deportes, etc., y estoy más interesado en cómo ayudar a mis hijos a ser felices.

Para un católico, la cuestión de la felicidad es la misma que la cuestión de la santidad. ¿Cómo permanecer fiel y algún día convertirse en santo?

Este es el camino a la felicidad, por lo que estoy ansioso por entender cómo inculcarles el deseo de amar a Dios.

No hay una técnica única

Mi amigo Bill se apresura a advertir: “Los padres obtienen demasiado crédito cuando sus hijos se vuelven buenos y demasiada culpa cuando se vuelven malos. He visto a demasiados padres que parecen estar haciendo todo bien y todavía tienen al menos uno que se descarría”. Otra amiga, Janet, está de acuerdo y responde a mi pregunta de manera críptica: “Mi reacción inmediata es decir que no había ningún secreto”.

En otras palabras, no existe una técnica de crianza única que asegure que nuestra fe se transmitirá.

No se trata de inscribirlos en la escuela religiosa correcta, poner los libros correctos en sus manos, un plan de estudios religioso específico, ir a la parroquia «correcta» o esconderlos de la cultura pop.

Una de las grandes frustraciones de los padres católicos es que el proceso de transmisión de la fe sigue siendo un misterio.

Pero sí una constante

Sin embargo, con los padres a los que les he preguntado a lo largo de los años, en realidad hay un tema constante en las respuestas que han dado.

Janet, por ejemplo, después de expresar su escepticismo, dice: “Si tuviéramos un ingrediente secreto, nuestro ingrediente secreto era que éramos católicos”.

Bill dice: «No hay sustituto para que te vean trabajar en tu propia salvación con miedo y temblor y no solo siguiendo los movimientos«.

Denise señala a su esposo, Tony, quien dirigía activamente a sus hijos en oración en casa; “Rezamos dos novenas por algunas decisiones difíciles que necesitábamos tomar y los niños vieron a Tony guiarlos cada noche sin fallar. Les mostró que él dependía de Dios”.

Carolyn habla sobre cómo su familia no solo creía en la fe; vivían la fe. “Vivir de acuerdo con el calendario de la Iglesia”, dice ella. “La increíble belleza de las estaciones y de sus enseñanzas y de la verdad misma. Esto es lo que mantiene a la gente enamorada de nuestro Señor”.

La fuerza del testimonio católico en el hogar

Entonces, aquí está el factor insustituible en la crianza de niños que practican su fe: sus padres la viven activamente.

Los niños deben vernos siendo católicos en nuestra vida diaria. Esto significa más que una hora para Misa el domingo y una clase de catecismo a mitad de semana.

Es la oración en el hogar, la celebración de fiestas, el mantenimiento del ayuno, los viernes sin carne, la celebración de los santos, el arte religioso en las paredes, dejar historias de santos sentados, mucho amor, alegría y felicidad, nunca forzar a los niños a nuestras creencias, sino dejar que sean testigos de la felicidad de sus padres mientras la viven, y hacerles ver también la dificultad de vivir la fe.

El riesgo del amor

Dicho esto, los niños crecen y toman sus propias decisiones. Algunos, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, podrían no llegar a ser católicos practicantes cuando sean adultos.

No significa que nuestra crianza haya sido un fracaso. Hicimos lo mejor. Pero la tarea de crianza nunca termina.

Continúen orando por sus hijos, vivan la fe y ámenlos. Es todo lo que cualquiera de nosotros puede hacer. Ese es el riesgo del amor.

No creo que ninguno de los padres con los que he hablado se arrepienta de haber recibido niños en sus vidas, incluso si desde entonces sus hijos se han alejado de su tradición de fe.

En parte, sospecho, esto se debe a que los padres se acercan personalmente al milagroso y trascendente poder del amor.

Mi oración diaria es que este amor me cambie primero a mí y luego, a través de mí, afecte a mis hijos.

La fe siempre es un salto, y he derrochado pródigamente las bendiciones de Dios más veces en mi vida de las que realmente puedo contar.

De alguna manera, hoy tengo una fe fuerte. ¿Quién sabe realmente cómo? Dios nos llama a cada uno a su manera.

Como padre, no soy más que un instrumento de la voz del Hacedor, así que me esforzaré por permitirle cantar a través de mí de forma clara y fuerte.

Tags:
educaciónfepadres-hijostestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.