Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 29 mayo |
San Pablo VI
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Anorexia: «Sin la ayuda de mi madre, probablemente ya no estaría aquí»

Irena Žorž

Fotografija je last Irene Žorž

Urška Kolenc - publicado el 08/04/22

"Saber que tienes a alguien cerca de ti que te da esperanza y te recuerda que estás bien, incluso si cometes errores, es lo más curativo"

La historia de Irene Žorž es un testimonio impactante de muchos años de caminos espinosos desde las garras de la anorexia. Ella dice que nunca entenderá cómo pudo haber permitido que el control de peso ocupara el tiempo de su vida.

«No era por la delgadez, sino porque llegué al punto en que era lo único que tenía completamente bajo control y en lo que me esforzaba. Incluso se había convertido en un castigo por todas las metas inalcanzables, los fracasos, la propia imperfección». Es posible que sus mayores temores nunca desaparezcan, pero aprende a amarse a sí misma y a perdonarse a sí misma todos los días.

Además de la baja autoestima, los comentarios y las burlas de tus compañeros sobre tu físico adolescente te llevaron a la anorexia. ¿Cómo recuerdas ese período, qué emociones te embargaron?

Desde pequeña me sentía menos valiosa, siempre estuve a la sombra de otros «perfectos». A menudo escuchaba críticas de los que me rodeaban, lo que hacía añicos mi confianza en mí misma y la necesidad de demostrar mi valía.

Esto también me llevó a sentirme presionada por mi apariencia cuando era adolescente. A pesar de perder algunos kilos, todavía no me veía lo suficientemente bien.

Con el tiempo, esto se convirtió en una forma de castigarme por no cumplir con las expectativas de los demás. En lugar de escucharme a mí misma, mis deseos, me concentré más en lo que querían los demás. De una niña vivaz, me transformé de la noche a la mañana en una niña amargada y llena de complejos, que se iba alejando de todas las personas cercanas a ella.

Tuve un novio en la escuela secundaria. El primer novio, el primer amor y la creencia de que durará para siempre. Después de cuatro años, recibí un mensaje de texto que decía que todo había terminado, que arruiné cuatro años de su vida, prácticamente su juventud. Me dolió. Me acusó de ser una persona terrible. Con él, sin embargo, también perdí mi juventud y a toda la gente que me rodeaba en ese momento y que consideraba amigos.

Irena Žorž

¿Cuándo te diste cuenta de que las cosas ya no eran como antes?

Mientras estudiaba en Ljubljana, tuve un período en el que estaba bien. Estaba decidida a hacer algo por mí misma y conocer gente nueva. Me acerqué más a Rok, quien ahora es mi marido. También conocí a algunas personas equivocadas que esperaban la perfección de mí nuevamente. Pero el hombre no puede ser perfecto, sólo lo es Dios. Fue entonces cuando me rompí de nuevo. Ya no podía controlar mi vida, ya nada me estaba saliendo bien.

Mi cerebro ya estaba tan tocado que todo lo que tenía en la cabeza era que tenía que hacer ejercicio. Utilicé formas extrañas para perder peso. Nunca vomité, quemé toda la comida que comía con el ejercicio. También salía corriendo de casa por la noche y e iba al gimnasio. Me pesaba todos los días durante casi cada media hora. Cada gramo de más era una derrota para mí, cada gramo de menos una victoria. No quiero volver a experimentar estos horrores y no los deseo a nadie. Había grandes batallas en mí interior, así que no pude soportarlo más. Decidí dejar mis estudios. Me hizo sentir aún peor.

Me matriculé en otra universidad. La historia se repitió, quería volver a ser perfecta. Cuando mi familia ya me estaba preparando para el hospital, me entró el pánico de tener que llevarme cuadernos para poder estudiar. Fue entonces cuando Rok me dijo: «Si te llevas estos libros, debes saber que no estaré aquí cuando regreses». Ese día fue un punto de inflexión. Dejé todos los cuadernos en casa.

«Me di cuenta de que el control de peso no me hace una mejor persona y que no es una forma de demostrar mi valía.»

Tampoco me ingresaron en el hospital. A mi madre le dijeron que yo era muy terca y que, si decidía hacerlo, me salvaría. No he perdido un solo gramo de peso desde entonces. Al principio, hice lo mejor que pude para mantener mi peso. Me tomó mucho tiempo empezar a ganar kilos. Me di cuenta de que el control de peso no me hace una mejor persona y que no es una forma de demostrar mi valía.

Visité a muchos psicólogos y psiquiatras, pero no pudieron ayudarme. Culparon a mi familia por mis problemas, pero nunca tuve que demostrarles mi valía.

Cuando me sentía menos valiosa por no haber terminado la escuela, una profesora de filosofía de la escuela secundaria volvió a aparecer en mi vida. Ella me dijo que el único título que tengo que obtener es un diploma de la vida. Porque soy una luchadora y puedo hacerlo. Y me ayudó mucho darme cuenta de que la valía de una persona y lo que representa no lo hace la educación, sino la impronta que deja en la vida.

Irena Žorž

¿Había cambiado tu relación con tus seres queridos debido a la angustia? ¿Cómo te veían a ti y tus problemas?

Sin una familia y un marido, no habría tenido éxito. Fueron un apoyo muy fuerte para mí, especialmente mi madre. Por el resto de mi vida, no podré pagarle todo lo que hizo por mí durante ese período. No olvidaré cómo la descubrí una vez cuando picaba y enmascaraba la carne en mis sopas de verduras para que comiera algo más «concreto» y me cocinaba brebajes para mejorar la sangre, ya que estaba muy anémica. Sin su ayuda, probablemente ya no estaría aquí. Le estaré eternamente agradecida, aunque en aquel momento estaba muy enojada con ella. Me avergüenzo de mi comportamiento en aquel momento.

