Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 06 octubre |
Santa Faustina Kowalska
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Los polacos van a la frontera de Ucrania para sacar a las embarazadas y los niños

HREBENNYM

Gentileza

En la frontera de Hrebenne (Polonia), los voluntarios van en sus coches a buscar a refugiados ucranianos que están a la intemperie.

Dolors Massot - publicado el 28/02/22

La temperatura de noche es de 6 grados bajo cero y hay horas de espera. Miles de niños a la intemperie. Begoña se ha puesto al frente de un grupo de recogida y distribución de ropa a los refugiados.

«Que no venga la guerra en invierno», reza un dicho popular en muchos países del Este. Lamentablemente eso lo que ha ocurrido en Ucrania. Los ucranianos -mujeres, niños y ancianos sobre todo- se marchan de sus casas con lo puesto. Algunos con una pequeña maleta y un bebé en brazos. Han llegado ya a dos puntos de frontera con Polonia más de 400.000 refugiados. Gente como nosotros.

En Polonia, Begoña Herrera es una de las personas que trata de canalizar la ayuda a las personas que van llegando. Ella es una arquitecta española que vive y trabaja allí desde hace 30 años. Desde una fundación que creó hace dos años dedicada a la moda y a la autoestima de la mujer, Pro Style, ha puesto en marcha la recogida de ropa para los refugiados. En Varsovia hay 4 grados de temperatura a mediodía. Para esta noche se esperan 6 grados bajo cero.

«Estamos unidos y se atiende a todo el mundo. No hay diferencias por cuestiones de política. Lo esencial son las personas»

«La gente en Polonia se ha volcado en ayuda humanitaria. Todo el país absolutamente. Estamos unidos y se atiende a todo el mundo. No hay diferencias por cuestiones de política. Lo esencial son las personas», explica. «Pero ahora se trata de pongamos la cabeza para que la ayuda sea efectiva.«

«Muchos voluntarios van con su coche a la frontera, cruzan, recogen a refugiados y se los llevan a Polonia. Con la matrícula polaca, pasan antes»

Ella pensó en la ropa porque «es un elemento importante. Estas personas no tienen nada y hace frío» (aquel dicho es real, «que no venga la guerra en invierno»). Y ha activado el perfil de Instagram de Pro Style para que puedan llegar ahí los mensajes de ayuda.

Van en sus coches particulares hasta Ucrania

«El punto más frágil de la ayuda -dice Begoña- está en la frontera, porque hay horas y horas de espera para cruzar. Vimos que a los coches ucranianos se les hace esperar más que a los polacos que regresan a su país, así que muchos voluntarios van con su coche particular hasta la frontera, cruzan, recogen a refugiados y se los llevan a Polonia. Con la matrícula polaca, pasan antes». A las primeras personas que van a buscar los voluntarios son a las mujeres embarazadas y con bebés, explica.

Marta es una de ellas. Fue en su automóvil hasta la frontera de Hrebenne (Hrebennym en polaco), a cuatro horas de Varsovia. Hizo las dos fotografías que aparecen en este reportaje. Era de noche y no había tiempo que perder. Se la partía el alma viendo bebés a la intemperie con aquel frío helador.

HREBENNYM
Así están los refugiados ucranianos horas y horas al ras, en la frontera con Polonia.

Tatiana, que vive en la frontera con Rusia desde hace 6 años, también acudió a la frontera con su coche y movilizó a otras personas:

HREBENNYM
Tatiana, voluntaria polaca que fue a la frontera con Ucrania para ayudar.

Begoña explica que es admirable lo volcado que está todo el país en los que llegan. «Una vez en Polonia se les atiende, se les da comida o asistencia médica para los que la necesitan. También se les lleva hasta el tren público. El gobierno ha decidido que el tren es gratuito para los ucranianos, así que pueden desplazarse por todo el país. Esto facilitará que quien tenga familiares o amigos pueda llegar adonde necesite». Desde Hrebenne hay 6 horas de trayecto hasta Varsovia.

«Llevé un vaso de agua caliente a esta chica refugiada. Me había dicho que tenía frío», dice Begoña. Lo grabó como testimonio de lo que ocurre.

«Está siendo una movilización completa. Los refugiados van a casas de familias que han ofrecido alojamiento, instituciones como Caritas, la Orden de los Caballeros de Malta, los scouts, las Universidades… En el caso de las Universidades, cada una de ellas ha ofrecido lugar para cientos de personas.»

BEGOÑA HERRERA
Begoña Herrera, en una imagen anterior al comienzo de la guerra.

«Que sea ropa nueva no es una tontería»

Al recoger la ropa para darla a los refugiados, Begoña se ha orientado en dos tipos de ayuda: «Por un lado, el dinero que puede enviarse desde países extranjeros a la cuenta de ProStyle. En cambio, a los polacos les estamos pidiendo que donen ropa nueva«.

¿Por qué ha de ser nueva? «Es una cuestión de dignidad, de autoestima. No es ninguna tontería. Estas personas han dejado familia, casa, patria. Si se les da ropa nueva les ayudaremos a mantenerse con mejor ánimo en medio de tanta dificultad y verán que nos importan». Al mismo tiempo, «para los polacos va a suponer un verdadero espíritu de desprendimiento. No se trata de dar de lo que te sobra sino de lo que valoras». Está convencida de que «esto nos va a hacer mucho bien».

Quien desee ayudar económicamente, puede hacerlo a través de la fundación Pro Style. han de constar estos datos: Beneficiario: Fundacja PRO STYLE. Código BIC/SWIFT: BREXPLPWMBK. IBAN: PL 63 1140 2004 0000 3812 1477 3487. Título: darowizna Ukraina.

Tags:
poloniarefugiadosucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.