Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

El clima escolar y sus efectos

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SCHOOL

Shutterstock | Rido

Celebrar la primera Confesión... así mostramos lo importante que es.

Ignasi de Bofarull - publicado el 20/04/22

¿Qué es clima escolar? ¿Es positivo que una escuela tenga un estilo propio hasta en los más pequeños detalles?, ¿se puede generar en una escuela un clima especialmente apto para promover la educación de sus estudiantes de un modo positivo y reconocible?

Una escuela puede y debe generar el mejor clima escolar, school climate, como su seña de identidad. Este clima escolar se percibe en diversos planos de la vida del centro –funcionamiento del aula, talante del profesorado y del alumnado, trato con las familias, urbanidad, orden, cuidado- y ofrece algo muy valioso: seguridad, paz, integración, la sensación de pertenecer a una escuela que vale la pena, la claridad de las expectativas que cada uno recibe.

Y todo ello se traduce en aprendizaje, en superación del fracaso escolar, en movilidad social. Y el punto de partida está, en primer lugar, en el buen trato que dispensan los profesores a sus alumnos y, en segundo lugar, en el apoyo familiar al proyecto común.

Un positivo clima escolar implica el reconocimiento y aceptación por parte de sus actores educativos de unas reglas de funcionamiento reflexionadas y explícitas. Un positivo clima escolar, supone que nada de lo que atañe a la vida del centro está dejado al azar. Significa que la arbitrariedad, entendida como aquella actitud en la cual cada uno hace la guerra por su cuenta, ha desaparecido.

Todo tiene un sentido pensado y contrastado: el profesorado, los directivos, los mismos estudiantes, incluso las familias saben cuál es el plan estratégico, para decirlo en lógica empresarial, para los siguiente cuatro años.

Los objetivos educativos, formativos, morales están claros y escritos. Y en muchos casos estos objetivos están temporalizados de un modo realista. En una palabra: son asequibles y, sobre todo, consultables. Y facilitan que todos los actores educativos –maestros, estudiantes, directivos, familias, personal de administración y servicios- se sumen armónicamente. Siempre en un clima de apertura, libertad y flexibilidad para no caer en la tiranía de las normas o los objetivos.

Las normas nos ordenan la vida

En un centro en el que se cuida el clima escolar significa que imperan unas normas de respeto, unos valores de cuidado, un talante de trabajo y estudio que deben ser seguidos para alcanzar la coherencia de un proyecto. Se sabe qué va pasar si no se asiste a clase, o si se comete un acto de acoso sobre un compañero. El cuidado del material, de las instalaciones es fundamental.

Quizá lo más importante es que el mejor clima escolar presida el aula para generar el máximo conocimiento. Y eso significa que la voz del maestro, su magisterio, también la voz de los alumnos cuando preguntan o intervienen, son respetadas en un grado máximo. Y el acuerdo en estas pautas es tan alto que todo el personal, profesores, directivos, familias, sobre todo los alumnos, saben a qué atenerse.

Cada actor escolar sabe lo que se espera de él. Y cuando todos saben cuáles son las altas expectativas realistas, entonces, la indisciplina decrece. Y aumenta la sensación de que se esté en un lugar acogedor, familiar.

Entonces la escuela se ha convertido en una comunidad donde las relaciones son amigables, atentas, corteses, y también serviciales. Y en esa misma medida, desde esa perspectiva, el clima de confianza prospera haciendo crecer el sosiego afectivo, el bienestar personal y la seguridad de cada actor. Las cosas no siempre saldrán como se espera, pero el talante de base contiene la caja de herramientas para su resolución.

Autoridad académica de prestigio y autoridad en el aula

El clima escolar cuando funciona mejor es cuando es entendido, compartido y vivido como condición de posibilidad de unos objetivos en los que todos los actores creen. No hablamos de un sistema disciplinario conductista.

Hablamos de una escuela en la que la autoridad del profesor se funda en su preparación, en la calidad de sus clases que le permiten reclamar atención y aplicación. Y la atención de los estudiantes emerge del reconocimiento en esa autoridad ganada. Y los estudiantes valoran entonces este liderazgo del profesor y responden dando lo mejor de sí mismos también: trabajo concienzudo, amabilidad, acatamiento de los criterios por todos conocidos, respeto. Y entonces se crea un clima de seguridad como venimos insistiendo.