¿La música fue un punto importante para superar la enfermedad?

He estado cantando desde que era pequeña y la música era la única área en la que sabía que era fuerte. En nuestra adolescencia tuvimos una banda de música rítmica espiritual. Fue uno de los períodos más hermosos. La música es lo único que siempre me ha calmado, solo con ella pude olvidar las voces en mi cabeza.

Ahora la he dejado un poco al margen. No he practicado mucho, mis conocimientos se perdieron un poco. El color de mi voz cambió, así como el tono, lo que requiere un nuevo ajuste al canto. Pero la música espiritual rítmica todavía significa mucho para mí. Es mi oración personal, con ella me siento más cerca de Dios.

– ¿Cómo construisteis vuestra relación tú y tu marido, dado que la enfermedad os impedía llevar una vida normal?

Conozco a Rok desde la escuela primaria, incluso fuimos compañeros de clase en la escuela secundaria. Nuestros caminos comenzaron a entrelazarse con el fatídico traslado a Ljubljana. 🙂 Al principio estaba callado (que ya no es el caso hoy :)) y solo le gustaba escuchar, lo que significó mucho para mí. Me aceptó tal como era, con todos mis defectos. Fue mi gran apoyo en todo momento.

Probablemente nunca sabré cómo se mantuvo a mi lado, en absoluto. Estuvo conmigo en los momentos más difíciles, en un período de depresión y antidepresivos, estuvo a mi lado cuando yo solo miraba y miraba al vacío… Él estaba allí, mi pilar, mi apoyo.

Con los años, nuestra relación se ha vuelto aún más fuerte y más auténtica. A veces siento que he superado un poco las cosas. A medida que comencé a volver a enamorarme de mí misma, las relaciones con los demás también mejoraron y se fortalecieron.

Irena Žorž

Dijiste que uno de los principales castigos para ti era la pérdida de la menstruación, de la feminidad. ¿Cómo miras tu cuerpo y el camino que has recorrido hoy?

No tuve el período en casi nueve años. Teniendo en cuenta la cantidad de años de estar así, me dieron muy pocas posibilidades de que mi cuerpo volviera a su estado original. Pero los milagros suceden, por qué no a mí también. Tengo que estar en terapia hormonal todo el tiempo, lo que me hace tener grandes fluctuaciones en mi estado de ánimo.

Cuando comencé a perder un poco de peso, fue un shock para mí. No por mi apariencia, sino porque estaba perdiendo lo único que tenía completamente bajo control. A medida que la gente comenzó a notar que había subido de peso, sonó una voz dentro de mí que decía que había descartado todo lo que había logrado. Me tomó bastantes años silenciar esa voz. Ahora estoy feliz si alguien me dice que me ve normal.

Durante mucho tiempo estuve muy afectada por la noticia de los embarazos de las conocidas. Me culpé por mi incapacidad para convertirme en madre, lo cual sentía que era mi misión. Y estaba enojada con las mujeres embarazadas: ¿por qué ellas, por qué no yo? He superado con éxito la crisis y ya no hay ira ni culpa en mí. Todo lo que quedó fue tristeza y vacío en mi corazón. También es difícil para mí por Rok porque sé cuánto quiere tener una familia y no puedo dársela.

Irena Žorž

Tu fe también fue puesta a prueba. ¿Cómo empezaste a construir una relación con Dios de nuevo?

Me preguntaba mucho por qué me estaba pasando esto a mí. Ya no creía que hubiera bondad en Dios. Iba a misa con resistencia solo porque me educaron para hacerlo. Probé varias técnicas de relajación, yoga, etc… pero sentía algo de ansiedad en todo esto. Una vez me di cuenta de que esto no iba a ninguna parte. La conversación con el pastor me hizo pensar que con el yoga te encierras en tu mundo y te pones en primer plano.

Descubrí que lo que me faltaba era una relación con Dios. Lo encontré en la oración. La oración personal está más cerca de mí que las formas de oración clásicas, especialmente en la naturaleza me siento tranquila. Hoy sé que Dios me escucha y no me ha desamparado.

«Es importante hacerle saber a la persona con anorexia que estás ahí, que ella puede acudir a ti en cualquier momento, que no la dejarás y que es importante para ti.»

¿Cómo podemos estar al lado de una persona que está siendo tratada por anorexia? ¿Señalarías algo que podría haberte molestado?

Todavía me parece muy tonto cuando alguien me dice en tono de reproche: abre la nevera y come todo lo que ves, engordarás y todo irá bien. Tales declaraciones realmente no ayudan. Incluso como pizza por mi cuenta sin ningún problema, pero esto no resuelve mis problemas. Tales comentarios y consejos no nos ayudan.

Es importante hacerle saber a la persona con anorexia que estás ahí, que ella puede acudir a ti en cualquier momento, que no la dejarás y que es importante para ti. Saber que tiene a alguien a su lado le da esperanza y le hace saber que está bien, aunque se equivoque, es lo más sanador.

Yo quería tener todo demasiado planeado y exageradamente perfecto. La espontaneidad y la relajación también son cosas que estoy aprendiendo ahora. Me enfrento a la vida sin expectativas exageradas, me dejo sorprender. Solo puedo tratar de ser una buena persona, ayudar a los demás y dejar que la voluntad de Dios actúe.

Tags:
anorexiafamiliasuperacióntestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.