Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Este poeta tiene un curioso plan: una misión “salvavidas”

shutterstock_1721881300.jpg

Pra Chid | Shutterstock

Un libro puede convertirse en instrumento de esperanza.

Macky Arenas - publicado el 30/03/22

Se ha planteado su arte como una manera de evangelizar en el amor y la unión, para reforestar los espíritus alicaídos y poner fe donde haya duda

Los poetas están marcando pauta. Ofrecen al conglomerado más joven, hoy agobiado por la incertidumbreacerca de su futuro en un mundo enfrentado y hostil, razones para la esperanza y la alegría.

Es el caso de un enamorado de la poesía –como él mismo se define- nacido en Angola durante la guerra y criado en Venezuela. Esta Venezuela, llena de problemas y carencias, lejos de inhibirlo, más bien lo estimula para escribir.

Su “musa” es su fe, anclada en la devoción al Jesús de La Misericordia. “Es preciso animar a otros con la fuerza de la palabra y el empuje de la fe”, dice convencido.

«Mi último salvavidas»

Luis Miguel Rodríguez Dos Santos transmite una profunda emoción al conversar con Aleteia sobre su libro a punto de salir del horno. Se llama “Mi último salvavidas” porque eso es para él la poesía, un salvavidas: “Cuando estoy en riesgo de naufragar, víctima del desánimo y la frustración al ver todo esto que está pasando en el mundo, me refugio en la poesía. Es cuando más versos salen, cuando más escribo y me refuerzo. Eso quiero para otros jóvenes. Es lo que más me motiva. Nadie vive de la poesía, eso es un hecho. Pero me reconforta y me revive pensar que lo que escribo hace bien a otros”.

Es una manera generosa de compartir lo bueno y lo íntimo, tomando en cuenta que muchos poetas suelen escribir para sí mismos, son celosos de su recogimiento y se abstraen en su propio mundo.

De Angola a Venezuela

La historia de su vida revela rasgos que explican su profunda sensibilidad y la creatividad que lo caracteriza. Su padre –oriundo de Madeira, Portugal- fue combatiente en la guerra de Angola, como responsable de radiotransmisiones. Su madre, hija de portugueses nacida en Angola, estaba allí como esperando para conocerlo. Se enamoran, se casan y forman un hogar con sus hijos gemelos. Con ellos muy pequeños deciden venir a Venezuela, en aquel tiempo el destino preferido por muchos europeos que veían en nuestra “tierra de gracia” el lugar para establecerse y prosperar. Es preciso decir que la inmigración portuguesa es muy apreciada en Venezuela por su trabajo incansable y su capacidad para integrarse y evolucionar con nosotros. Vale el detalle de que son muy devotos de la Virgen de Fátima por lo cual es difícil encontrar un negocio de portugueses que no tenga su imagen, a menudo rodeada de flores frescas.

WEB3-MI-ULTIMO-SALVAVIDAS-UNA-INTRODUCCION-A-LA-POESIA-LUIS-RODRIGUES-BOOK-Proyecto-Editorial-Experimental.jpg
Portada del libro «Mi último salvavidas» y su autor, Luis Rodrigues.

En efecto, se instalaron en Venezuela y progresaron. Su familia, luego de un tramo de vida lleno de dificultades y mucho esfuerzo, regenta uno de los restaurantes más emblemáticos de la capital venezolana. Luis Miguel trabaja allí “pero entre una cosa y otra, también aquí escribo poesía”. Toda una hazaña en medio del ajetreo de un negocio tan movido. Su familia lo apoya, aunque al principio, según cuenta, no lo tomaban en serio, salvo su mamá. Su papá y hermano bromeaban al respecto. No pensaban que realmente fuera constante en esa tarea. Pero ya lleva varios libros publicados y algunas entrevistas de prensa en su haber y ahora les gusta lo que hace. “El solo hecho – dice Luis Miguel- de que un diario publique mis versos y la gente me llame a comentar y dar las gracias por el alivio que produjeron, es para mí suficiente recompensa”.

Todo comenzó por un despecho

Tenía una novia y lo dejó. Ese fue el ariete para comenzar a enamorarse de otra: la poesía. Comenzó a escribir, aunque no siempre sobre ese tema. “Mis poemas, fundamentalmente, invitan a la unión”. Es como si el haber quedado solo y triste, en lugar de abatirlo y dejarlo fuera de combate, lo hubiera empinado por encima de aquel revés para valorar más las relaciones entre las personas, su belleza y poder humanista.