Cada estudiante puede expresarse tal cual es sin miedo a una discriminación, desprecio o exclusión tanto por parte de los profesores como por parte de los iguales. Y esa tranquilidad conduce a desplegar lo mejor de sus talentos. Los estudiantes terminan siendo obedientes por adhesión, convencidos de que esa lealtad al maestro redunda en beneficio propio. Es otro tema: pero debemos recuperar la mejor versión de la obediencia escolar y familiar.

Los efectos positivos del clima escolar

En esa dirección las aulas expelen sosiego, silencio, ganas de aprender, seriedad, trabajo. En definitiva, se crea un clima de atención, de concentración que facilita que el maestro, el profesor ofrezca y despliegue toda la calidad de la preparación de su clase. La motivación de los estudiantes se consigue -no a costa de “golosinas metodológicas”, divertimentos, juegos o espectáculos- sino sobre el gusto de crecer en conocimientos, en sabiduría, en madurez.

Y los estudios más serios han constatado qué sucede cuando el clima escolar se pone en marcha:

Genera un ambiente en el que las relaciones son propositivas, capacitadoras, ilusionantes en casi todos los feed-backs entre los actores educativos posibles. En el aula, fundamentalmente, pero también en las instalaciones deportivas, en la biblioteca y en el comedor, etc.

El engranaje escolar bien engrasado no se ciñe, consecuentemente, solo al aula. Está en el buen gusto que permea todo en la escuela. En las formas y en la urbanidad: en los pasillos, en la indumentaria, en el comedor compartido con los profesores. En una biblioteca que es un espejo de toda la escuela y donde a menudo tienen lugar actos culturales. También en la vida deportiva, en las actividades co-curriculares dentro o fuera de la escuela más allá del horario lectivo.

Los resultados académicos mejoran, y, además, a medida que el estilo y el clima escolar es más reconocible con el tiempo, más visible con los años, y está más asentado en su funcionamiento más fácil es mantenerlo e incluso mejorarlo.

Decrece la indisciplina, las expulsiones, los conflictos y las conductas de riesgo y la salud de los estudiantes.

Cae el fracaso escolar y el abandono escolar

El acoso (bullying) escolar presencial o digital decrece

Una de las claves de la adhesión a las normas es la conciencia de formar parte de un proyecto grande, bien organizado, estimulante en la medida que pertenecer a él es una oportunidad que no se puede desaprovechar. Entonces la respuesta a la exigencia de todos los actores educativos se convierte en un gozo y una satisfacción hondos.

Y ahí el ambiente que crean las familias es, quizá no la mitad, pero si parte importante del mantenimiento del clima escolar positivo. Las familias, los padres, primeros educadores, viven en sus casas, en sus salidas, en su cultura y valores dinámicas semejantes. Viven un clima familiar que se alinea con el clima escolar.

Cultura escolar muy reflexionada

En los estudios sobre estos temas se puede distinguir entre el clima escolar y la cultura escolar. El clima anda más en el ámbito de las percepciones y los resultados. Sin embargo, hay un plano más profundo que alimenta el clima escolar y nace en la cultura escolar.

Ahí están las ideas fundamentadas que emergen en los filósofos, psicólogos, artistas y literatos, pedagogos y estudiosos que llevan siglos trabajando hasta hoy mismo, pensando cuál es la función de una escuela o cuál es la verdad de la educación. Y esta tarea requiere mucho estudio, lecturas, ciencia pedagógica, fundamentos e ideas grandes y audaces. Y

hoy la audacia radica en recuperar la sabiduría de siglos confirmada hoy por la mejor psicología, la mejor sociología que ofrece los datos más relevantes en la pedagogía comparada. Y también desde las mejores iniciativas de éxito de hoy mismo.

Solo un ejemplo: la estadounidense The Writing Revolution. Y, la igual que en la medicina, aunque en otro plano, hay que contrastar avances, intercambiar opiniones, buenas prácticas, rechazar fracasos y progresar en favor de los estudiantes, de la sociedad, de la movilidad social y no en beneficio de las ideologías más peregrinas, aisladas y casi siempre utópicas. Los buenos resultados son muy tozudos y las mejores escuelas, y su clima y cultura escolar, destacan con luz propia.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.