Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Amalia Ercoli Finzi: las estrellas son una gran cosa que nos vuelve a Dios

AMALIA ERCOLI FINZI

SkyTG24 | Facebook

Annalisa Teggi - publicado el 07/05/22

La señora de los cometas, una vida dedicada a mirar el cielo con la misma conciencia con la cual crió a 5 hijos: “Las estrellas son fuente de inspiración, si uno mira las estrellas piensa en cosas trascendentes, piensa más allá”

La señora de los cometas

“Las estrellas se miran de noche y preferentemente en invierno”. Extraño pero cierto, el hombre mira hacia el infinito cuando está en la oscuridad y al frío. La frase es de Amalia Ercoli Finzi, compartida durante la reciente entrevista en el programa Vite – l’arte del possibile en SkyTg24.

Es una observación muy simple y técnica, nada que ver con las grandes intuiciones de esta científica italiana. Sin embargo, pensar en ella como una niña, en una noche de invierno con los ojos levantados hacia el cielo, es una imagen que dice mucho sobre ella y de nosotros. Somos el deseo de una conexión con el infinito, y este deseo no surge de una quietud acalorada, sino de momentos en los que el frío aviva el alma. ¿Es posible que estemos perdidos y que seamos tan pequeños?

Levantamos los ojos para entender si podemos llamarlo hogar. Amalia Ercoli Finzi ha sido definida como “la señora de los cometas” por los más de diez años de trabajo desarrollados en la misión espacial Rosetta. Algo la une a los señores del cometa, los Reyes Magos. Porque mirar hacia arriba no es mecánico, no es una diversión, sino una fuerza de atracción. Alguien nos atrae desde el fondo del universo.

Me encanta que me llamen “la señora de los cometas”. […] Sobre todo los cometas son el espejo de nuestra vida. El cometa vive en su propio mundo frío y oscuro, muy lejos. Por razones gravitatorias, pero el cometa cree que es por instinto, el cometa se aleja de este mundo propio y queda fascinado por el Sol que lo atrae hacia él. Y después el Sol, que es un “donjuán” la deja ir y él regresa a su mundo.

Da Vite – l’arte del possibile
View this post on Instagram

A post shared by Stefano Gobbi (@stedn3)

La ciencia es una mujer

Nacida en 1937. De ella se recuerda que fue la primera mujer en Italia a graduarse en ingeniería aeronáutica. Ingresó al Politécnico de Milán en octubre de 1956, había 5 chicas y 650 chicos. Hoy todavía está allí como académica y docente, está estudiando sobre cómo aterrizar una tripulación humana en Marte y cómo construir un jardín botánico en la Luna. Las últimas noticias dicen que dos rovers de la ESA que serán enviados en busca de “vida” en Marte llevarán el nombre de Amalia en su honor.

A diferencia de muchos discursos retóricos sobre la escasa presencia de mujeres en el mundo de la ciencia, Ercoli Finzi es franca y directa:

La ciencia es el campo de la mujer, por su predisposición a la multitarea: cuanto más complejo es el problema, más destaca la especificidad de la aportación femenina.

Ibídem

De niña luchó por convencer a sus padres de ir al liceo científico y luego a ingeniería, no se contemplaba que la mujer accediera a un estudio de tipo científico. Había otras disciplinas pensadas para las mujeres. Y Amalia salta más allá de las etiquetas con un chiste, enmarca su figura como una mujer íntegra:

Me gustaba bordar, pero no solo eso.

Ibídem

Constelaciones humanas, no individuos

Además de su carrera personal como investigadora y científica, Amalia Ercoli Finzi también es docente. En la vida privada tiene una familia numerosa, 5 hijos y una nieta. No grita a los cuatro vientos de haberse realizado en lo privado y profesionalmente. Desde una mente matemática, conduce todo a la evidencia de los datos reales: si haces algo que te entusiasma en el trabajo y en el hogar, encontrarás la manera de dedicarte a ambos. El chiste que hizo en el programa Soul de Mónica Mondo para resumir que cosa es la familia: 49 pares de ropa interior para lavar cada semana. ¿Hay mejor síntesis de lo que es ser madre? Es presencia y cuidado, que es una mirada naturalmente acogedora de la pluralidad.

En la universidad ha llevado la misma mirada:

Nunca he tratado de ser un individuo, una sola. Traté, en la medida de lo posible, de buscar alianzas con los demás colegas de la Politécnica. No fue fácil porque éramos muy pocos. En mi época, las mujeres como yo y mis colegas éramos estrellas aisladas. Ahora están las constelaciones. Ahora mis chicas (estudiantes) son ​​constelaciones, porque logran hacer una masa.

Ibídem

Y siempre, sobre la enseñanza, tiene un consejo maternal para sugerir. En la época de las habilidades y los talentos, el verdadero desafío es dejar en los jóvenes no tanto las habilidades sectoriales, sino la actitud abierta hacia la realidad propia de los científicos. Estamos dentro del mundo de manera universal (en el sentido etimológico por la cual todo desemboca en la unidad, cada fragmento de nuestra vida) y no hay mejor aliado que la razón:

Aprendí de mis maestros que nosotros profesores no enseñamos casi nada, digámoslo así. Nosotros enseñamos a razonar y esto es algo muy preciado porque los que saben razonar hacen cosas buenas tanto al hacer ciencia como al ir de compras.

Ibídem

Una conciencia lógica y trascendente

Desde la razón al cielo, hay un solo paso. Porque la razón no es una caja sino una ventana, pone al ser humano en condiciones de experimentar el conocimiento sin la presunción de una reducción del cosmos a tamaño humano. A la clásica y fatídica pregunta “¿cómo conciliar fe y ciencia?”, Amalia Ercoli Finzi responde ante todo con una sonrisa. Signo de una serenidad subyacente, a años luz del gruñido cómplice de ciertos intelectuales que quieren convencernos de una teoría.

Como científica, la profesora Ercoli Finzi responde observándose a sí misma: el hombre es lógica pero también trascendencia. Hay espacio para una mirada analítica que observa y crece gracias a la investigación científica, pero también hay otra -igualmente real- del cual no tenemos las herramientas para analizar, pero que ciertamente existe porque está enraizada en las cuestiones últimas que nos llevan dentro. . Quién sabe cuántos ángeles hay en la habitación con nosotros ahora mismo, pero no tenemos las herramientas para verlos, señala al periodista.

Y aquí el círculo de la historia vuelve al punto de partida, a la niña que mira las estrellas, de noche y en invierno.

Recuerdo los resfriados que me daba de niña por mirar las estrellas. Porque las estrellas se miran de noche y preferiblemente en invierno porque el cielo está más despejado. Las estrellas son fuente de inspiración, si uno mira las estrellas piensa en cosas trascendentes, piensa en el más allá. Yo digo que las estrellas son una gran cosa que nos vuelve a Dios.

Ibídem
GALAXY, STARS, UNIVERSE

Aquí hay un ser humano completo que mira el cosmos, está el ojo que observa y el alma que desea. En una palabra: hay una conciencia. Amalia Ercoli Finzi merece el título completo de “señora de las cometas”. En esta época de gente sedienta de “seguidores”, es emocionante que un científico nos sugiera que sigamos el rastro de las estrellas. Esto nos recuerda que nuestra posición estructuralmente más completa es con los pies en la tierra y la cabeza hacia arriba.

Siempre hago examen de conciencia y lo hago sobre todo no para ver en qué me equivoco, porque a todos les pasa, para entender las cosas buenas que he hecho, porque esas son las que quedan.

Ibídem
Tags:
astronomiaciencia y fe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.