Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Música
separateurCreated with Sketch.

Cuando Mark Lanegan se encontró con Dios

MARK LANEGAN

Hans Lucas via AFP

Mark Lanegan

Octavio Messias - publicado el 03/04/22

El músico narró en sus memorias un episodio en el que tuvo una epifanía en la clínica de rehabilitación

Mark Lanegan fue ex cantante de las bandas Screaming Trees, una de las principales bandas de la escena grunge, de Seattle (EE. UU.), a principios de la década de 1990, y Queens of the Stone. Age, uno de los grupos de rock más populares de la década de 2000. Falleció en Marzo de 2022.

El músico, que aún tenía una exitosa carrera en solitario con 12 discos publicados, fue encontrado sin vida por su esposa, Shelley Brien, en la cocina de su casa en Killarney, Irlanda, donde vivía desde 2020. Tenía 57 años y su muerte fue lamentada públicamente por artistas de la talla de Eddie Vedder, Nick Cave y John Cale (The Velvet Underground).

Aunque no se ha revelado oficialmente una causa, su muerte probablemente estuvo relacionada con un caso grave de Covid-19 que Lanegan sufrió en marzo del año pasado, cuando pasó semanas en coma, casi pierde la voz y la audición, e incluso se rompió algunos huesos en una caída. Esta fase fue relatada en su segundo libro de memorias (cuarto en total), publicado en diciembre en Estados Unidos y Europa.

En el mismo mes, se lanzó en Brasil la traducción de Sing Backwards and Weep, su libro debut, también un libro de memorias, publicado originalmente en 2020. La impresionante obra narra detalles desde su infancia hasta las giras mundiales con Screaming Trees, enfocándose, principalmente en su dependencia a las drogas.

En el último capítulo, Lanegan cuenta cómo finalmente logró dejar su adicción, a fines de la década de 1990. Fue ingresado en una clínica de rehabilitación en Los Ángeles pagada por Courtney Love, ya viuda de Kurt Cobain (1967-1994). Después del tratamiento, el músico sintió el viejo impulso de salir a la calle y conseguir drogas. Sin embargo, pidió ayuda divina y se le respondió:

“De repente, espontáneamente, en un momento de abyecta desesperación, dije en voz alta:

«Dios, cámbiame».

«Nunca había creído en un Dios cristiano tradicional ni en ningún ser supremo. […] No sabía a quién estaba llamando… pero en el momento en que supliqué misericordia, fui atrapado por una fuerza invisible pero abrumadora, tan poderosa y repentina como un disparo de escopeta.

[…] Me arrebataron de mi silla y mi vida pasó ante mis ojos: mi infancia desperdiciada, mi juventud arrogante, mi ira y mis obsesiones, mis crímenes, mis decepciones, mi autodesprecio, mi paranoia, mi desesperanza, mi ira y mi triste espiral descendente de adicto. Había escuchado este cliché un millón de veces, mi vida pasó ante mis ojos, pero finalmente entendí lo que significaba. En ese mismo momento, fue poderosa e intensamente cierto, la experiencia más auténtica de mi vida en 1 segundo en el césped de un hospital psiquiátrico de Los Ángeles.

[…] Había pedido que me cambiaran, y ahora, en 1 segundo, me cambiaron”, escribió Mark Lanegan, quien de hecho retomó una vida creativa, más productiva que nunca, lejos de las drogas.

Desde aquel momento sus letras comenzaron a tratar temas de espiritualidad y a hacer alusiones a pasajes bíblicos. Su voz baja y áspera, algo así como la de un líder de culto, sonaba particularmente bien en el entorno de una iglesia (vea los dos videos de arriba, en catedrales en Inglaterra e Islandia). Y, entre 2007 y 2009, Lanegan cantó en dos discos del grupo inglés Soulsavers, que, al son de órgano y teclados, hace una especie de mezcla entre soul y gospel (abajo).

Con la Epifanía, Lanegan descubrió su espiritualidad, que veneraba, hablaba, utilizaba en su proceso creativo y de la que su voz se convertía en vehículo. El episodio representó la segunda oportunidad de una vida errática y, con ella, el renacimiento de un gran artista.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.