Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 16 mayo |
San Simón Stock
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

«Turning Red» no es una película que mi familia volverá a ver, y he aquí por qué

TURNING RED

Disney/Pixar

Zoe Romanovsky - publicado el 28/03/22

La nueva película de Pixar tiene algunos puntos brillantes, pero es difícil entender por qué esta película está recibiendo tanta atención

Mis hijas gemelas tienen 13 años, lo que significa que he visto Encanto una media docena de veces, y no me quedo atrás cuando se trata de Inside Out y Moana (me gustan las tres).

Nuestra familia ha visto muchas películas animadas a lo largo de los años y cuando se estrena una nueva, a menudo se incluye en nuestra lista. La última película de Pixar, Turning Red, es la última en llegar a nuestra noche de cine semanal.

[Advertencia: algunos spoilers más adelante]

Pixar tiene la reputación de hacer películas con animaciones asombrosas e historias convincentes. Turning Red tiene una puntuación bastante alta en el primero, aunque no está del todo a la altura de Toy Story o Finding Nemo. Sin embargo, cuando se trata de la historia, esta película no se destaca, al menos en nuestra opinión.

Me encanta que esté ambientada en Toronto, una ciudad en la que yo solía vivir, cuyas calles, puntos de referencia y horizonte me son tan familiares.

El personaje principal de la película, Mei Lee, de 13 años, es una china canadiense de segunda generación; hija única de padres que dirigen un templo en Chinatown. Todo parece estar bien en su mundo; excepto que sus amigos desearían que ella estuviera más disponible después de la escuela para divertirse, y a ella también le gustaría eso.

En cambio, Mei hace lo que se espera de ella: ayudar a limpiar el templo y pasar tiempo con sus padres; una madre amorosa pero autoritaria y un padre pasivo pero amable. Ella quiere ser más independiente, pero hay expectativas sobre ella que se siente obligada a defender y seguir.

El problema surge cuando Mei, que ha entrado en la pubertad, comienza a transformarse en un gran panda rojo cada vez que siente una emoción intensa. Lo cual es frecuente, porque es una joven adolescente excitable, loca por los chicos y entusiasta que aún tiene que aprender a gestionar sus sentimientos.

Mei se entera de que este problema del panda rojo viene de familia: todas las mujeres por parte de su madre están «malditas» con este fenómeno. Y la única forma de remediarlo es someterse a un antiguo ritual para exorcizar al panda para siempre.

Pero, por supuesto, las cosas no salen según lo planeado.

Antes de ver la película, les dije a mis hijas que deberíamos esperar (según lo que había leído) rebeldía adolescente, desobediencia, malas actitudes y adoración a los antepasados. Y aunque todo eso aparece más o menos en diferentes partes de la película, esperábamos que fuera peor, y al final nos quedamos preguntándonos por qué hay tantas opiniones candentes sobre esta película.

Pero ya que estamos hablando de eso, algunas cosas se destacaron.

Lo bueno… y lo no tan bueno

La película tiene algunos momentos dulces, como la conversación cariñosa y alentadora que Mei tiene con su padre, y el apoyo que los amigos de Mei ofrecen rápidamente cuando descubren su problema con los pandas.

Pero nos horrorizó la falta de idea de la madre de Mei cuando se trataba de avergonzar a su hija. Mis hijas no podían creer que una madre espiara a sus hijos en la escuela, agitara una caja de compresas frente a la clase de su hija; o arrastrara a su hija a un supermercado para confrontar a un chico del que está enamorada. Todos estuvimos de acuerdo en que la madre de Mei la amaba y tenía buenas intenciones, pero nos quedamos asombradas ante algunos de sus comportamientos.

También pensamos que la trama se descarriló. El problema del panda rojo fue divertido al principio, pero finalmente hizo que la película pareciera más extraña a medida que avanzaba.

Sí, había culto a los antepasados, mezclado con algo de magia, politeísmo e incluso un poco de budismo zen. Para algunos padres cristianos, esta es la parte más ofensiva de la película; pero ver rituales y tradiciones de otras religiones o sistemas de creencias no es motivo de ruptura en nuestra familia: brinda oportunidades para conversar.

Y en el caso de Turning Red, cualquier cosa seria que los escritores pudieran haber estado tratando de transmitir sobre el mundo espiritual queda eclipsada por el loco problema del gran panda.

Lo que más me molestó fueron demasiadas líneas que parecían completamente innecesarias. Una de los amigas de Mei dice: «[Mis padres] lo llamaron música de stripper. ¿Qué está mal con eso?» En otro momento, Mei y sus amigas están en una fiesta en la que suena la canción Bootylicious de Destiny’s Child. Y, más adelante en la película, el panda rojo de Mei hace mucho twerking. Mei le dice a su mamá “Me gustan los chicos. Me gusta la música alta. Me gusta moverme. Tengo 13 años. ¡Acéptalo!”.

Sin embargo, la línea que encontré más irritante fue en la última escena de la película cuando Mei está a punto de salir luciendo mitad humana y mitad panda; y su madre dice: «No vas a salir así, ¿verdad?» Y Mei responde:

«Mi panda, mi elección, mamá».

¿En serio? ¿Y también se supone que debemos creer que una niña de 13 años debe hacer lo que quiera, cuando quiera?

Además, la respuesta a ser una madre autoritaria con expectativas rígidamente altas no es transformarse en un padre permisivo.

La línea de fondo

En última instancia, a mis propias hijas de 13 años no les gustó esta película. Reaccionaron negativamente a lo locas que están Mei y sus amigas por los chicos; y a la obsesión que tienen de escabullirse para ver un concierto de una banda de chicos.

Para mí, la historia parecía más orientada a una familia de «mamá tigre», más identificable para los norteamericanos de segunda generación que pueden encontrar los valores de sus padres en desacuerdo con la cultura dominante a la que quieren pertenecer.

Y los niños que asisten a la escuela donde pasan la mayor parte del día con sus compañeros sin duda pueden encontrarse en muchas partes de la historia; aunque hay que recordar que no todos los niños son iguales y no todos tienen los mismos problemas.

Sin embargo, al final, mis hijas y yo estábamos confundidas acerca de por qué esta película tiene tanta gente hablando. A pesar de todas sus grandes emociones y pandas rojos gigantes, nos dejó con una enorme gigantesca de… bueno…

Supongo que por ahora volveremos a ver Encanto. Pero no te preocupes, no voy a hablar de Bruno.

Tags:
adolescenciacinedisneyfamilia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.