“Escribo sobre todo lo humano. Por ejemplo, he destacado la vejez y el trayecto para llegar a ese estado. Ese tema dio qué hablar. El poema se llama Con el tiempo, lo publicaron en un diario y la gente reaccionó de manera inesperada. ¡Hubo hasta uno que recortó el poema, lo guardó y me buscó para decírmelo!”.

La gente se impresionaba por su juventud. Tiene tiempísimo escribiendo y hoy solo tiene 40 años. Una vez lo llamaron para decirle que tan sólo por sus poemas valía la pena comprar el periódico. Todo eso lo llena de satisfacción. Ya el despecho quedó atrás. Ahora tiene una novia que lo acompaña y apoya, lee sus poemas y le gustan. “Me hace feliz cuando la gente se identifica con mis poemas. Es emocionante saber que alguien me lee y es capaz de sentir lo que yo estoy sintiendo. Eso hizo que la poesía me flechara cada vez más. Es como una conexión con el prójimo que resulta completamente gratificante”.

Mi Premio Nobel

Habla con entusiasmo y se nota conmovido por sus propias vivencias. “No hago mis libros buscando fama o dinero. Te digo más: si ese libro lo encuentra una persona en un parque, se siente desanimada y uno de esos poemas le cambia la vida, ese es mi Premio Nobel. Te lo digo de corazón. Me inquieta ver cómo tanta gente, sobre todo jóvenes, están perdiendo la fe por las cosas que están sucediendo. El mundo necesita que transmitamos fe, esperanza, amor. Que llamemos a la unión y revaloremos la paz. La gente necesita toparse con algo que la anime y la conforte y la renueve”.

«La gente necesita toparse con algo que la anime y la conforte y la renueve”.

«Me encantaría que mis poemas fueran ambulancias»

Una analogía apropiada para describir lo que quiere hacer es convertir a sus poemas en buses donde todo el que suba vea la vida diferente, ame al prójimo y desee hacer el bien. Él lo pone más gráfico, viendo las urgencias del mundo: “Me encantaría que mis poemas fueran ambulancias, donde todo el mundo quepa y todos se reconozcan como hermanos. Es la misión de mis libros, especialmente el que ya sale, Mi último salvavidas. Tengo un plan: me gustaría ver mis libros en un café, en una peluquería, en el banco de un parque. Dejaré algunos ejemplares por allí cuando llegue el próximo. Pienso que alguien se beneficiará de su lectura porque a veces hace falta que alguien te diga, sacúdete, sí puedes, superarás este bache. Es la misión a la que me refiero y que me he impuesto”.

Divine Miséricorde
Imagen de la Divina Misericordia.

La magia del Jesús de La Misericordia

Semejantes propósitos no se cuajan sino al calor de una fe sólida. “Dios es lo más importante para mí –asegura- primero Dios y después mi mamá, mi papá, mi familia o mi novia…. pero primero Dios. Dios siempre me va abriendo caminos. A veces creo que no tengo salida y Él me señala una puerta y me dice por aquí es. Así ha sido con mis libros. A veces pienso que Dios puso la poesía en mi vida para cerrar ciclos. No de otra manera se explica que cada vez que estoy deprimido aparece una poesía en mi cabeza y, al escribirla, mi ánimo cambia para mejor. Me salva”.

Dedicó su último libro a Dios, a Jesús de la Misericordia, a la Virgen y a San Miguel Arcángel, del cual también es muy devoto. “Me encanta San Miguel Arcángel. Hasta me quise hacer un tatuaje con su figura pero mi mamá puso el grito en el cielo y desistí por complacerla”, confiesa divertido.

No sabe explicar por qué se siente tan atraído hacia la imagen del Jesús de la Misericordia: “No sé, es una imagen bella, linda, esos rayos que salen de su pecho en tonos que recuerdan el sacrificio, el agua que limpia el pecado…no lo puedo explicar pero para mí es mágica. Mira mi pulsera –indica- la tengo siempre puesta porque tiene su imagen. La llevo a todas partes para que me proteja, me guíe y me acompañe”.

Y termina insistiendo:

_ “Estoy enamorado de la poesía”.

_ ¿Es tu verdadero amor?

_ “Repito: primero Dios, sigue mi familia, mi novia, mis amigos y después la poesía. Primero la gente y luego las artes”.

Tags:
ayudadivina misericordiaesperanzalibropoesíavenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.