Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Dios la salvó del suicidio y le enseñó a perdonar a su madre abusadora

WEB2-PORTRAIT-MARTINE-L.jpg

Martine L.

Martine.

Raphaëlle Coquebert - publicado el 06/03/22

Quería morirse hasta que por casualidad entró en una iglesia: "Las palabras del cura me llegaron al corazón".

“Nacida un año después de mi hermano, fui inmediatamente rechazada por mi madre, que tenía un agravio contra las hijas. Ella me sometió a muchos abusos físicos y verbales. Ella seguía diciéndome que yo era un pedazo de basura para ser echada por una alcantarilla. Acabé creyéndomelo y acumulé fracasos”.

Sin enfado, Martine L., una policía jubilada, relata su dolorosa infancia con un padre camionero que siempre estaba ausente y una madre maltratadora cuyo abuso del alcohol la hacía derivar cada vez más hacia la violencia. 

A los 16 años, la joven se vio obligada a trabajar 10 horas diarias limpiando casas para ganar dinero para su madre. Pero justo cuando se estaba convirtiendo en adulta, tuvo una discusión mucho peor de lo habitual con su madre y se rebeló. En represalia, se encontró en la calle y se hundió en el alcohol, las drogas y el sexo.

“Sin embargo”, continúa, “en el fondo, tenía el deseo de salir de eso. Aunque Dios estaba totalmente ausente de mi vida en ese momento, hoy creo que mi bautismo, recibido a los 2 años por pura tradición, me dio una fuerza interior”.

Después de que el Estado le concedió vivienda, Martine trabajó en trabajos ocasionales y estudió por correspondencia. A los 24 años logró incorporarse a la policía. Tuvo la oportunidad de una vida más estable, lo que la hizo creer en la posibilidad de la felicidad. Se enamoró de un compañero oficial, se casó y enterró su trágico pasado en lo más profundo de su ser.

Salvada en el último momento

Sin embargo, la perspectiva de la maternidad reabrió sus heridas. ¿Cómo podría convertirse en madre cuando había sido tan brutalmente rechazada por los suyos? Después de dos abortos y dos abortos espontáneos, Martine se divorció y se encontró sin hogar por segunda vez, a la edad de 42 años. “Mi vida era una letanía de sufrimiento. Estaba rota por dentro… Pensé que solo la muerte podía darme paz mental”. El día que decidió actuar, olvidó su arma reglamentaria en casa. “Es cuestión de días”, pensó, decidida a acabar con todo.

Una fuerza misteriosa llevó a esta atea pura a abrir la puerta de una iglesia. Se encontró en medio de una misa católica y una Presencia benéfica vino a contrarrestar su plan.

“Las palabras del párroco me llegaron al corazón y me derrumbé en llanto…”. Conmovida por su angustia, una feligresa se acercó a ofrecerle su ayuda. 

Así comenzó un largo camino de reconciliación consigo misma: confesión, catecumenado de 24 meses, confirmación y un camino de dos años dentro de una Fraternidad Camille de Lelis, bajo la tutela de la Comunidad de las Bienaventuranzas.

Para sanar en profundidad acudió a una sesión de “ terapia ágape ”.

«Estaba llena de odio hacia mi madre»

“Revisé mi pasado bajo la mirada del Señor, en un clima de total benevolencia. Se conmovió hasta lo más profundo de mi corazón pero estaba inundada del poder de la oración fraterna. Luego llegó el día en que la persona que me acompañaba me instó a perdonar a mi madre… Estaba en paz con casi todas las partes de mi vida, excepto con esa: estaba llena de odio por quien me había hecho tanto daño”.

Perdón de lo alto

Desgarrada por la ira, Martine recurrió al Cielo en busca de ayuda: “En respuesta, escuché una voz dentro de mí que decía: ‘¡Quiero que te levantes! Elige el camino de la vida, perdonando a tu madre. Si rehúsas este perdón, te extraviarás por los caminos de muerte que han marcado tu vida desde la niñez.’ Presa de esta advertencia, entré en la capilla y rogué al Señor que pusiera en mi corazón este perdón que me sentía totalmente incapaz de pronunciar. Instantáneamente me fue concedida esta gracia, al mismo tiempo que un torrente de paz se derramaba en todo mi ser.”

Tras este episodio decisivo, Martine escribió una carta a su madre, fallecida dos décadas antes, y fue a su tumba a dejarla.

“Perdonar a la mujer que había sido mi torturadora me abrió un nuevo camino de vida. Y cuando el sufrimiento de no haber podido formar una familia se vuelve inquietante, pongo esta cruz en las manos de Cristo. Él me ayuda a llevarla, porque ahora y para siempre Él es todo para mí”.

Martine ha compartido su historia en un libro, “ Le jour où j’ai pu pardonner les crachats de ma mère ” (“El día que pude perdonar a mi madre por escupirme”, actualmente disponible solo en francés ).

Tags:
abusos sexualessuicidioviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.